jueves, 7 de mayo de 2009

horóscopo

Tuvo niños efímeros, etéreos,
hijos que rebosaban vida propia.
Él nunca supo desvelar la niebla
de sus adolescentes hermetismos,
eran sus hijos, daba por sentado
que más o menos fueran como él.
Pero la vida viene como viene
y así se fue la vida de sus hijos
sin que el hombre llegara a darse cuenta.

Si supieron qué hacer con su futuro
lo saben las estrellas, no el poeta.

3 comentarios:

Begoña Leonardo dijo...

Jose Luis, tierno, melancólico...
Los hijos por mucho que se nos parezcan, afortunadamente no son como nosotros, y me temo que no tendremos ni idea de lo que son o adónde irán con sus pensamientos peregrinos...

Besototes.

Carmen dijo...

Muy bueno...

Jose Luis Zúñiga dijo...

Gracias, Carmen. Voy a hacerte na visita...