sábado, 29 de enero de 2011

querida Ariadna

.
Candil, candil, oscilas en el sueño
y remueves el surco de la palabra abandonada.
Amor, dices. Un suspiro de sol se tambalea
sobre la cuerda floja de tímpanos borrachos.
A cuento viene entonces más que a salto de mata
gritar que un párpado se ha quedado inmóvil
convertido en escarcha de agujas ateridas;
que en la llanura ha florecido un sauce;
que las nubes bostezan en su jaula de pálpitos
hechas jirones de tanto amar campanas;
que el mar austral hilvana un firmamento;
que el misterio atraviesa un cristal
recortando su sombra en el claustro de la memoria última;
que no hay lágrimas, no, sino fórmulas químicas;
ni sangre, no, sino pintura roja salpicando
la cal de las paredes;
ni boca, no, sino paralelismo entre los dientes;
ni grito: aunque gritando esté no hay grito,
que sólo es un susurro, y ya dirás qué puede
un susurro levísimo contra el amor airado.

Querida Ariadna: ¿Sabes ahora por qué
la realidad sin tropos resulta insoportable?


26 comentarios:

Paloma Corrales dijo...

Definitivamente insoportable. Sólo hay que leer el poema para darse cuenta de que es imposible renunciar a ellos, a los tropos digo; "suspiros de sol, tímpanos borrachos, las nubes bostezando en su jaula de pálpitos/hechas jirones de tanto amor campanas..." ¡¡¡dios es precioso!!!

Besazo.

leonardo dijo...

Fulgurantes imágenes, Jose. No por nada se inventó el hombre la poesía. En ese laberinto vale la pena perderse, ser Icaro y Minotauro.
un abrazo

Begoña Eguiluz dijo...

Hola, José Luis. Me trajo la curiosidad a tu blog y, mira por donde, me ha gustado muchísimo como le has explicado a Ariadna eso de que sin palabras sabiamente urdidas...no hay forma de liberarnos del Minotauro.

Seguiré leyéndote.
Un saludo

Charcos dijo...

Un auténtico espectáculo este poema vamos que me lo llevo en los bolsillos pa seguirlo disfrutando.

Me gusta desde Candil hasta insoportable ;)

eres "jodidamente" bueno Zuñi

besicos desataos

María Socorro Luis dijo...

Un escándalo de delicia... Deslumbrante.Mitológicamente soberbio...

Y que conste que me quedo cortísima.

Ay, Jose, desde el primer día que te leí, lo supe...

Muxus miloikada.

Leonel dijo...

Creo que cualquier palabra o elogio que pueda decir, no será suficiente para definir tu poema y tu arte, Jose. Poema para leerlo, releerlo, aprenderlo, estudiarlo...
Lo guardo entre los tuyos imprescindibles.
Un abrazo.
Leo

SIL dijo...

Teseo te lo ha susurrado en medio del laberinto.

Bellísimo.


BESOTE

SIL

Elvira Daudet dijo...

Querido José Luis:

Para atracción fatal la de tu poesía. ¿Tu crees que se puede decir impunemente: "un suspiro de sol se tambalea/sobre la cuerda floja de tímpanos borrachos" y después de éste desafio a la belleza de la órbita celeste irse a tomar una cañas como si tal cosa?
Te quiero, poeta, tanto como te admiro.

Elvira

Isolda dijo...

Me quedo con cada imagen y cada verso en sí mismos, pero no soy capaz de seguir el hilo de Ariadna. Sí estoy de acuerdo, en que la realidad sin tropos es insoportable.
Besos de mar austral hilvanando firmamentos... Precioso.

Melannie dijo...

Hola!!
Permiteme presentarme soy Melannie, administradora de un directorio de blogs, visité tu sitio y está genial,
me encantaría poner un link de tu blog en mi sitio web y por mi parte te pediría un enlace hacia mi web y asi beneficiar ambas webs con más visitas.
Si estas de acuerdo no dudes en escribirme a melannieagurto@gmail.com

Éxitos con tu blog.
Un Saludo
Melannie.

jorge dijo...

Vivan los tropos.

Es que todo lo inadecuado me pierde.

Jose Zúñiga dijo...

Puestos a volver a las palabras, que fluyan a raudales, Paloma. Tú sabes de eso, que manejas imágenes y metáforas como nadie: tropos, sí, quién vive sin ellos.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Imagen tras imagen, Leonardo, tropo tras tropo, hacia esa pregunta final que es una afirmación.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Qué tal, Begoña! Pues una alegría que te hayas pasado por aquí y que te haya gustado este laberinto de palabras en torrentera. Gracias por tu comentario.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

A lo mejor lo grabo, charcos, que resulta melódico.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Desde el principio (que fue muy al principio) supe que me leías con mucho cariño, Soco.
Muxus

Jose Zúñiga dijo...

Dejé correr a su aire la cabeza y los dedos. A veces hay que desencorsetarse, Leo, eso es todo.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Puede, hoy me siento Teseo, Sil, pobre Ariadna.
Bss

Jose Zúñiga dijo...

Querida Elvira, tú siempre tan generosa. De ti aprendo…, y no sólo poesía.

¿Tomamos unas cañas en la cuerda floja?

Muchos besos

Jose Zúñiga dijo...

Si es que estas dichosas palabras se mezclan unas con otras sin ton ni son y, claro, luego pasa lo que pasa, Isolda. Agarra el hilo de plata y no te perderás.
Bss

Jose Zúñiga dijo...

Yo soy poco de marketing, Melannie, gracias por tu visita.

Jose Zúñiga dijo...

Somos unos troperos, Jorge.
Abrazo.

Noray dijo...

Sólo aquel que no lleva en la sangre la poesía puede vivir sin tropos.

"Amor, dices. Un suspiro de sol se tambalea
sobre la cuerda floja de tímpanos borrachos."


Esto es poesía, pura poesía, poesía de alto vuelo.

Gracias por dejarnos disfrutar de este derroche de belleza.


Un fuerte abrazo.

Jesús Arroyo dijo...

Jose:
Recojo algunos versos porque me parecen... grandes, muy grandes.
"gritar que un párpado se ha quedado inmovil"
ni grito: aunque gritando esté no hay grito,
que sólo es un susurro, y ya dirás qué puede
un susurro levísimo contra el amor airado"

Maravilloso.

Jose Zúñiga dijo...

Me alegro de que te haya gustado, Noray. En efecto, qué sería de nosotros sin tropos.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Si es que me dio lírica, Jesús...