sábado, 12 de junio de 2010

firmas en la feria

.
Sin duda desvarío:
los poetas que firman en la feria
me parecen tratantes de ganado.
.
.

30 comentarios:

Sara Royo dijo...

Pues no sé... Si alguna vez yo publicara y alguien quisiera q le firmara mi libro porq le gusta mucho, seguramente explotaría allí mismo de pura satisfacción. :)

Sofía Serra Giráldez dijo...

Puede influir un poco lo del aspecto (del "loco" en general, por dios, no de nadie en particular, ;)) y el "nomenclátor".
Aquí , ya sabes, como la palabra caseta se identifica con "son lo que son por antonomasia para los de aquí (Feria de Abril) y la feria de abril deriva de lo que deriva (una feria del ganado), pues como que no veo muy desacertada tu "asimilación"..:).
Pero también es completamente digno e ilustrado el arte de vender caballos (el regateo es una de las más bellas y dificiles artes, y no digamos ya la de dar gato por liebre)) , vamos, y lo digo completamente en serio...ays, què dificil es todo esto ¡madre de dios!... ¿habrá algo sencillo? lo que siempre digo, ¡zapatera, a tus zapatos!

;)
besos

Alma Mateos Taborda dijo...

Tal vez tengas razón. Un abrazo.

Marisa Peña dijo...

Ja, ja , ja...alguno sí la verdad.Un besote

Adolfo González dijo...

Nada, nada, yo le doy otra lectura, jejeje...Para mí, aquí estás hablando, como Fray Luis, de dos cosas a la vez: de la experiencia mística y de la creación poética. Todo es todo (máxima postista), con lo cual las palabras significan lo que significan literalmente y muchas cosas más, todas las que el lector quiera entender. Tal vez le pondría otro título: "Firmas", tal vez, o "Feria", pero me gusta, me gusta. El poema tuyo que me ha encantado -ahora del todo en serio-es el que vi hoy en el blog Vientos del Pueblo. Abrazos. Estoy de vacaciones.

Adolfo González dijo...

Ah, me gusta más el "Sin duda desvarío" que habías puesto antes que "Creo que desvarío", tal como lo has puesto ahora. El poema te dirá. Yo lo veo más de la primera forma.

Adolfo González dijo...

Uy, yo sí que desvarío. Quise decir San Juan de la Cruz y no Fray Luis de León. Bueno, di tú que, pal caso, son unos clásicos los dos.

Adolfo González dijo...

(San Juan de la Cruz aquí habla de esas dos cosas que comenté)

Entreme donde no supe
y quedéme no sabiendo
toda ciencia trascendiendo.

Yo no supe dónde entraba
pero cuando allí me vi
sin saber dónde me estaba
grandes cosas entendí
no diré lo que sentí
que me quedé no sabiendo
toda ciencia trascendiendo.

De paz y de piedad
era la ciencia perfecta,
en profunda soledad
entendida vía recta
era cosa tan secreta
que me quedé balbuciendo
toda ciencia trascendiendo.

Estaba tan embebido
tan absorto y ajenado
que se quedó mi sentido
de todo sentir privado
y el espíritu dotado
de un entender no entendiendo
toda ciencia trascendiendo.

El que allí llega de vero
de sí mismo desfallece
cuanto sabía primero
mucho bajo le parece
y su ciencia tanto crece
que se queda no sabiendo,
toda ciencia trascendiendo.

Cuanto más alto se sube
tanto menos se entendía
que es la tenebrosa nube
que a la noche esclarecía
por eso quien la sabía
queda siempre no sabiendo,
toda ciencia trascendiendo.

Este saber no sabiendo
es de tan alto poder
que los sabios arguyendo
jamás le pueden vencer
que no llega su saber
a no entender entendiendo
toda ciencia trascendiendo.

Y es de tan alta excelencia
aqueste sumo saber
que no hay facultad ni ciencia
que le puedan emprender
quien se supiere vencer
con un no saber sabiendo,
toda ciencia trascendiendo.

Y si lo queréis oír
consiste esta suma ciencia
en un subido sentir
de la divinal esencia
es obra de su clemencia
hacer quedar no entendiendo
toda ciencia trascendiendo.

