sábado, 9 de octubre de 2010

fragmentos / 5

.
Cuando llega la noche tú te escondes y yo me escondo en las mañanas. Queda la tarde, pero estamos lejos, escondidos siempre. De pronto te apareces en la pared del cuarto de servicio y yo no sé qué hacer, tanto te quiero.


44 comentarios:

mjromero (alfaro) dijo...

Son los laberintos del ser.

Calipso dijo...

Me gustan estos fragmentos, enganchan.
Un abrazo grande Zuñi

Mery Larrinua dijo...

Amores prohibidos?
un abrazo

Rafael dijo...

Estos fragmentos me tienen despistado. No sé dónde van. En el segundo pensé que se acababan y veo que siguen y que, por lo que dices en algunos comentarios, seguirán aún más.
Leyendo textos y comentarios pensé que van de la muerte, aunque ni de eso estoy seguro, aunque alguno hay muy explícito en ese sentido.
Y sabes que ese es un tema que me atrae mucho, de una forma morbosa diría. Sin embargo, leyéndote estos fragmentos se me vino a la cabeza que es imposible morirse; porque cuando llega la muerte tú ya no estás. Lo dijo algún griego o romano; y tu referencia al permanente desencuentro (tu te escondes a la noche, yo por la mañana) me lo ha recordado.
Quizás por eso tenemos que imaginarnos la muerte (propia, por desgracia la ajena ya se nos impone con demasiada crudeza) para así poder gozar plenamente de una vida que, como todo, solamente puede ser percibida a partir de su límite.
Abrazos.

José Baena dijo...

Pues a mi me están encantando. Me encanta el juego del lenguaje y en ellos demuestras tu maestría. Parece que no vayan a ningún lado, pero siempre me dejan un golpe de sentimiento colgado en los ojos.

Laura Caro dijo...

Está claro lo que hacer...¡ disfrutar del juego del escondite!.
Y si no hay ganas, hacer el puzzle con tus/sus/nuestros? fragmentos.
Un abrazo, José.

ufff43 -Luisa Navarrete dijo...

ummm pues yo estos trocicos los disfruto unas veces perpleja, otras doliendome y ahora con una ternura agridulce que me encantan esos " no se qué hacer ".....

besicos

Amadeus dijo...

Cuando leo tus fragmentos,
en los entresijos tal vez me pierdo.
Y no sé qué hacer, tanto me gustan.
:-)
Un abrazo.

Anatxu dijo...

Madre mía¡¡...en estos fragmentos me doy cuenta de la suerte que tiene la mañana y la noche por estar rodeadas siempre de gente que se aman....aunque no encuentren el atardecer...ese mismo en el que yo estoy ahora perdida.

Besos fragmentados.

Jesús Arroyo dijo...

Tanto todo, Jose. Tanto todo.
Fragmento a fragmento es todo un catecismo.
Bien por ello.

Siab-MiprincesaAzul dijo...

No sabes q hacer?... auch! ese pedasito de no se y creo q si y no... es un auch en la razón de la existencia...
Un abrazo grande!!! :)

Mayde Molina dijo...

¡Qué lindo!
quiero más Jose, más fragmentos de verso blanco-negro y de prosa que me llega hasta el alma.
Un abrazo gordo

SIL dijo...

Entrar en la pared, como sea...


Besos, Poeta

SIL

jorge dijo...

¿Quererle un poco menos?

Leonel dijo...

Después de los cuatro precedentes deshago el nudo, ahora comienzo a buscar una mediación entre melancolías y paredes, por alguna parte se debe entrar.
Un abrazo.
Leo

virgi dijo...

Pues yo voy vengo con las olas de tu amor, me llevan y me traen, te leo y pillo algo de tu corazón grande que late y escribe.

(...no sé si me explico...
besitos)

Leonardo dijo...

La vida se nos va de fragmento en fragmento. ¿cuándo volveremos a la unidad? ¿Será, tan sólo, posible? La escritura lo sabe o no lo sabe, puede tender puentes o no, puede ignorar la habitación de atrás o entrar en ella, la escritura no se esconde aunque esconda, pero no olvida la soga.
fragmentos bravos.
un abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Sea lo que sea, laberintos no, mj: las paredes son lisas. El ser, redondo.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Cuando escribo sin pensar pasan estas cosas, Paz. El que me engancho soy yo.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Yo diría que prohibidos no, Mery; se esconden uno del otro, de nadie más.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

No sabría qué decir de estos fragmentos, Rafael, a mí también me tienen despistado. Son sensaciones, una voz poética con ciertas dosis de existencialismo que no pretende más que eso: contar un día (o una vida, tanto da) de forma que no puede ser más que fragmentaria, subjetiva, metarrealista. Y contala sin retruécanos, de ahí la prosa. Tal vez al final el puzle encaje o tal vez sea mejor dejarlo así, fragmentado (me viene a la cabeza con su “Fragmentos de un libro futuro”, aunque no tiene mucho que ver), lo cierto es lo que está escrito no lo pensé mucho, según venía escribía.
En cuanto a la muerte, sabes que está presente en muchos de mis escritos. Ay, los ahogados, las espadañas, los fantasmas. Pero no, no creo que estos fragmentos vayan por esos derroteros más allá de lo estrictamente necesario, a veces la muerte no es más que una metáfora de la vida. En poesía, claro. En la realidad pura y dura creo que nadie es indiferente al tema, porque a toso nos toca. Yo hace tiempo que decidí dos cosas al respecto: que morir es consustancial a vivir, lo único inmanente; y que (como tu griego o romano) mi muerte no existe para mí, yo no sabré que estoy muerto, o sea, no me inquieta (me inquieta el trámite, el cómo, el camino hacia). Son los demás los que saben de mi muerte, como yo sufro las de los demás.
Pues eso.
Abrazo.

