lunes, 3 de enero de 2011

da igual

.
Siénteme bajo tierra,
escucha los latidos de esa tierra
por siempre prometida y nunca vista,
piensa en el esqueleto que fue incierto
tan evidente ahora. Quiéreme,
qué más da que esté muerto.



18 comentarios:

Anatxu dijo...

ole ¡¡¡
me gustan estos tan chiquitos pero tan enteros...

Paloma Corrales dijo...

Me salió una réplica:

Quién da más si estás muerto
y yerras tu esqueleto por las calles,
si ebrio de poesía continúas
ejerciendo el oficio, la palabra
y el canto necesario. Quién da más
y se ofrece en su cepa tanto y tanto.
(A borbotones, tú)

Beso.

Charcos dijo...

me estremezco y me entierro

Rafael dijo...

Inmediatamente me ha venido a la cabeza una frase de "La novia cadáver", la película de Tim Burton: "la vida está sobrevalorada". El otro día decías que era un tema recurrente en tí éste de verte muerto y ¡a fe que lo es! Y sabes que a mi también me atrae "el final"; aunque no lo vemos de la misma manera, creo; yo (que, curiosamente, soy religioso y, por tanto, creo en el Más Allá) le doy vueltas al final, final (al Final, vaya). Al término, al acabose, al terminose todo, al desaparecí, al no queda nada, al desenchufé la corriente, al se fundieron los plomos, al no temo a la muerte porque cuando está ella yo no estoy; en definitiva, al final de todo, porque para mi todo está en función de mi percepción, que desaparece conmigo. No sé cómo expresarlo, o sí. El otro día escribía:
Y aún después
de muerto yo
haciendo seguirán
papel higiénico
Es cutre, lo sé; pero quizás refleja mi percepción de la muerte; tan diferente a la tuya; pero es que la tuya no es muerte de verdad, es cambio, transición, alejamiento, vacaciones, otra oportunidad. Irse de aquí para visitar otros lares, para ver sin ser visto, para oír lo que nunca pudiste escuchar. En realidad tu muerte es más vida que la vida que vivimos normalmente; pareciera que tus muertos al morir se dieran cuenta de que en realidad estaban muertos antes y que es ahora (entonces) cuando nacen.
Me sigue dando que pensar; me sigues dando que pensar, que es la tarea de los poetas: hacer que pensemos, incluso que desavariemos.
Abrazos

SIL dijo...

SE ACEPTAN VULGARES PLAGIOS EN ESTE BLOG...¿?¿?¿?
¿se enojará don Francisco...?
Noooooooo...
:)

Cerrar podrás tus ojos la postrera
Sombra que te llevare el blanco día,
Y podrá desatar una elegía
Hora, a su afán ansioso lisonjera;

Mas no de esotra parte en la ribera
Dejará la memoria, en donde ardía:
Nadar sabe tu llama el agua fría,
Y perder el respeto a ley severa.

Alma, a quien todo un Dios prisión ha sido,
Venas, que humor a tanto fuego han dado,
Médulas, que han gloriosamente ardido,


Tu cuerpo dejará, no su cuidado;
Serán ceniza, mas tendrá sentido;
Polvo serán, mas polvo enamorado.


Qué lindo que escribe, Poeta!!!
Muerto y todo ;)

besos mil


SIL

Jesús Arroyo dijo...

Hola Jose:
Aqui estoy para darte de nuevo la plasta.
Tengo trabajo, he visto que no has descansado.
Te leo y nos vemos.
Un fuerte abrazo.

jorge dijo...

Es cierto; se quiere (este muerto o no) a personas elegidas.

¿No has visto la tierra prometida? Venga, no nos engañes. Tuyas son las letras de un privilegiado.

Hay muerte. Hay vida.
Lo que suele distinguirnos es que elegimos vivir.

Elvira Daudet dijo...

Querido José Luis:

Sí, deben ser estos días, porque el tuyo, tan hermoso como todos los tuyos, tampoco es para bailar sevillanas.
En mi caso, también una pleuritis a consecuencia de un resfriado mal curado, que me ha dejado hecha unos zorros.Las Navidades y la vejez se llevan peor que un matrimonio recocido en el odio.
Pero te quiero y te deseo un 2011 lleno de inspiración, libro nuevo y amor.Besos
Elvira

Leonel dijo...

Por un motivo que no logro entender, he asociado tu final:
"Quiéreme/ que mas da que esté muerto"
a unos versos de Dulce Marìa Loynas:
"Si me quieres, quiéreme entera
no por zonas de luz o de sombras"

Es quizás que veo en ese querer, un querer sin condiciones, un querer ahora que la muerte es un estado dentro, hecho tierra.

Quizàs me equivoque, y es que soy yo quien se ha sentido así.
Un abrazo.
Leo

Jose Zúñiga dijo...

A veces se dice más con menos, Anatxu.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Pues la réplica es perfecta, Paloma. De borbotones ando, en efecto.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

De enterrarse nada, charcos.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Y aún después
de muerto yo
haciendo seguirán
papel higiénico.

Haces bien en traerlos a colación estos versos, Rafael. Lo cierto es que expresan muy bien mi idea de ese asunto final. Por lo que dices, y creencias aparte, no son tan divergentes nuestras actitudes: la muerte es la nada, aunque a veces contemple mi propia muerte como algo ajeno. Es también el problema de la identidad; y otras cosas. En fin, creo que es un recurso poético.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Aceptada la paráfrasis, Sil, éste de Quevedo es uno de los sonetos que más admiro, si no el que más.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Hola, Jesús escayolado!
¿Qué pasó?
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Ni la he visto ni la veré, Jorge, desde mis humildes letras te lo digo, Jorge.
Es cierto, la elección buena es vivir, aunque hay quien escoge la mala.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Creo que es una buena lectura, Leo, no sabía explicarlo con exactitud.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Querida Elvira:
Pues sí, andamos buenos. Pero me dejas triste con lo que me cuentas, así que mejor te llamo y charlamos un rato.
Bs