martes, 5 de octubre de 2010

fragmentos / 2

.
En tu espadaña anidan claveles amarillos mezclados con capullos abortados en las tardes aciagas de Anatolia. Si buscas la palabra encontrarás un grito y, si el silencio, boca asombrada abierta. Yo estoy en tu regazo, laminado en tu vientre, enfangado en la sangre de tus venas, muerto, tan muerto como tú, coronas de claveles amarillos y rosas de Anatolia nos sepultan, la gente...

... Tus hijos no te olvidan.

36 comentarios:

Marisa Peña dijo...

Es magnífico.Si es que leerte es un lujo ( y escucharte...)
Besazos

Sara Royo dijo...

Yo también he encontrado un grito cuando buscaba una palabra. Qué triste.

ufff43 -Luisa Navarrete dijo...

jdr me caí de la mecedora !!!!

me impresionas mucho y llegas del tirón a las entrañas


Besicos

Paloma Corrales dijo...

Todo el fragmento es una metonimia de muerte y derrota que traspasa, hasta propiciar angustia y desazon. Lo puedo exppresar porque lo escribo, con la voz no podría, el nudo en la garganta no me lo permitiría.

Beso.

Laura Caro dijo...

Se me queda un vivir sin vivir en mí después de leerte y se me acrecienta la manía hacia el amarillo.
Lo mejor de lo que escribes es que es diferente y que nunca deja indiferente.
Un abrazo.

mjromero (alfaro) dijo...

Ah, qué buena continuación para el primer fragmento.

Leonel dijo...

Me sucede como a Paloma José, me deja un nudo en la garganta de tristeza y , al mismo tiempo emocionado, no hay premio más grande para un padre que ser recordado por sus hijos.
Un abrazo .
Leo

Jose Zúñiga dijo...

Como no miento más que en ocasiones señaladas, te diré que brinco con lo que me dices, Marisa.
Bso

Jose Zúñiga dijo...

Es triste, Sara. O no. Quién sabe qué quiere decir un grito mudo. Yo lo veo como algo, no sé, algo que me acompaña. O que me entiende. Es así la poesía.
Bss

Jose Zúñiga dijo...

Hala, Luisa, duró poco el mecerse. Ahora a desmenuzar esta minucia. Tiene miga, lo juro.
Bss

Jose Zúñiga dijo...

Creo que el subconsciente hace poesía, Paloma; creo en la verdad de lo que digo sin ser del todo cierto; creo que tienes razón. Y, por encima de todo, creo que yo también tengo ese nudo. Escribo porque escribo y me da miedo.
Bss

Jose Zúñiga dijo...

No sé, Sara, supongo que muy diferente tampoco. Aldabonar la indiferencia es algo que persigo, eso sí.

Y el amarillo, del membrillo: así es más alegre.

Bs

Jose Zúñiga dijo...

Vienen, van, se quedan los fragmentos, mj. Cuando los recoja todos juntos, si llego, a ver qué veo.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

De momento me quedo con la metonimia, Leo: que me recuerden, pero no con cintas funerarias. Que ahora, que vivo.
Abrazo

Juanjo Almeda dijo...

Aunque sea algo tan personal tuyo, he podido percibir ese olor a flor mustia de camposanto. Frío e impactante tu texto. Abrazos.

Carmen Garrido Ortiz dijo...

Hoy es día de recuerdos. No sabía cómo expresarlos. Tú lo has hecho por mí. Qué inmensa la tristeza, en forma de flores amarillas...Tremendo.
Carmen

Jose Zúñiga dijo...

Quería que oliese así, Juanjo. Sin embargo, no lo quise frío, sino más bien caliente hasta quemar.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Que mi voz poética haya podido coincidir con la tuya me llena de satisfacción, Carmela.
Animo con ese día.
Bss

Manolo Jiménez dijo...

De alguna manera todos morimos cuando muere alguien cercano; todos revivimos cuando su recuerdo nos alcanza.

Los gritos silenciosos se convierten en poemas preciosos en tus manos.

Abrazos.

María Socorro Luis dijo...

Siempre tú y tu ingenio. Surrealismo existencial?


Y el amarillo es mi color favorito...

Muxu.

Rafael dijo...

"En tu espadaña anidan claveles amarillos mezclados con capullos abortados en las tardes aciagas de Anatolia". Me ha venido a la cabeza que no sé quien escribió que este verso de Marlowe: "And ride in triumph through Persepolis", valía más que toda la obra de Shakespeare. Obviamente no estoy de acuerdo; pero la frase que has escrito me parece tan sugerente, tan sonora, tan adecuada a estos dos fragmentos que bien podría decir que vale mucho más que la de Marlowe.
Abrazos.

arguellesacero dijo...

Este me encanta y multiplica por tres que el anterior menos.
Felicidades.

anabel dijo...

Madre mía, un texto que impresiona.

Si buscas la palabra encontrarás un grito y, si el silencio, boca asombrada abierta...Busco algo que decir, pero no se me ocurre.

Genial.

Un abrazo.

jorge dijo...

Joder!!!!

Seguro que se me entiende.

SIL dijo...

Boquiabierta y sin grito me he quedado
ante este epitafio fragmentado.

CHAPEAU

BESO

SIL

lemaki dijo...

Sin duda, el campanario está muy bien acompañado y decorado, a pesar de que ya no este presente. Palabras muy triste pero con tanta belleza que alegran y dejan un poso muy dulce.

saludos.

Juanjo Almeda dijo...

Quizás me he equivocado al decir frío: frío, ese lugar cubierto de mármol; he pasado por lo mismo y sé que arden sentimientos. Perdona.
Un abrazo.

Jose Zúñiga dijo...

A veces pienso que el silencio es el mejor poema, Manolo.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Algo de eso hay, Soco. Veremos por dónde tira.
Muxu

Jose Zúñiga dijo...

La frase salió sola en su momento, Rafael. Luego siguió el fragmento, esas cosas que no sé a dón llevan.
Mejor Marlowe, no?
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Pues me alegro mucho, arguellesacero. Aunque tampoco exageres, jeje.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Vale con la impresión, Anabel, no digas nada.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Perfectamente, Jorge. Aunque ya sabes, aquí he usado la elipsis, así que no hay peligro.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Pudiera serlo, Sil. Un epitafio. Pero no lo es.
Bss

Jose Zúñiga dijo...

Tienen su punto de luz al final del camino, Lemaki. Aunque la esquela no resulte muy alentadora.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

¿Qué perdono, Juanjo? Agradezco yo tu comentario. Sólo quise transmitir un poco mi estado de ánimo. Y eso es algo que, en principio, n se debe hacer, estares del lector aprehenderlo.
Abrazo