martes, 26 de mayo de 2009

a la sombra de los castaños

En el cielo los cirros suaves:
eran día de trigos altos,
manzanas verdes, miel y nata
fresca con pan por las mañanas
a la sombra de los castaños.
En los encuentros ardorosos
de cada tarde, los relámpagos
penetraban en lo más hondo
de unos cuerpos adolescentes
que eran todo placer. Se mueve
con lentitud extrema, vuelve
su vista hacia la cama, cierra
la puerta, ya comienza un día
tan gris, tan triste como todos.
Su mirada se empapa en lluvias.

6 comentarios:

amor y libertad dijo...

que todo cobre interés, que acabe la rutina, que la vida brille, que no vivamos en cansancio, que todo esto sea para algo

Begoña Leonardo dijo...

Hermosas imágenes, con ese poso de nostalgia, es hermoso y triste... Pero jose Luis es que ya no te acuerdas??? cualquier tiempo pasado fue peor. Somos más jóvenes ahora, jejeje...

Jose Luis Zúñiga dijo...

Sí, Santiago, y hay que hacerlo con amor en carne viva. Y con libertad.

Jose Luis Zúñiga dijo...

Begoña, es la nostalgia de una mujer madura en este caso. Pues espera al final de esta serie, que acabo hoy, es más triste todavía. O no, porque en el fondo es un canto a la alegría de lo que se vivió. Como dice el amigo Santiago, no a la rutina.
Bessos

María Socorro Luis dijo...

Pues sí, no a la rutina.
Cada día tiene algo que puede despertarte la ilusion.
Hay que saber buscarlo.

Jose Zúñiga dijo...

Soco: lo peor puede ser que lo encuentres.