viernes, 17 de abril de 2009

soliloquio

Tu voz, mi voz que tiembla.
Tu voz en mi palabra.
Tu sencillo quehacer en mi palabra.
Tu sueño en mi palabra.
Tu pregunta dormida en mi palabra.

Callas en mi palabra
y mi palabra es tuya.
Y no encuentro palabras suficientes
para tanta palabra.

8 comentarios:

mar i tú dijo...

"Pero nos quedan
algunas palabras,
palabras de amor,
palabra de honor
en nuestras miradas.
También nos quedan
palabras de poetas
en el exilio,
en el destierro,
en las esquelas.
Pero nos quedan,
aún nos quedan palabras...., palabras."


Homenaje tadío, sentido y póstumo a "nuestra Mari Trini". Rebelde -con o sin causa- cuyas letras y música acompañaron y alumbraron nuestra juventud, recordada al hilo de este precioso poema.

Jose Luis Zúñiga dijo...

Palabras de amor
sencillas y tiernas.

Nos queda la palabra.

Pido la paz y la palabra.

Palabras se van marchando...

Y sí, "nuestra Mari Trini". Cada vez es más cierto que el poema lo acaba el lector.

Begoña Leonardo dijo...

Está claro que todo es palabra, sin ella estamos perdidos, no somos nada. Gracias.
Saludito.

Pdt:
Crecí con Mari Trini y le hice un homenaje en el blog de "Más allá de lo visible" cuando falleció, a lo mejor te apetece acercarte.

Begoña Leonardo dijo...

Que me he equivocado que el homenaje está en el de "Dad al aire mi voz", que estoy como una cabra.
Besos

Maritú dijo...

"Me gustas cuando callas porque estás como ausente,
y me oyes desde lejos, y mi voz no te toca.
...
Una palabra entonces, una sonrisa bastan.
Y estoy alegre, alegre de que no sea cierto."



"Para que tú me oigas,
mis palabras
se adelgazan a veces
como las huellas de las gaviotas en las playas
..."




"Ten una voz, mujer,
que pueda
decir mis versos
..."



"La voz a ti debida"

Voz, palabras, versos y silencios...que no acabe el poema

Jose Luis Zúñiga dijo...

Tomo nota, mar i yo, seguiré el poema con todos los poemas que caigan en mis manos sobre voces, palabras y silencios. Y será un poemario por sí solo. Sigue con tú con tus versos, mar i yo, mar i tú.

Jose Luis Zúñiga dijo...

Begoña, ya lo hice. Bonito homenaje.

Mar i tú dijo...

"Así como del fondo de la música
brota una nota
que mientras vibra crece y se adelgaza
hasta que en otra música enmudece,
brota del fondo del silencio
otro silencio, aguda torre, espada,
y sube y crece y nos suspende
y mientras sube caen
recuerdos, esperanzas,
las pequeñas mentiras y las grandes,
y queremos gritar y en la garganta
se desvanece el grito:
desembocamos al silencio
en donde los silencios enmudecen."

Muchos de los grandes han escrito al silencio. Me gusta éste, que probablemente conoces, de Ocatvio Paz: música, silencio...
For you, Zuñi guapo.