viernes, 4 de junio de 2010

tu sexo en la Habana no sabe de arcángeles

.

no me arañas el sexo
y en La Habana
no sé qué está pasando

podríamos
hablar del sexo de los ángeles
podríamos
hablar de los arcángeles
y sus distintos sexos virginales
sin sombra de fluidos
sin asomo de semen
sin grito
sin saber si sí o no
que ni siquiera
los más sabios teólogos
han llegado a un acuerdo sobre el tema
podríamos
hablar del sexo de los monos
o el sexo de los osos
podríamos
pasar la noche entera
hablando del misterio
ese misterio oblicuo
de la virginidad
podríamos
tener una tencontén interesante
acerca de la virgen
de la trinidad santa tan santísima
y hasta de la mismísima
madre que nos parió
de Sodoma y Gomorra
del pan y de los peces
del agua que era vino
del niño que era el templo
toda la biblia en verso
podría
ser un tema entre sábanas
por las que tú te escurres
como se escurre el sexo escurridizo
de alguna lagartija entre los dedos

Pero no
no me arañas el sexo
y en La Habana
no sé qué está pasando
Gertrudis en su casa
recuerda
pasados y mejores
tiempos

Se esconde
Hipólito, subraya
los orígenes
de la divinidad
embalsamada.

---
Ediciones del Primor anuncia novedades

46 comentarios:

José Antonio Fernández dijo...

Me ha gustado mucho el poema. Yo creo que los ángeles tienen pluma, lo digo por las alas.

santiago tena dijo...

pues con eso de dios se liga un montón, te lo digo yo :)

un abrazo

Paloma Corrales dijo...

Jajajaja... no sé si te lo tienes que hacer mirar, o eres un genio.

Buena madrugá.

emilio dijo...

Hablar de sexo?...jajajja.. mejor practicarlo no?
Y en el malecón seguirá Gertrudis esperando su llegada.
Buen poema,

un abrazo.

Jose Zúñiga dijo...

Sí, José Antonio,los ángeles tienen pluma en las alas y cuando lloran llueve, Me decían de niño. El problema es el sexo.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

No sé, Santi, aunque tú de eso sabes mucho.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Ni lo uno ni lo otro, Paloma, es que tengo vocación de teólogo. Y es temas de las ángelas está por resolver.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Se me coló Gertrudis, Emilio, que a lo que se ve está harta de conversaciones angélicas.
Abrazo

mis largos pies dijo...

Venía yo a decir que es dios siempre muy coqueto en los poemas, pero veo que ya se ha dicho. Pues bueno, me repito. Un beso.

Jose Zúñiga dijo...

Pues yo no sé quién ha dicho lo que tú venías a decr, largos pies, que está muy bien dicho.
Bs

paparruca dijo...

Aquí el sabio es Hipólito que no se anda por las ramas.

Calipso dijo...

Curiosa divagación, me parece un poema muy entretenido :)

Un abrazo de viernes!!

Jose Zúñiga dijo...

Será porque se esconde, paparruca?
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Atinado comentario, Paz. Qué mayor divagación que hablar del sexo de los ángeles.

Voltios dijo...

es un poema muy bueno maestro, y de lo de ediciones del primor hablaré contigo

Delgaducho dijo...

Entre sabanas es mejor excusar lo divino y centrarse exclusivamente en lo humano, más a mano.

Jose Zúñiga dijo...

Gracias, caballero voltios.
¿Lo hablamos ya el el tapas y fotos, no? Aunque fuera un poco apresurado. Pero bueno, cuando quieras.

Jose Zúñiga dijo...

Ese debe pensar Gertrudis, delgaducho, y yo también, pero ya ves.
Abrazo.

Adolfo González dijo...

Hasta que se demuestre lo contrario, el ángel es la gracia que se afirma de manera particular en cada persona. Los otros ángeles son cosa de las estampitas. Te conozco poemas mejores.

Jose Zúñiga dijo...

Mejores y peores, Adolfo, quien afirme que todo lo que escribe o, por acotar ´mejor, todo lo que sube aquí cada día es bueno es cuando menos un insensato. Yo casi estaría en el otro exremo: casi todo es directamete malo.

Y los ángeles, ay: en demostrar lo contrario se han vertido ríos de tinta. Naturalmente, nadie lo ha conseguido que yo sepa, pero esa es la gracia: por eso ha pasado al hablar cotidiano la expresión "hablar del sexo de los ángeles", cuyo sentido sin duda conoces.
Abrazo

Begoña Leonardo dijo...

Estamos calentitos, eh!!! que me ha encantado, puede que lo robe un día de estos.

Te abanico

Jose Zúñiga dijo...

Nos divertimos, Bego, nos divertimos... Que uno escribe tal cual pa combatir la caló.
Achuchones más o menos angélicos para ti.

Jorge Torres Daudet dijo...

De acuerdo con Delgaducho, con Gertrudis y contigo (?) el sexo, humano, allá con el sexo de los ángeles, más allá de la Habana, mucho más allá.
Un abrazo fuerte.

Perfecto dijo...

