miércoles, 25 de febrero de 2009

noches y gatos

Para alcanzar los besos que me has dado
y he dejado escapar
he recorrido las nubes más lejanas,
me he despertado sobre las azoteas
y he hecho el amor con gatos y fantasmas.

Encontré el beso que me diste ayer
triste y redondo sobre una chimenea:
lo guardé con cuidado en un bolsillo
y torné a andar.

Luego encontré diversos besos sueltos
sin duda errantes desde algunos meses.
Estaban algo viejos y temblaban
de miedo.

Un beso que me diste en el futuro
me llamaba a lo lejos.
Corrí hacia él, lo atrapé con los dientes
y los dos, beso y yo, te esperamos
durmiendo en un campo de estrellas.

2 comentarios:

María Socorro Luis dijo...

Aunque me temo que no te gustan los comentarios... te diré que este poema es 10 para mi gusto. El número uno de la lista de los que te conozco.
Saludos . Soco

Jose Luis Zúñiga dijo...

No me pirro por los comentarios, pero los agradezco. Soy de los que piensan que un poema no se acaba hasta que no lo lee alguien. Y a veces te llevas sorpresas.

Este blog lo escxribo a bote pronto y tal cual lo cuelgo. No tiene idea fuerza o cohesión alguna adrede. El poemario que de él salga, ya se verá. Y tú serás de las primeras

Un abrazo, Soco.