sábado, 29 de enero de 2011

la voz de Teseo (o querida Ariadna)

.






Candil, candil, oscilas en el sueño
y remueves el surco de la palabra abandonada.
Amor, dices. Un suspiro de sol se tambalea
sobre la cuerda floja de tímpanos borrachos.
A cuento viene entonces más que a salto de mata
gritar que un párpado se ha quedado inmóvil
convertido en escarcha de agujas ateridas;
que en la llanura ha florecido un sauce;
que las nubes bostezan en su jaula de pálpitos
hechas jirones de tanto amar campanas;
que el mar austral hilvana un firmamento;
que el misterio atraviesa un cristal
recortando su sombra en el claustro de la memoria última;
que no hay lágrimas, no, sino fórmulas químicas;
ni sangre, no, sino pintura roja salpicando
la cal de las paredes;
ni boca, no, sino paralelismo entre los dientes;
ni grito: aunque gritando esté no hay grito,
que sólo es un susurro, y ya dirás qué puede
un susurro levísimo contra el amor airado.

Querida Ariadna: ¿Sabes ahora por qué
la realidad sin tropos resulta insoportable?




31 comentarios:

M. dijo...

Parelelismos entre los dientes. ¿Qué puede hacer un susurro contra el amor airado?

Si crees en el vudú, come un corazón de ternera. En caso contrario, susurros, palabras. Gritar en silencio sin ser escuchado; Yucatán significa "Yo no soy de aquí", allí hay bosques de palmeras, a menudo caen algunas y nadie repara en ello. No existen los susurros si no hay voz.

Bel M. dijo...

Impresionadísima, por tu voz invocando la voz de Teseo, por la de Teseo invocando a Ariadna en este espléndido poema.
Gracias por la belleza que tanto se necesita en esta cutre cotidianidad.
Por cierto, siempre me lo he preguntado, tal vez tú lo sepas... ¿por qué Teseo abandonó a Ariadna?

Claudia dijo...

Temblaba de emoción sólo al leerlo, ahora siento mi cuerpo en fibrilación. Demasiado bueno Jose, increíblemente bueno. Es una gozada escucharte.
Gracias y besos para ti.

Claudia.

Isolda dijo...

Querido José. Escucharlo en tu voz, es delicioso. La música de fondo, qué te voy a contar.
Te sugiero que reescribas el poema tal como lo has leído. Hay varios cambios y son estupendos.
Besos, agarrados al hilo de plata.

Charcos dijo...

Vaya día de emociones sin fin.... estoy completamente KO, y mis trozos desparramados por el suelo.

Gracias Zuñi

Mery Larrinua dijo...

Hermosa voz para hermosos versos!
un abrazo

La Solateras dijo...

Todo elpoema es una delicia, pero la imagen de las nubes desgarradas de tanto amar campanas me deja petrificada.

Enhorabuena. Un abrazo.

Leonel dijo...

Un poema Mayúsculo, dicho en modo magistral. Qué más se puede pedir?
Aplausos para ti, Jose.
Un abrazo.
Leo

arena dijo...

tu voz siempre sobresaliente

y bes

SIL dijo...

Y era cierta mi sospecha.
Estaba Teseo susurrando...


Beso, Poeta


SIL

mjromero (alfaro) dijo...

Y dicen que ella se quedó finalmente haciendo calceta ¿Y Baco?
A mí de este mito lo que más me gusta es el hilo.
Teseo al final siempre me dio pena.
Pero Ariadna, a pesar de la calceta, es divina, si no hibera sido por el hilo...
Y todo esto envuelto en tropos, paralelismos..., así llegó el mito de la ciudad amurallada, donde no sabemos qué sucedía realmente con las doncellas.
En fin, poema bueno, desde el tropo mítico al tropo de J.Zúñiga.
Un abrazo.

luis dijo...

