sábado, 15 de enero de 2011

hacia el silencio/ 3

.
.
Me fui desencarnando poco a poco, a fuego lento, frente a la ventana. Mi carne fue alimento de alimañas al cabo de la tarde. Sólo mi piel cubrió la desnudez de mis entrañas, pero mi piel también se cuarteó o me la arranqué a tiras, no me acuerdo. Algo aprendí: desnudo soy la esencia de esa nada en la que viví apenas.



40 comentarios:

Charcos dijo...

ostras que duro... y que pasada... ojalá fuera tan fácil desencarnarse y que reventaran las alimañas con un empacho monumental...

está raro este Enero como si fuera a estallar todo en cenizas (aunque siempre preferí el confeti como diría Aute)

Besicos y abrazo de los gordos

arguellesacero dijo...

Hacia el silencio vas a marcha rápida.
Sorteas los badenes que da gusto.

Maria Sanguesa dijo...

Desencarnarse, desarraigarse, dejar de ser para ser... ¿la nada?, ¿el todo?, ¿dónde está la diferencia? Me sobrecogen tus palabras, hermosas y terribles. Un fuerte abrazo.

Cita dijo...

Desnudos, somos cada partícula de cada momento que hemos vivido y la antesala de los que nos quedan por vivir.
No creo en la bulnerabilidad de la desnudez. A mi me inspira fuerza, poder.

Un beso

Cita

Begoña Leonardo dijo...

Jo!!! qué bofetada de realidad. Gracias.
Besito

Paloma Corrales dijo...

Hoy leía a Juarroz, lo leo por donde se abre, con él y con Pessoa hago eso, siempre tienen algo que decirme, te transcribo el poema que quiso mostrarse:

Partir el silencio en pedazos
e inaugurar con cada uno
el cuerpo de una nueva visión.

Partir cada visión en pedazos
e inaugurar con cada uno
el pórtico deslumbrado de un templo.

Partir cada templo en pedazos
e inaugurar con cada uno
el templo acorralado de la nada.

Partir al final la nada en pedazos
e inaugurar con cada uno
el tronco indivisible del silencio.


Cerré el libro pensando en la casualidad o en la causalidad... a mí me transmite más todavía este fragmento, diríase que después de ese desnudo eres incluso la "la esencia" de la ausencia "de esa nada", aún más hondo. En fin, no sé si me dejo llevar o me llevas...

Un beso silencioso.

César Sempere dijo...

Desnudos somos como somos.

Un abrazo,

jorge dijo...

Descarnarme no esta en mi planes inmediatos.
Bueno, de los a largo plazo tampoco.

Espero que tu camino hacia el silencio acabe reportandote beneficios.

...y que te quede algo de chicha.

Aunque solo sea porque las mujeres (esa maravilla de la naturaleza)lo prefieren.

Jose Zúñiga dijo...

Ponte al sol en esa ventana abierta, charcos. Verás lo que es bueno.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

No tengo coche, acero, no sé de marchas, sólo algo de marcha, poco, no sorteo ni rifo, voy blindado y a pesar de todo los badenes no me dan gusto alguno. Me estrellaré sin más, ese silencio mío no augura nada bueno.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Tal vez todo sea nada, María, me haces pensar. Escribiré, si puedo, sobre el tema.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

La esencia, cita, eso somos desnudos. De cuerpo, da poder, estoy de acuerdo aunque no sea sencillo; de alma sólo da lo que somos. Y no es poco.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Es lo que hay, Bego, pero mejor caricias que bofetadas.
Achuchón.

Jose Zúñiga dijo...

Alguien me escribe, Paloma, Juarroz en este caso, ya quisiera yo decirlo así. Pero es que lo dice casi todo, casi todo lo que en estos momentos estoy queriendo decir; y digo casi porque creo que aún me quedan otras cosas antes de callarme para siempre.

La esencia: desnudo y vivo. Palpitante. Mudo.

Bs

Jose Zúñiga dijo...

Salvo al otro lado del espejo, César.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

No faltará chicha, Jorge, a pesar de estos desgarros metafóricos. Tengo que apuntarme al gimnasio, por cierto.
Abrazo

SIL dijo...

Desnudos y en el silencio, Poeta.
No hay otra manera de saber la verdad, ni p´lante ni pa´trás.

Besos

SIL

María Socorro Luis dijo...

Te sigo día a día en tus reflexiones hacia el silencio.

Reflexiono, ta isikik...

Muxus

mjromero (alfaro) dijo...

De algo seremos alimento, ya lo somos.

Isolda dijo...

Le dices a Leo que no se quiera muerto y no recuerdas si te has quitado la piel a tiras? Mal te veo, jaja. ¿Dónde está tu buen humor? Me apunté a ir detrás de ti en silencio, pero si hay que ir de la mano, me lo diga oiga usted.
No es por trivializar, pero hay que renovar el aire de varios blogs.
Besos siempre.

La Solateras dijo...

¡Qué tío! No puedo decir nada más.

Besos.

ADELFA MARTIN dijo...

...y asi serà, poco mas o menos, incluyendo a las voraces alimañas..

Un poco tardìo, FELIZ NUEVO AÑO,

saludos

Sara Royo dijo...

No me parece triste, sino real.
Besicos.

Elvira Daudet dijo...

Querido José Luis:

Tiene razón Begoña, está raro este enero. Claudia también señala la coincidencia fúnebre entre tú, Leo y yo.

