domingo, 1 de febrero de 2009

soneto a mí mismo / y 2

Estoy enamorado de mí mismo,hay tantas cosas
en mí tan deliciosas…
Walt Whitman
Me gusta dar la nota. No comprendo
cómo pude escribir ayer un canto
que acabó siendo un himno al desencanto,
un manifiesto inicuo, un vil remiendo.

Fue todo un desatino. No lo entiendo.
No estoy triste ni solo, tengo encanto,
doy cuanto soy, pero recibo tanto
que me paso la vida recibiendo.

Y una tarde de enero, enfurruñado,
me da por perpetrar un sonetucho
totalmente anacrónico, esquinado.

No me puedo quejar, soy más bien ducho
en el arte de amar y ser amado.
Es la pura verdad: me quiero mucho.

4 comentarios:

New Morning Light dijo...

Genial.

María Socorro Luis dijo...

Siempre se puede rectificar.
Y eso de quererse tanto, es estupendo.
Afectuoso saludo.

Jose Luis Zúñiga dijo...

Ni el primer soneto ni el segundo, amiga. Ya leerás lo poco que me quiero a veces.

Blu dijo...

Yo también te quiero.