viernes, 21 de enero de 2011

hacia el silencio/ 12

.
Me quedo con la nada sobre el todo. Todo no es nada. Me quedo con la luz clavada entre las cejas, con el dolor del pie que no me deja andar, con tu mirada fija en la sombra ulcerada de mi espalda, con esa cruz de hierro que atraviesa los lunes mis costillas. Abandoné mis bártulos ayer de madrugada y me hundí en el olvido. Pero nada y jamás.




26 comentarios:

Sofía Serra Giráldez dijo...

Reconforta oírte decir esto y así.
Buenas noches, Jose.

SIL dijo...

Hay que aceptar esa cruz de hierro.
A mis costillas las atraviesa de lunes a domingo, camino como puedo.
Tus fragmentos están formando un puzzle muy original, Poeta,
sépase.

Beso

SIL

Isolda dijo...

Cuánto término absoluto! ¿Qué tal si relativizas un poco? Sí, ya sé que son las palabras las que mandan, pero algo de autonomía te quedará, digo yo. No me hagas caso, pero temo los silencios no escogidos.
Me lo pones fácil, besos de siempre jamás.

Charcos dijo...

también a veces me gustaría hundirme en el olvido o incluso convertirme en nada sin pasado ni futuro, un nada grande y redondo sin aristas ni penas e ir rebotando por los campos sin más oficio que nada hacer, nada sentir, nada ser.

;) divagué


Besicosss

Isolda dijo...

Charcos, te digo lo mismo que a Zúñiga. Con la cantidad de cosas que tenéis para decir!
Besos siempre.

Paloma Corrales dijo...

Me transportaste a algunos aforismos de A. Porchia: “Nada no es solamente nada. Es también nuestra cárcel”; “Vengo de morirme, no de haber nacido. De haber nacido me voy.”

Reconozco que me gustan los pasos de “procesión”, pero éste y el primero me cautivan.

Un beso, Zuñi.

Elvira Daudet dijo...

Querido José Luis:

Espléndida imagen la de la cruz de hierro que atraviesa los lunes. Ya has cogido carrerilla hacia el silencio y temo encontrarme contigo en algún tugurio y que me hables con el lenguaje de signos.

Gracias por tu hermoso comentario.
"Paciente", el recuerdo, porque ha tardado sesenta años en salir a la superficie.
Un gran abrazo.
Elvira

jorge dijo...

Nada vaciaria de palabras esta ventana (que me tiene leyendo poesia desde hace meses). Vaaaale no solo poesia.

Pero no te concedo más que prosa poetica.

Jamas es una palabra fuerte y creo en ella. Hay cosas que no hay que hacer jamás. Por ejemplo vender la dignidad.

Jose Zúñiga dijo...

Puede que sea reconfortante este quedarse con las cosas intangibles, Sofía, esta negación del todo universal. Desde luego, a mí me reconforta decirlo, y me alegro de que te sientas reconfortada a oírlo.
Bss

Jose Zúñiga dijo...

Pues no sé si lo soportaría, Sil, con los lunes ya tengo bastante.
En efecto, una especie de puzzle, sólo recomponiendo sus piezas podrá verse (si es que algo se ve allí) el final del camino.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Los silencios no wscogidos, Isolda, son más temibles que las palbras no escogidas, Isolda. Mucho más.
Y que conte que a partir de cierta edad todo se relativiza bastante, no creas que soy tan categórico. ¿Todo, nada? Puro relativismo, a pèsar (o encontra) de las palabras.
Besos totales (o nadales)

Jose Zúñiga dijo...

Mucho pides, Charcos, y no estoy tan seguro de eso de no sentir, no hacer, no ser, acabara gustándonos. A veces sí, pero siempre..., eso es como el todo.
Bss

Jose Zúñiga dijo...

Y las diremos, Isolda, seguro que acierto si hablo también por Charcos.
bs

Jose Zúñiga dijo...

Bellos aforismos, Paloma. Ese "de haber nacido me voy" es de antología.
La verdad es que este paso salió de un comentario de María Sangüesa: "Desencarnarse, desarraigarse, dejar de ser para ser... ¿la nada?, ¿el todo?, ¿dónde está la diferencia? Me sobrecogen tus palabras, hermosas y terribles", decía en la estación tercera de este camino; y yo le contesté: "Tal vez todo sea nada, María, me haces pensar. Escribiré, si puedo, sobre el tema".

Escrito quedó. Me alegra que te guste.

Beso

Jose Zúñiga dijo...

No temas, Elvira, este silencio no rige en los tugurios, ni en los palacios, tanto da, especialmente cuando dos personas tienen tanto que decirse. Todo sea que me tengas que callar...

Gracias por la aclaración, sí que tardamos en sacar a flote estas cosas. Cuesta. Paciencia pues.
Un beso.

Jose Zúñiga dijo...

Poesía, poema en prosa, Jorge, tanto da. Y ya sabes lo que pienso acerca de tus lecturas poéticas: creo que lees más de lo que piensas.

Vender la dignidad es algo ignominioso, de lo más, estamos de acuerdo.

Abrazo

La Solateras dijo...

Cada nuevo paso tuyo hacia el silencio es me va dejando más muda. Este duodécimo es fascinante.

Enhorabuena y besos

ufff43 -Luisa Navarrete dijo...

Tampoco es que yo lo tenga muy claro, parezco abocada a sucumbir al punto medio del que siempre huyo ( y recuerdo la pintada famosa de Batania "el punto medio es el punto miedo") quizás es mejor ir rebotando del todo al nada y del nada al todo.... juer que lío

Ps acertaste si ;)

no callo ni bajo agua

Anónimo dijo...

Eternamente... eternamente..

"El canto de la aflicción os ha de sonar con risas en el alma/ cuando se acerca la pena yacen desiertos los jardines del espíritu,/ se marchita y muere la alegria, el canto.
......
Tocar el laúd y vaciar los vasos,/
he aquí las cosas que realmente hacen juego.
.......
¡Vaciad vuestros dorados vasos hasta el final!
Sombría es la vida, oscura es la muerte.

Leonel dijo...

Creo que aún hoy, después de tantas vueltas, no he llegado ni a la nada ni al al jamás, y digo después de tantas vueltas porque a 18 años escribía lo que te dejo en este enlace, Crónicas de mi cama
La ultima estrofa habla de esa nada y de ese jamás con una visión casi silenciosa como el olvido.
Un abrazo.
Leo

Jose Zúñiga dijo...

Poco a pocoa enmudeceremos todos, Ana. Pero, como le diga a Elvira, eso no sirve para las chácharas entre amigos. Hablaremos.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Es que somos muy extremosos, charcos ;)

Jose Zúñiga dijo...

Preciosos esos versos de "la canción de la tierra", anónimo, pero puestos a escoger en Mahler, creo que en esta ocasión iría mejor la novena sinfonía, con su esplendoroso calderón de silencio final. Por algo la llaman la sinfonía de la nada.

Jose Zúñiga dijo...

Qué bueno, Leo! Si es que andamos siempre con lo mismo. Cierto es que tú ves la nada como el todo y yo justo al contrario...
Abrazo

Andrea dijo...

Me quedo con todos tus poemas y un maletín lleno de nada para cuando esté triste.
Un abrazo Zuñi

Jose Zúñiga dijo...

Quédate con los poemas, Andre, pero mejor que no abras nunca el maletín. No te quiero triste. Prefiero que cuelgues los poemas de una cuerda y te rías.
Muchos besos.