domingo, 2 de enero de 2011

viajeros al tren!

.
¡Uy, qué vaivén!
¡Y cómo corre el aire
cuando se viaja en tren!

Atraviesa campos
de colores mil,
se para en ciudades
que yo nunca vi.

¡Uy, qué vaivén!
¡Y cómo corre el aire
cuando se viaja en tren!

Y suben y bajan
viajeros al tren
y vuelan pañuelos
por todo el andén.

¡Uy, qué vaivén!
¡Y cómo corre el aire
cuando se viaja en tren!

Maletas que guardan
ropas de alcanfor,
abuelos dormidos,
muchachas en flor.

¡Uy, qué vaivén!
¡Y cómo corre el aire!
Mi niña, ven.

18 comentarios:

OZNA-OZNA dijo...

bellisimo poema compartes lleno de nostalgia, porque me recuerda cuando era niña que era feliz viajando en tren para mi era toda una aventura, ahora la vida evoluciono pero las cosas ya no aportan el calor humano de antes, un besin de esta asturiana que te da las gracias por hacerla sentir el placer de viajar en tren como antaño.

Rafael dijo...

¡Qué joya! Es muy evocador, es un tren de colores, de alegría, de verdes y azules, de viajeros contentos, de viajes de vacaciones, de paisajes hermosos y ciudades limpias. Es un tren en el que viaja un muchacho que no sale mucho (quizás todo el día con los libros, quizás) y que goza con el trasiego, con la gente, con las muchachas que se cruza y las nubes que ve en lo alto.
Es un poema en el que lo que sugiere supera con mucho lo que dice: un estribillo que conviertes al final en haiku, estrofas de seis versos que acaban siempre en aguda en los pares. Es como si el ritmo transpusiera el traqueteo. Esa rima tan evidente... creo que hay que ser muy poeta para escribir algo así; es casi un truco de magia, parece que todo lo puedes ver pero hay algo que no percibes, y que es lo que le da la magia.
Creo que es evidente que me ha gustado mucho. Abrazos.

María Socorro Luis dijo...

En mis recuerdos del ayer lejano, hay una pequeña estación y un viejo tren que siempre llega con retraso.
Y escucho su pitido y veo su larga estela de humo negro...

Me encanta tu poema, ese simpático ritmo...

Ta muxus

jorge dijo...

esa especie de romanticismo y aventura con que el tren aventaja al avion.

Eso y ver el paisaje, ¡claro!

A los que tenemos una edad y muchos railes recorridos nos llevas de lleno a recuerdos de viajes...cuando para nosotros todavia era una aventura.

Jose Zúñiga dijo...

La nostalgia, ay, la añoranza, ay, nunca sin embargo la melancolía, Ozna.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Pues no sé qué me pasa, Rafael, voy escribiendo como autómata, me parecen ripios, pero si tú dices que no pues no.
Alegre quise estar, eso sí.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Lo sé, Soco, lo sé. Y el humo ciega tus ojos pero no.

Jose Zúñiga dijo...

Se ve que tenemos curtida a piel, Jorge.

Charcos dijo...

zuñiiii me estoy estresando jjjjj

(me recordaste la canción de Mocedades)

Leonel dijo...

Volví a ser nino con este poema. Hermoso y rítmico poema, José.
Un abrazo.
Leo

virgi dijo...

¡Qué monada, qué monada!
Con lo que me gustan los trenes...qué ricura has hecho!

Jose Zúñiga dijo...

No te me estreses, charcos, que no vale la pena. El cha-ca chá del tren...

Jose Zúñiga dijo...

De vez en cuando es bueno volver a ser niño, Leo. Un pequeño remanso en medio del cabreo.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Eso, Virgi, una ricura, jeje.
Bs

SIL dijo...

Me ha traído reminiscencias, sí.
Es un canturreo precioso.

Otro beso

SIL

Jose Zúñiga dijo...

De vez en cuando me pongo juguetón, Sil.
As

Adolfo González dijo...

Gordo, estoy en tu tierra! Bueno, no sé, en Castro Urdiales, pero eres oriundo de por aquí cerca..Aquí me quedaré a vivir una temporada, que, a partir del lunes, a currar 9 horas diarias en Muskiz, en la refinería, que está a un cuarto de hora por carretera. Me parece a mí que el blog lo voy a tener parado una buena temporada por ese motivo..Cuídate. Un abrazo.

Jose Zúñiga dijo...

¿Esa idea ya la barajaste,¿no, Adolfo? Espero que te vaya bien la experiencia.
El blog que pare lo que quiera, tú seguirás escribiendo.
Abrazo