domingo, 28 de marzo de 2010

cambio de hora

.
Ahora que ya no sé si son la una
o las dos o la tres,
casi llena la luna,
casi domingo en rama;
ahora que te adormeces
mientras por la ventana
se filtran los efluvios del botellón cercano;
ahora, con el estruendo de la Eroica
corriendo por mis venas;
ahora, que ya te duermes mientras velo,
ahora,
precisamente ahora,
no quiero cambiar nada. Ni el horario.
Ya veremos mañana. Es decir,
hoy.

No descarto que quiera
cambiar todos los cambios que nos venden
con premeditación y alevosía.
Ahora, precisamente ahora
que no sé qué hora es,
tengo la sensación de que me están tomando
por idiota. Veremos.



18 comentarios:

santiago tena dijo...

ok, corre la voz: huelga de hora: no la cambiamos nadie, que se jodan

pásalo

Rafael dijo...

Pocas veces había sentido de una forma tan real la angustia de sentirse prisionero de los que fijan el tiempo, las semanas, el trabajo y los descansos, lo que nos ha de gustar y lo que tenemos que odiar, lo correcto y lo espurio. Lástima que nuestro enemigo no tenga rostro. Un abrazo matutino.

eloy dijo...

Somos los prisioneros de los mercaderes del templo, y además no tienen cara, como dice Rafael.
Contra ellos se recomienda utilizar la fina ironía que luces en el poema.

Hasta otra.

María Socorro Luis dijo...

Cuánta razón! Yo en mi reloj, sigo con la hora de siempre.

Eta muxus.

Leonardo dijo...

Veremos sî. Y a la muerte poco le importa.
Un abrazo a la hora de siempre

jorge dijo...

Aunque cambien la hora yo vivire exactamente las mismas.

Y eso es lo que me importa.

¿Son las dos o las tres?

Es igual.

Es ahora.

Vaticino que el cambio de hora se conculcara antes de un lustro.

Reflexiones de Emibel dijo...

Pues mira ahora exactamente son las 18.25h.
Muy buena tu entrada.
Un saludo.

Bletisa dijo...

No sé si son ya 30 años con esto del cambio de hora y jamás sé si es palante o patrás ajajajajaja.
Pero bueno, soy modosita y la cambio. ¡Total qué mas da!

Calipso dijo...

Yo pienso , y creo que mas de uno estará de acuerdo, que todos los años me quitan una hora de sueño, y a cambio me dan una hora de trabajo, y así estamos, que casi que me apunto a la huelga!!

:D

Un abrazo Zuñi

Jose Zúñiga dijo...

Ya lo hice, Santi. Ni flores.

Jose Zúñiga dijo...

Yo lo llevo muy mal, Rafael.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

... Por lo menos, un pequeño desahogo, Eloy.

Jose Zúñiga dijo...

Y yo, Soco. Pero como siempre, acabaré cambiádola.

Bss.

Jose Zúñiga dijo...

La parca no entiende de horas, Leonardo. Tampoco los abrazos.

Jose Zúñiga dijo...

Pues ojalá aciertes, Jorge, que a ti te dará igual pero a mí me descompone el gesto.

Jose Zúñiga dijo...

¿De ayer, de hoy, de mañana?
Gracias por tu comentario, Emibel.

Jose Zúñiga dijo...

Así me gusta, Ble, obediente como mandan los relojes.
Bs.

Jose Zúñiga dijo...

Así es, Paz, aunque , calro, luego nos la devuelven. El caso es volvernos majaras.