Jesús Contreras dijo...

Será que es fin de semana...

En cualquier caso, suele suceder que en esas ocasiones se levanta una gran polvareda, y eso podría dar pie a pensar que por allí pasó el gregario ganado.

Saludos,

Rafael dijo...

Tratantes de ganado... xiateros les decía en mi niñez, allá en Asturias. Estoy viendo a uno ahora, de unos cincuenta años (entonces me parecía muy viejo), con boina y un traje azul que le quedaba largo por unos sitios, ancho por otros, corto en las mangas... creo que le faltaba algún diente y llevaba un palillo en la boca. Listo parecía, duro también. No sé por qué me lo imaginaba al final del día en cualquier chigre del pueblo de la feria, siempre lejos de su casa, arremangado y bebiendo sidra o vino peleón con algunos de los paisanos con los que había tratado por la mañana.
Ese aire fermentado del chigre a la noche; mezcla de humo, sudor, sidra derramada, serrín y hasta orines; paragüas chorreando y madreñas me parecía el colmo de la degradación, y, a la vez, el entorno natural del xiatero; separado de su familia, trabajando entre estiercol y ocupado en hacer parecer barato lo caro y caro lo barato.
Escritores de canapé... me los imagino, con su aire falsamente despistado, su bohemia de boutique; sonrisas cuidadas y mirada ora displicente ora vanamente interesada.
Me los imagino al final de la jornada, en alguna fiesta de compromiso, yendo de un grupo a otro buscando siempre una frase ingeniosa que no llegue a la estridencia, arrimándose a valedores y poderosos, dando esquinazo con disimulo a arribistas de menor categoría.
Estos salones minimalistas de paredes claras y pinturas abstractas, de suelos pulidos y fríos y lámparas de líneas puras se asemejan a palacios de la inteligencia. Y el escritor de éxito es su eje de rotación, su piedra angular, el viento que hace flamear las velas. Siempre en el centro de todos los debates, entendido en todos los saberes, admirado y envidiado por la mayoría, sólo unos pocos saben que su posición depende de habilidades ocultas: identificar a quien mueve los hilos, adular de forma sutil, obedecer crípticas órdenes y abstenerse cuando se hace preciso. En definitiva, un prestidigitador que crea y quita valor con un juego de manos.
¡Qué buena imagen Jose! ferias y firmas... me encanta. Me ha traído recuerdos de hace mucho tiempo ¿sabes que en Cangas de Onís hay (o había) una tienda en cuyo letrero ponía "Librería y Ferretería? Lástima no haberle hecho una foto en su momento.
Un abrazo.

Jasonia dijo...

Toda la razón. Y los que hacemos cola para que nos firmen ejemplares... unos auténticos borregos, pero en fin, somos animales de costumbres.

Besos.

alfaro dijo...

Ay, no.
Sin embargo, vale como desvarío..., y en el doble sentido del término.
¿Qué dirán de esto las vacas y los bueyes de mi pueblo, que por cierto estos días andan medio enaguadas?
abrazo.

jorge dijo...

Jo, acabas de llamar ganado a quienes les llevan el libro para que se lo firmen.

Aunque eso puede que sea verdad porque ¿para que quieres que te firmen el libro?

Nunca conseguire una firma, huyo de las colas.

Gata dijo...

Yo jamas he visto un poeta en la feria del libro.
Los de verdad andan hablando por ahí con margaritas, e intentando convencerlas de que no se dejen arrancar los pétalos, con ojos de loco, mirando al cielo y dándoles órdenes a las nubes..

Por eso hace años que no voy al Retiro

Kisses

Jose Zúñiga dijo...

Claro, Sara, y a mí me pasa eso también. Y me gusta que me firmen libros. Pero no en casetas ni en ferias de ningún tipo.
Bss.

Jose Zúñiga dijo...

Lo dices muy bien, Sofía, me refería a esas ferias (no la de abril, sino su antecedente), la del libro me trajo a la cabeza estas de ganado, no sé por qué, bueno, en mi pueblo siempre hubo, y ahora mismo sigue habiendo (creo que es e vacas), una de las más concurridas de este país.
Y, claro, la locura. Que no falte, que yo no quiero faltar a nadie.
Bss.

