jueves, 21 de octubre de 2010

lo que queda (Bárbara Butragueño)

.
Cada día despierto un poco más al fondo:
ordeno mis tareas, me desgrano en pequeños cometidos
que apuntalan mi existencia como si, a cada paso,
fuera a derrumbarse

pero hay algo errado en el batir del movimiento,
algo que me impide saborear gloriosa
mi pequeño abismo incontenible:

…………nada alcanza a curar la herida que te nombra
…………nada, y ni siquiera el óxido del tiempo,
…………te devuelve al lugar del que viniste.


* * *

No es que aún te quiera
es que no quererte
me resulta infinitamente,
una y mil veces,
más doloroso.


* * *


La niña de las puertas tiene pesadillas cada noche.
A veces, haciendo carne el pánico que la acecha insistente,
se despierta exhausta, quebrada como un junco, abierta de par en par.

Entonces, arropada por la crisálida humedecida que la vigilia ofrece,
comienza a recordar

y es, sin embargo, en el recuerdo
donde todos sus monstruos, juntos,
la devoran.

* * *

Quisiera arrancar, de una vez por todas,
ese odioso catálogo de pequeñas cosas
que te nombran en silencio, a cada paso.

Quisiera olvidar tu nombre y tu recuerdo,
la manera en que, incauto, te regalabas
a la más temible de las fieras,

borrar las noches que abandonábamos
a la intemperie, ajenas al amor que profesábamos


                      y que sólo exista, al fin, la herida abierta
                      una herida sin nombre ni sangre que la incendie.


* * *
J.


24 comentarios:

Leonardo dijo...

"No es que aún te quiera
es que no quererte
me resulta infinitamente,
una y mil veces,
más doloroso".
Y ¿cómo saben los poetas lo que hemos vivido y aquello que, luego, nos dicta el entrepecho?

Isolda dijo...

No pretendía decir nada, creo que no cabe. Tan sólo lo que justamente ha destacado Leonardo. Esa estrofa es tremenda y tus versos-reflexiones me tienen robado el corazón.
Besos es lo que tengo.

Jose Zúñiga dijo...

Es así, Leonardo: los poetas no lo saben. Es su voz poética la que nos hace escuchar lo que de otra forma sería inefable.
Abrazo

(creo que ahora se entiende mejor)

Jose Zúñiga dijo...

Bárbara es una poeta en toda su extensión, Isolda, no me extraña que te haya gustado.
Bs

lemaki dijo...

Es muy hermoso, aunque este rodeado de añoranza y nostalgia. Ese recuerdo en la cosas pequeñas, esa niña de las puertas que es la memoria, no deja de gritar y pedir consuelo.

Escribes con tanto cariño y sobre todo es tu historia de amor en verso la que consigue reblandecernos completamente... me gustó mucho.

saludos.

Jose Zúñiga dijo...

Gracias, Lemaki, pero aquí sólo he transcrito los versos de B.B. A ella va tu cariñoso comentario.
Bs

SIL dijo...

A la que ha gestado estos versos, y ha tenido la generosidad de alumbrarlos, GRACIAS.

Al Poeta que los trae a la palestra, GRACIAS.

Poesía en estado puro.

Un beso

SIL

Manuel dijo...

Una vez entendido, querido J.L., buscaré a B.B., porque seguro que tiene muchas más cosas que decir.

Este triplete de muestra que nos dejas habla mucho en su favor. Las cosas se pueden decir de muchas maneras, pero hay solo una forma de decirlas admirablemente.

Gracias. Un abrazo.

Jose Zúñiga dijo...

Es nombre de la poeta, gracias, Sil. Y en el mío también, claro.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Y las dice muy bien, Manuel.
Abrazo

anabel dijo...

Quisiera olvidar las cosas que te nombran en silencio, pero...Los recuerdos se niegan a obedecer.
Esos pequeños monstruos se atrincheran en el laberinto de la memoria y tienen vida propia.
Es emocionante el desgarro de estos versos que aman y recuerdan aún en contra de su voluntad.

Gracias por compartirlos con nosotros y gracias a la autora.

Un abrazo.

Amelia Díaz dijo...

Me ha impactado. Me parece alguien fuera de serie.
¿Podrías poner el enlace a su blog, si lo tiene, para llegar más fácilmente, por favor?

Gracias,querido Zúñiga!!!

Besos.
AME

La Solateras dijo...

Gracias Zuñi, por traernos a esta poeta espléndida.

Un descubrimiento.

Manolo Jiménez dijo...

Una poeta a seguir. Sus poemas salen desde ese lugar que no sabemos donde está pero que los poetas encuentran.

Abrazos.

José María Alloza dijo...

No la conocía, pero es evidente que es poesía de excepción. Mira que cosas, recuerdo haber escrito o pensado –con menos talento- algo muy parecido…
“No es que aún te quiera
es que no quererte
me resulta infinitamente,
una y mil veces,
más doloroso.”
¿Es lo que llaman “universalidad de la poesía?
Gracias por traerla y darla a conocer.
Un abrazo.

Isolda dijo...

Jose Maria, será, será...
Gracias por traerte.
Besos a los dos Josés

jorge dijo...

Esta actualizacion no aparecio en mi reader, menos mal que hacen referencia a ella los comentarios de la siguiente.

Poesia superior.
Me ha penetrado esta mini maravilla:

"No es que aún te quiera
es que no quererte
me resulta infinitamente,
una y mil veces,
más doloroso."

Jose Zúñiga dijo...

Bellas palabras, Anabel. Gracias a ti.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Puesto quedó el enlace, Ame.
Bss

Jose Zúñiga dijo...

Para mí lo fue en su día, Ana, y tiene cuerda para rato.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Eso es, Manolo; no es fácil de seguir, sin embargo, que se prodiga poco.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Hola, Amadeus, a partir de hoy José María!
Dices bien: la gran poesía tiene que tener su toque de universalidad.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Estás en la onda (a pesr de reader), Jorge: esa mini-maravilla parece ser, a la vista de los comentarios, la que más ha gustado.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Besos de nuevo, Isolda. Aquí nos vamos encontrando.