Yo lo que creo es que lo que se debe es tener angel en el sexo. Lo demás son habladurias.

Un abrazo.

Rafael dijo...

A mi me fascinan los temas teológicos. Tienen grandes ventajas. Por una parte nos enfrentan -por definición- a lo más trascendente, a lo más grande. En ese sentido tienen una vocación claramente poética. Hace poco leía que Wallace Stevens escribió que la poesía sustituye a la religion o, al menos, que compiten (supongo que no será el único que mantiene esto). Me gustan los temas religiosos, y los ángeles quedan magníficamente en los poemas.
En este caso, además, la teología se mezcla y confunde con lo más carnal, haciéndonos intuir que la relación entre una y otro es íntima y esencial.
Esta pareja en la cama en la que el deseo del sexo se mezcla con el recuerdo del catecismo en medio de la confusión que precede al sueño me parece muy sugerente. Me viene a la cabeza Finnegans Wake y la imagen del hombre (o mujer) elevando la mirada al cielo mientras no deja de tocar la tierra.
Y junto a todo esto, me pasa que estas referencias a la religión me trasladan inevitablemente a la infancia. Sin que se mencionen me vienen a la cabeza tardes de catecismo y de misa, mundos reconfortantes en los que nada malo podía pasar, en lo que todo estaba en orden.
El tono del poema, además, permite que vuelvas una y otra vez a él sin llegar a entenderlo del todo, pero con la impresión de que no hay "trampa", que lo que figura ahí lo está por alguna razón.
En definitiva, que me parece un grandísimo poema.

jorge dijo...

¿No tienen sexo?

A mi una vez me dijeron; follas como los angeles.

Bueeeeeeno, no es verdad, pero quedaba genial.

jijijijiji

Manolo Jiménez dijo...

Creo que a Gertrudis el sexo de los ángeles no le va mucho, parece ser que prefiere otro más cercano.

Abrazos.

Sara Royo dijo...

Yo creo q todo tiene sexo, incluso los ángeles. Benedetti escribió sobre eso un cuento delicioso q tuve q llevar a mi blog, seguro q lo conocéis. No pongo el enlace, q igual está feo.
Me gusta el poema, pero lo de los arañazos es un poco brusco, no? Seguramente, en La Habana todo ha de ser más intenso. También el sexo.

Airama dijo...

Dice un ángel en una canción:
"Cuando veo a mi Angelita, como no tenemos sexo, para enrollarnos yo le digo: Angelita, vamos a rozarnos las dos alitas"

Jose Zúñiga dijo...

Conmigo también, Jorge, aunque no desdeño el sexo de los ángeles.

Abrazo

Jesús Contreras dijo...

El escurridizo sexo de la lagartija,
mmmmm!

Saludos,

Jose Zúñiga dijo...

Sí y no, Perfecto. Lo demás son temas de conversación, y tampoco hay que desdeñarlos. Ni en la cama.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Chapeau, Rafael. Quitando lo de "grandísimo" lo has clavado.

Jose Zúñiga dijo...

Si es que es hablar por hablar, Jorge, ni caso, qué sabra nadie de cómo follan los ángeles.

Jose Zúñiga dijo...

A saber, Manolo, para mí Gertrudis es una incógnita. No sé en qué tiempos piensa, ni siquiera en qué tiempo vive.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Pon el enlace, Sara, que no queda nada feo y yo no lo conozco.
Brusco el arañazo, sí, tenía ue serlo hablandode los ángeles.
Bs.

Jose Zúñiga dijo...

Simplemente deliciosao, Airama. Lo que dan de sí l@s angelit@s.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Sí, sí, Jesús, se escurren. Las lagartijas también.
Abrazo

Montxu dijo...

El poema me gustó mucho, aunque reconozco que los comentarios de todos y cada uno tienen su poesía, ¡impresionante!

Y ahora me voy en busca del cuento de Benedetti recomendado por Sara.


Un abrazo Zúñiga y compañía.

Jose Zúñiga dijo...

Si es que los poemas, al fin y al cabo, los acaban los lectores, Montxu.
Abrazo.

Sara Royo dijo...

Vale, lo pongo:

http://elixirparaolvidar.blogspot.com/2010/01/el-sexo-de-los-angeles.html

Seguramente hay un modo mejor de hacerlo, pero yo no doy para más.

Besicos angelicales.

Jose Zúñiga dijo...

Gracias, Sara!

Maria Sanguesa dijo...

Te aseguro que en Lima, en el claustro del convento de Sta. Rosa, hay unos bancos de cerámica (de Manises), donde los ángeles tienen sexo. Y mucha pluma, claro. Me gusta y me divierte. Un abrazo.

Mayde Molina dijo...

Podríamos hablar de tantas cosas...
viva tu verborrea en verso!
feliz domingo

Jose Zúñiga dijo...

Yo vi algo así en Reikiavik, María. Las ángelas también tenían pluma. Y creo que hasta plumón.
Bss

Jose Zúñiga dijo...

De eso va... y no, Mayde. De todo un poco.
Bs