Jose Zúñiga dijo...

Tal vez, Alma; o no, pero así salió la asociación de ideas. Lo que está claro es que als ferias no me gustan. Mucho mercadeo.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Muchos bastantes, Marisa. Yo me mimo me imagino puesto en una caseta y me siento caballo.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Uff, Adolfo, en menudos terrenos te adentras, claro que si no, no serías tú. Todo es todo, en efecto, y aunque yo vea poco mística esta casi aleluya, lo cierto es que no sabría explicar qué digo a ciencia cierta. Creo que, en efecto, pensaba en cosas muy distintas cuando lo escribí a botepronto. Que el lector saque las conclusiones que quiera.
Respecto al título,quise exprerar con él el contenido, casi forma parte del texto, no, no quedaría bien síolo firmas o feria.
En lo de la duda tienes razón: vuelvo al original, que así además me ahorro herir cietas susceptibilidades, que no es mi intención.
Abrazo.

pd.- Como ayer puse dos poemas en vientos del pueblo, no sé a cuál te refieres. De todas formas, ambos saldrán por aquí entre hoy y mañana.

Jose Zúñiga dijo...

Ya había caído en la cuenta de que te referías al gran Juan de la Crua, Adolfo, para mí uno de los grandes grandísimos de la poesía en castellano.
Estas coplas están muy bien traídas a colación, desde luego. Aunque ahora me dejas con la duda de qué estrofa es est de siete versos de arte menor y rima tan consonante.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

No sé, Jesús, el ganado está presente en todas partes. Lo que sucede es que me gusta más en campo abierto que encajonado.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Hoy no me has hecho un comentario, Rafael, sino un regalo. Bien vale esta entrada con sólo haberte inducido a escribir este texto que me parece sumamente valioso. Tienes que cutivar el género, amigo.
Y esa "Librería y Ferretería" me la apunto, que de ahí tiene que salir algo. Libros con tornillos, tuercas de pael, no sé.
Abrazo.

Jose Zúñiga dijo...

Odio las colas (quiero decir, las hileras de gente, no las de pegar), Jasonia. No las hago. Y me da pena pensar en escritores metidos en casetas.
Bss

Jose Zúñiga dijo...

Siendo así, mj, mejor aplicar las tres acepciones. Cada una lleva a lecturas distintas, y yo,como ya he comentado, no sé cuál pueda ser la buena. Ofender, en nigún caso.

desvariar. (De vario).
1. intr. Delirar, decir locuras o despropósitos.
2. tr. ant. Diferenciar, variar, desunir o desviar.
3. prnl. ant. Apartarse del orden regular.

Me encanta lo de "enaguadas". Así andamos con la feria: empapuchados o empapuzados... de libros.
Bss

Jose Zúñiga dijo...

De las colas ya hablamos en su día, Jorge, ahí coincidimos. Sin embargo, a mí me gusta que los colegas me firmen sus libros, soy algo friki en esto. Pero no en ferias, mejor en plazas o baretos.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Yo, tampoco. Tú sí que sabes, Gata.
Bs

Nares Montero dijo...

Eeeeh! Que yo a mi ganado lo trato muy bien! Eso para que conste!

:P

Jose Zúñiga dijo...

Y tan bien, Nares mía! Ya sabes que yo como de tu mano.
Bss

víctor (el gato estepario) dijo...

Ahhh, pues yo quisiera que me doliese la mano de tanto firmar -independientemente de cuál feria fuera- Eso sería buenísima señal, jeje
Bueno, la verdad es que preferiría en la feria de Abril de Sevilla, o en la feria del rioja :)
ABRAZO

PD
Ahhh, estoy seguro que -GANADO- lo dijíste en su acepción de -CONSEGUIDO-, LECTORES asiduos CONSEGUIDOS, jeje (broma)

Jose Zúñiga dijo...

Esa lectura puede ser la justa, Víctor: ganado, conseguido. O no.
Abrazo