viernes, 18 de diciembre de 2009

poema a mares llenas

A Nares Montero

A mares,
mujer de los zapatos y los labios,
a mares rojos, abiertos en canal,
a mares dejo
mi palabra en su boca,
mis voces en la suya,
mi cabeza en sus dedos.

A sangre,
a la primera sangre se hizo el duelo,
mis libros exteriores fueron peces
de colorines
bailando en la pecera,
mi corazón sangraba
dulces gotas de leche.

A fuego,
me abandoné en la escala de los sueños
que eran mis propios versos renacidos.
Nuevo sonido
que penetró mis venas,
que se hizo nuevamente,
que trasmutó el ardor.

A Nares
le debo todo esto y algo más:
lo que me escribe ahora, en el sosiego
de este diciembre
que ya empieza a nevarse
con los versos que un día
recitará por mí.


Y Nares, ni corta ni perezosa, me responde como ella sólo puede hacerlo: a manos llenas, con estos versos:


Es un primor

A Jose Luis Zuñiga

Lo he intentado
lo juro

escondí el bombo
y los platillos,
las castañuelas,
las chácaras,
incluso el papel albal
y las bolsas de plástico
para no hacer ruido

pero el primor de los cascabeles
ah, esos no

guardé el silencio
de feria ambulante
el previo al aplauso
de boca cosida
con las agujas del carmín

pero ya no aguanto
lo juro
si he de recitarte
henchida
violeta y temblorosa
a quemarropa
que así sea

a mares en plena libertad
donde haga falta

vocalizaré tus verbos subversibos
desbrozaré verbos y adjetivos
y si mi lengua se entorpece
volveré a empezar

volveré a recitarte
donde haga falta
lo juro

No faltaremos a la cita.

4 comentarios:

Nares Montero dijo...

Zuñi, me engordas más que las navidades

Pero contigo no pienso hacer dieta!!!

Besos, como poco.
N

Angel dijo...

vaya dos, un abrazo.

ana sáenz dijo...

cuanta belleza hay en la poesía compartida

un beso

Montxu dijo...

Estoy de acuerdo con Ángel. ¡Jo! lo bueno del compartir.


Agur un saludo.