No he querido escuchar tu declamación. He preferido el silencio de mi habitación para leer este poema. En una primera lectura me sorprendió tanto que me ancle en él y lo fui asimilando allí donde se asimilan los versos.
Mayúsculo como dice algún otro comentario.
Yo añado magistral en su ritmo, en su modo de decir.
Saludos.

Elvira Daudet dijo...

Querido José Luis:

Para atracción fatal la tuya. Tu crees que se puede escribir impunemente: "un suspiro de sol se tambalea/ sobre la cuerda floja de tímpanos borrachos" o todavía: "..un párpado se ha quedado inmóvil/convertido en escarcha de agujas ateridas" y después irse a tomar unas cañas tan tranquilo? Sin volverse a mirar los destrozos causados por estas certeras piedras.

(Este es el último comentario que te escribo; la máquina infernal ya se ha tragado dos, espero que este se resista a su garganta profunda)

Un beso.
Elvira

Amando Carabias María dijo...

Dicho lo dicho por quienes me anteceden, además de opinar como Isolda respecto a las levísimas variantes, y confirmada la opinión de Elvira (seguro que estás tan tranquilo entre unas cañas), sólo añado que es necesaria una antología, sólo para que en ella esté este poema.

Maria Sanguesa dijo...

Magistral, poema y voz. Las ligeras variantes de la lectura me gustan. Es todo un regalo poético el poder leerte y escucharte. Gracias y un fuerte abrazo.

Jose Zúñiga dijo...

Los susurros existen con o sin voz si se escucha sin prisas, M., están por todas partes, recorren lado a lado los silencios, brillan sin luz, acatan mil perdones y logran tumbar las más altas almenas. Me como el corazón, el mío, sí, mi propio corazón que no es de vaca, de buey ni de ternera, a ver si así resulta.

Jose Zúñiga dijo...

Casi nada, Bel M., existen múltiples versiones, cada vual cuenta el mito a su manera (como la historia); Robert Graves da cuenta de unas cuantas en su libro "los mitos griegos". Yo prefiero aquélla en que Teseo obra por generosidad. Que luego Ariadna acabara o no colgada de un árbol ya es otra cuestión.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Gracias por tu generosidad, Claudia.
Bss

Jose Zúñiga dijo...

Te diré, Isolda: al leerlo se me colaron dos "morcillas", pero lo del "materno" lo hice adrede, pensé que faltaba algo así. Eso lo incluiré en la versión definitiva, lo demás habrá que estudiarlo.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Por Dios, charcos, no te me desparrames que un desparrame tuyo ha de ser como un castillo de fuegos artificiales a la desbandada.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Hermosas palabras para estos oídos, Mery.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Relamente es una imagen sencilla, Ana, siempre las veo así.
Bss

Jose Zúñiga dijo...

Siempre hay que pedir más, Leo, no nos conformemos, jeje.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

.. y aguardentosa, Ana.
Y bs

Jose Zúñiga dijo...

Era cierta, Sil, de ahí salió la voz.
Bss

Jose Zúñiga dijo...

Me gusta eso de "desde el tropo mítico al tropo de J.Zúñiga", mj. Soy un puro tropo.
En cuanto a la calceta, no estoy yo muy seguro...
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Pues has hecho bien, Luis. Ha veces estorba el sonido. Agradezco esas palabras tan generosas.
Un abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Si es que esto de la maquinitas no es lo nuestro, Elvira, aunque la verdad es que me llegaron todos tus comentarios, así que no te rindas, jeje. Cuando las imágenes vienen a tu cabeza no hay quien las pare, qué te voy a decir.
Insisto: tenemos que tomar unas cañas, a ser posible sin destrozos.
Beso

Jose Zúñiga dijo...

Gracias, Amando, habrá que inventarse esa antología, aunque me da a mí que no.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Ya le explico a Isolda lo de las variantes, María. Soy yo quien debo agradeceros este derroche de amabilidad.
Bss

Anónimo dijo...

I seldom leave comments on blog, but I have been to this post which was recommended by my friend, lots of valuable details, thanks again.