viernes, 1 de octubre de 2010

Voltios, Ulises. Mañana en Entrelineas





Porque para qué, para qué voy a decir nada sobre esta presentación si ya está dicho. Dicho en el poema que trascribo. Dicho en el último párrafo del magnífico prólogo de Ana P. Cañamares, que también copio. Lo que no está dicho es la poesía de Ángel, y esa hay que vivirla.


tres

no puedo vivir así
ángel
y lo sabíamos
ella y yo

pero como
hago entenderle
que el puto asfalto
es sordo
ante las súplicas

No sé a vosotros, pero a mí me tranquiliza saber que hay tipos como Ángel, y si hubiéramos compartido infancia y juventud me hubiera gustado compartir bando. Qué coño, aún somos jóvenes, todavía hay ganas de juegos y peleas, y sí, estamos en el mismo bando. Sea para llegar a Ítaca o hasta el bar de la esquina, que quizá son lo mismo.” (prólogo)

Y qué voy a decir después de esto. Nada. Bueno, sí: que el volti es como Ulises en una poesía. Que hay que ver esas presentaciones. Que hay que leer el libro. Y que, humildemente, yo lo recomiendo.

26 comentarios:

Sofía Serra Giráldez dijo...

Me alegra ver que compartimos apuestas, :).
Un abrazo, José, y todo el éxito para Ángel

Isabel María González dijo...

En Madrid ¿no? Lejillos. Un abrazo desde Barcelona

lemaki dijo...

ahora
que la gravedad
no me atrae
a su seno

mi madre
llama
a diario

para hablarme
de su mierda de vida

de lo que no hizo

de la rebeldía incontrolada
que escondió
en un rincón de casa
y ahora
no sabe
cuál era

Ángel Muñoz Rodríguez

Un placer buscar poemas de este poeta joven, sensible y claro.

saludos.

Mayte Sánchez Sempere dijo...

Iremos ¿no?

María Socorro Luis dijo...

Me uno a las felicitaciones y a los deseos de un éxito enorme. El mundo necesita más poetas que soldados.

Mis aplausos de lejos. Soco

Paloma Corrales dijo...

Madre mía, es un no parar, la de cosas y cosas, y actos y actos, y presentaciones y...

Buenos días.

anabel dijo...

No podré ir, pero le deseo todo el éxito del mundo en esa presentación y en la venta de su libro. Es un poeta inmenso.

Un abrazo.

Manolo Jiménez dijo...

Una pena no poder ir, la distancia y las obligaciones.

Me gustaría, sus poemas atraen como un imán.

Abrazos.

Voltios dijo...

gracias maestro, qué decir, si ya se me han agotado las palabras de agradecimiento estos días. gracias a sofía (una compañera que espero conocer no tardando mucho), a isabel, a lemaki porque conoce mi poesía, a techu porque espero que venga con ilkhi, a soco por la metáfora y su dedicación, a paloma, a anabel por lo de poeta inmenso que sé que no lo soy pero gracias y manolo por ser el polo que atrae el imán de mi poesía, y por supuesto gracias a ti maestro de los cojones, genio, creador, juntador de palabras, único zuñiga.

SIL dijo...

Una perla el poema y tu comentario con la analogía de Itaca.

Besos al autor y a vos, a repartir convenientemente.

SIL

víctor (el gato estepario) dijo...

Voltios tiene el don de llegar directo al corazón, de encontrar las palabras precisas, las justas, para golpear fuerte. Y algo de lo que se ha hablado bastante durante estos días en los blogs: además de leer mucho, vivir, haber vivido mucho -o muy intensamente- ¡STOP!, que me enrollo sin darme cuenta,

que es un gran poema, Voltios

que un abrazo grande y mucha suerte

y otro al maestro.

jorge dijo...

Tres formas de trasmitir:

Una recomendacion, un poema y un prologo.

Cuanta amistad, cuanto talento.

Los que vivimos en BCN creo que no llegaremos a tiempo.

Leonel dijo...

Encantado de conocer la poesìa de Angel, José.
Como comenté a un amigo, ustedes si que tienen modo de divertirse en Madrid.
Un abrazo desde la frìa y lejana Varese.
Leo

Jose Zúñiga dijo...

Y a mí, Sofía. Tan lejos, tan cerca.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

A un tiro de piedra, Isabel. Cualqier día voy y leo allí, hala.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Veo que controlas cantidad, Lemaki. Buscas, encuentras, lees y juzgas. Sencillamente de quitarse el sombrero. Así que gracias.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Estaba por ahí, Maitechu mía, por la Roma de los Césares y Papas descontrolados. En otoño me da por sinfonías italianas.
Bss

Jose Zúñiga dijo...

Eso, siempre. Aunque algún poeta soldado haya habido, Soco, si es que hay de todo.
Muxu

Jose Zúñiga dijo...

... y un despendole, Paloma, hartazgo produce a veces. Por eso a veces también pongo tierra por medio.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Unamos nuestros deseos, Anabel.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Yo tampoco pude, Manolo. Me lo perdí, pero creo que valía la pena anunciarlo.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Ya sabes que estuve allí aunque sabes donde estuve, volti.
Juntar palabras para decir algo a alguien, escribirlas, presentarlas: vida.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Yo me quedo con cuarto y mitad de lo besos, Sil, que para eso soy má viejo.
Bss enteros.

Jose Zúñiga dijo...

No me importa nada que te enrrolles, Víctor. Al contrario.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Así quise hacerlo, Jorge: al alimón. Encarnado en los otros.
Y siempre se llega a tiempo.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Estuve en Roma estos días, Leo. Por lo que sea, recordé tus versos.
Aquí se mueve la poesía, sí, pero no es oro todo lo qie reluce. A veces el sosiego...
Abrazo