Jose Zúñiga dijo...

A algún lado irán, amigo José, ya cuento en mi comentario a Rafael qué es lo que me está sucediendo con estos fragmentos. La verdad es que es casi una catarsis, cortitos pero cuestan. En gotas de sangre, en recuerdos u olvidos que vienen y se van. En cuanto a la forma, ahí si pienso un poco más, aunque no lo parezca.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Es un juego un tanto fantasmagórico, Laura. Mejor hacer el puzle, ya te digo.
Bss

Jose Zúñiga dijo...

Así son estos fragamentos, Luisa, van dando vaivenes como la vida misma. Y yo no sé qué hacer con ellos.
Bss

Jose Zúñiga dijo...

Perdido voy, aunque me encuentro en mis textos y en los tuyos, Amadeus. Habrá un día en que todo encaje, no? No sé...
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Quda la tarde, Anatxu, eso digo. Pero siempre jugando al escondite. Que tampoco es perderse, es algo didtinto. No pierdas, no te pierdas en la tarde.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Tendrá su penitencia, Jesús, en ello estamos, porque es un catecismo laico y pecador por tanto.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Es que estas apariciones desconciertan un tanto, Siab, fíjate, después de tanta búsqueda. No, no sabría qué hacer así, de pronto.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Ay, Mayde, me ha dado un ataque fragmentista. Vayan por donde vayan habrá más. Hasta que rompa el cielo y lluevan piedras.
Bss

Isolda dijo...

Me encanta José. No pretendo descifrarlo; lo importante es e poso que deja. En mi caso, leo un amor tan grande, que si no está cerca, se aparece en la pared. Marvilloso.
Besos donde los encuentres.

Jose Zúñiga dijo...

Lo he hecho muchas veces, Sil, no atravesar muros: quedarme en ellos. Pero nada. Aunque tu conseja es buena.
Bss

Jose Zúñiga dijo...

Cínico te ceo hoy, Jorge. O tal vez simplemente práctico. Pero me temo que no es el camino.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Deshechos nudos, Leo, desenredadas redes, sosegados los ánimos y habituados ya a estos fragmentos que surgen de entrañas extrañamente mías, valga la paradoja, será hora de empezar a pensar por dónde hincar el diente (nunca la rodilla), aunque tal vez sea prematuro aún.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Te explicas perfectamente, Virgi, y me alegra leer lo que me dejas escrito, porque sospeccho que por ahí debe de ir los tiros.
Bss

Jose Zúñiga dijo...

De fragmento en fragmento también podemos reconstruirnos, Leonardo, esos regreso tuyos, esas fronteras que tu poesía arrumba, esa es la vida reconstruida, renacida. Lo cierto es que la escritura no sabe nada pero todo lo sabe, el que está tras ella lo sabe casi todo pero todo lo ignora, imposible ocultar, hay que rendirse a la evidencia: alguien nos escribe. O nos pone la soga, que para el caso vale.

Y así van saliendo pedazos de vida y muerte, trozos de verdad a gritos, fragmentos, sí, de mí.

Algo de bravo tiene tal empeño…

Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Isolda: creo que cuando te refieres a ese poso me has descubierto algo: tal vez es lo que ande buscando, no el reposo. El poso sedimentado en palabras.
Bs

mis largos pies dijo...

maravillosos fragmentos. sigue... eres amor puro.

La Solateras dijo...

Fragmentos o no, cada uno de ellos es un poema entero y redondo en sí mismo, independiente de los demás y con vida propia. Las interpretaciones son libres y están sujetas a la proyección personal de cada lector, que lee el poema desde sus propias carencias o sus propias emociones. Y eso está bien, que el lector use y abuse del poema, porque ya lo ha hecho suyo.

Pero eso solo lo consiguen unos pocos, entre los que, desde luego,tú te cuentas.

Un beso

lemaki dijo...

Lanzo mensajes en las botellas
Todas son azules con los pies en el agua. Mojo mis ideas refresco mis ojos, lanzo mensajes hacia el horizonte, en la orilla de mi arena.
Parece que se esconde la pena
Entre las conchas y las estrellas.

Ángela Ibáñez

siempre aparece... preciosos fragmentos.

saludos.

Mar dijo...

El sol y la luna?, la sombra?...mmm buuf a las siete de la mañana las neurona no me van muy bien. Lo que tengo claro es que me gusta la entrada.

Besos desde un faro en mitad del mar.

Mar (... la vendedora de humo)

Jose Zúñiga dijo...

Sigo, Bea (ya se me hace raro lo de largos pies), sigo porque no puedo parar.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Gracias por esas palabras, Ana, la verdad es que estos fragmentos están escritos cada uno como un todo, son fragmentos de vida, tal vez, no de poemas. Que al final, cuando se junten, surja algo distinto o no, pues no lo sé. Pero tu captas muy bien el sentido de este empeño un tanto insensato.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Siempre apecen o aparecemos, Lemaki. Y muchas veces, en la sorpresa de lo inesperado, no sabemos o no saben qué hacer.
Bss

Jose Zúñiga dijo...

A esas horas y en medio del mar todo se ve borroso. Lo que quedan son tus palabras de Mar. Gracias.
Bs