Ya te lo advertí, nos vamos a quedar sin clientes: lo que vendemos son cenizas, nuestras propias cenizas, y eso es muy poco atractivo. Mi problema es que no sé hacer otra cosa desde hace años; ya no tengo amor ni vida a la que cantar.

Pero vsotros, jovenzuelos, reacionad, salid de casa y enfrentaos a la hermosa vida, que pasa, ay, en un temblor.

Tu poema es tan estremecedor como bello.
Besos
Elvira

Rafael dijo...

Ya han salido otras referencias literarias en los comentarios. A mi esta serie me ha recordado el final de la Odisea de Kazantzaki
"Todo el cuerpo del rodador de mundo se volvió como niebla, y lentamente la barca de hielo, amigos y frutos y memoria, como bruma en el piélago vibraron y como rocío disolviéndose. La entraña se fundió, se petrificaron las miradas, el latir del pecho detúvos; y estremeciose el vasto espíritu en la cima de su liberación; las alas vacías trémulo agitó, y enhiesto salta en el éter, y de su última prisión libérase, de su libertad."
No está mal, pero prefiero lo tuyo, me parece más auténtico, más sentido.
Un abrazo

Leonel dijo...

Tù desencarnado, yo desangrado, pero seguimos, en carne viva, caminando hacia el silencio.
Sé que pasarà, bastará encontrar el punto exacto para estar en equilibrio, quizás la palabra, mientras tanto seguimos el camino.
Un abrazo.
Leo.
PD. A veces nos queremos demasiado poco, en eso tienes razón.

Loren Simón dijo...

La belleza y los versos maravillosos de Paloma me ha traído hasta aquí...a un gran poeta.
Un saludo

Voltios dijo...

sal del silencio ya amigo zuñiga, en serio, pero ya. porque sino te llamaré para obligarte. se te aprecia y lo sabes.

Jose Zúñiga dijo...

Siempre estuviste ahí, Soco, desde el principio, este blog te debe mucho. Y dices muy bien: son reflexiones en voz alta que quiero compartir porque si no me asfixio. Comprendo que puedan resultar pelín atosigantes, espero recuperar el tono vital.

Jose Zúñiga dijo...

Así, con toda su crudeza: no hay otra, Sil.

Jose Zúñiga dijo...

Mejor no serlo de alimañas, mj; ni de gusanos, pero uno no escoge a quienes le devoran.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Ay, Isolda, creo que mi sentido del humor está en no recordar si me pusieron en la parrila como a san Lorenzo, si me arrancaron la cabellera los sioux o si yo mismo me pelé como un plátano.
Sigue, sigue de mi mano. No necesito limosnas, pero sí manos. Ya llegará el aire, no sé cuándo pero llegará.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Es mucho lo que dices, Ana.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Terrorífico panorama, Adelfa. Pero tanto da.
Feliz año, a ser posible sin alimañas.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Como la vida misma, Sara.
Bss

Jose Zúñiga dijo...

Querida Elvira, a mí me hierve la vida en las venas, como a ti, que yo lo sé. Y sospecho que a Leo también. De golpe, por extraña (o no tanto) coincidencia astral, nos sentimos morir; o, mejor, nos sale ese dolor que toda vida lleva dentro. Yo no sé mentir cuando escribo, por mucho que, habrá que repetirlo, pocas veces sea estrictamente autobiográfica: los estados de ánimo salen sin querer en la escritura, y se ve que yo no estoy en uno de esos momentos de alegría de la huerta.

Es un empeño extraño este mío de caminar hacia el silencio, no sabría explicarlo y de ahí la necesidad de machacar día a día unas palabras que no sé adónde llevan, pero sí de dónde vienen. Es la grandeza de la poesía. De eso tú sabes mucho, mucho…
No voy a permitirte, sin embargo, que seas tan rotunda al afirmar que no tienes amor ni vida que cantar. Como decía, te hierve; y se te nota cuando das un abrazo, cuando cuentas una anécdota o lanzas una sonrisa pícara. Ya lo creo.

No vendemos nuestras cenizas, sino nuestra verdad, si eso espanta a la clientela ya vendrán mejores tiempos y volverá. Aunque dudo que la verdad poética tenga que espantar a nadie, puede resultar árida, pero mejor aridez que falsedad.

Saldremos a la calle. Juntos.

Muchos besos

Jose Zúñiga dijo...

Amigo Rafael, estas aportaciones enriquecen mucho, al final acabaré haciendo una antología con los textos de silencio y disolución que me vais dejando. Son muy bellos. Ciertamente, este de Kazantzaki puede resultar un poco artificioso, no sé rebuscado, puede que haya más palabras de las necesarias; pero no deja de ser bello.

Tu comparación me abruma, aunque puedo asegurarte que, si algo hay en estos textos en que me afano últimamente es sentimiento y autenticidad. Tal vez peque de impúdico, pero es lo que hay.

Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Eso es lo importante, Leo: seguimos. Hasta que alcancemos eso que buscamos, caminar, escribir, el silencio y después... será lo que será, que será algo.

Site lees el comentario que le dejo a Elvira lo entenderás mejor.

Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Gracias por tu visita y esas palabras tan amables. Un privilegio contar contigo viniendo de poemas tan hermosos como los de Paloma.
Saludos.

Jose Zúñiga dijo...

Volti, amigo, tú sabes dónde estamos, sabes que la poesía no siempre es complaciente como no lo es la vida, sabes que la autenticidad es algo irrenunciable, voy a seguir andando este camino hasta que quede seco o, quién sabe, hasta que florezcan los almendros.

Este silencio es grito, déjame desfogarme. Mejor si en compañía, así que gracias.

Abrazo