lunes, 3 de mayo de 2010

in principio erat verbum

.
No preciso de nieve cotidiana
para salir del fondo del abismo.
Mi luz es luz desde el momento mismo
en que atisba tu luz cada mañana.

Tú amaneces en mí, rosa temprana,
enésima potencia del guarismo;
tus ojos son Jordán de mi bautismo,
son tus labios mi edén y mi manzana.

Sierpe querida, fuerza prodigiosa
que iluminó la noche más oscura
y otorgó nombre propio a cada cosa:

tú me hiciste cual soy, temblor, anhelo,
artesa y verbo, simple criatura.
Tú eres mi creador, mi Dios, mi cielo.

48 comentarios:

Sofía Serra Giráldez dijo...

Hermoso homenaje al Verbo, y quñe gustazo casi depertarse con un soneto...me encanta el latín del título además.
MUAAC

José Antonio Fernández dijo...

Me uno al comentario anterior. Ahí queda todo dicho.La importancia de la palabra. ¡Cuánto juego da!!
Un saludo.

Psique dijo...

Y con cada día renace una luz nueva.
Abrazos.

Mayte Sánchez Sempere dijo...

Cómo me gusta lo de "artesa y verbo"... bueno, todo, pero esas dos palabras me resultan tan sugerentes así juntas: el pan y la palabra, lo imprescindible, lo necesario.

Besos.

Bletisa dijo...

Vaya sonetazo que te has marcaooo ¿eh Zú?
A-no-na-da-di-ta me ha dejado señor maestro.
Es precioso y perfecto.
Envidia me das.
Muaccc.

María Socorro Luis dijo...

Por destacar algo:

"son tus labios mi edén y mi manzana"

Ta muxus.

Manolo Jiménez dijo...

Hoy como en la Edad de Oro, nada que envidiar a aquellos sonetos.

Abrazos.

Rafael dijo...

El Evangelio de Juan es una obra que me fascina (como a muchos otros) y su comienzo especialmente. Este soneto tuyo tiene el tono, el misterio, la transcendencia que cabría esperar del título. Quien a mucho se atreve, mucho gana (si sabe, como es tu caso).
Un abrazo.

Jesús Contreras dijo...

Me alegro mucho de la existencia del 'Verbo'. Todos somos 'Verbo'.
Pero hoy me siento un poquitín Silencio.

Un saludo, Jose.

jorge dijo...

Hombre afortunado:

Por ser capaz de hacer este soneto.

Por tener cerca a su prota.

ana sáenz dijo...

tus sonetos siempre me dejan un sabor dulce

y un beso

Los triciclos lunáticos del jardín frutal dijo...

Lo que se escucha detrás del viento nadie lo sabe, pero lo que se escucha por sobre el anhelo, la criatura del anhelo, cosa rara, sí que se escucha, mientras mantengamos los ojos abiertos.

Hablando de edén, tu edén, y la manzana, tu manzana... las torres de manzanas verdes se han ido por ahí, rodando, quién sabe... sólo dejaron cáscaras, y son éstas.

Un burbujeo.

Reflexiones de Emibel dijo...

Te queda muy bien este traje místico que te has vestido hoy.
Un abrazo.

emilio dijo...

Y como el verbo se hizo carne... menudo manjar en tu mesa.

Gran amor destila.
Un abrazo.

alfaro dijo...

El Dios palabra.Palabra luz. Y hasta podría ser palabra Eva, por la manzana.Palabra desde el principio.
Un abrazo.

ANTONIO MARSET dijo...

Tendré que aprender, un soneto es un reto. Intentaré escribir. Me has dejado con la miel en los labios y el lápiz a punto de escribir. Ya te diré si soy capaz. Felicidades.

mis largos pies dijo...

Que precioso:

fuerza prodigiosa
que iluminó la noche más oscura
y otorgó nombre propio a cada cosa

lo leo otra vez más y me voy a la cama - que ya es hora!

Julia Ester Cerles dijo...

Sumamente sugestivo el título. Y el cuerpo le hace honor. Hermoso tu modo de hilvanar palabras. Me gusta mucho.

Delgaducho dijo...

Absorto una vez más ante tus letras, sencillamente gigantesco.

paparruca dijo...

La biblia en verso. Bello soneto.

Maria Sanguesa dijo...

Buen soneto, de corte nerudiano, rima blanca y métrica desencorsetada... esto es lo que se llama construir un mundo propio (de a dos). Precioso. Besos.

Jorge Torres Daudet dijo...

Un bello soneto dedicado al sentimiento más poético: el amor.
Un fuerte abrazo.

Leonardo dijo...

¿Canto al amor? ¿Canto al verbo? Tal parece que hay indecisión en la lectura. Me sorprende el comienzo, la nieve cotidiana, así como la enésima potencia del guarismo. "artesa y verbo", esto me gusta. Has atrapado una lagartija sin que se le caiga la cola!
Un abrazo

Pep dijo...

La leche tío.

Jose Zúñiga dijo...

Gracias, Sofía. Me quedó evngélico el título, sí.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

La palabra, la creación: me dijeron y nací, José Antonio. Esa es la idea.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Y una palabra nueva, Psique.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Artesas para recoger todos los verbos, Mayte. Si supiera, sacaría una fotografía, pero no sé, así que me conformo con el soneto.
Bss.

Jose Zúñiga dijo...

Que no, Ble, que tú no te anonadadas por nada. Pero me gusta que te guste, que soy muy vanidoso.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

El deseo, la felicidad, el castigo. Ahí es nada.
Bss.

Jose Zúñiga dijo...

A mí también me fascinó siempre este comienzo, Rafael: cómo el verbo es lo primero. Y sobre esta fascinación convertí al amante en algo creado por la sola palabra de la amada. Que solo vive en, por ella.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Me inquieta ese silencio, Jesús.

Jose Zúñiga dijo...

Muy alto me pones el listón, Manolo. Gracias.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Lo soy, Jorge. Aunque a veces mi prota se rebele con tanto soneto.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Y yo me alegro mucho de que te sepan bien, Ana.
Y beso

Jose Zúñiga dijo...

Alta torre de manzanas, no dejes cáscaras: vuelve al amor o al anhelo, es mejor.

Jose Zúñiga dijo...

No sé si místico, Emibel. Con sabor a manzanas sí. Y su punto evangélico, que hay metáforas ya escritas que siempre retornan.
Bs.

Jose Zúñiga dijo...

Sabio comentario, Emilio.
Compartamos festín.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Lo dejamos en palabra Eva, mj? Que lo teológico me supera.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Serás capaz, Antonio, ya lo creo. Todo es ponerse.
Gracias por tus palabras. Un abrazo.

Jose Zúñiga dijo...

Feliz si te fuiste feliz a la cama, largos y sensibles pies.

Jose Zúñiga dijo...

Gracias, Julia. Tus palabras me alientan.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Gracias, delgaducho, pero no te quedes absorto en exceso, que luego ya se sabe.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

La biblia en verso o en arameo es otra cosa, paparruca. Esto es un versículo.
Gracias y bs

Jose Zúñiga dijo...

Se hace lo que se puede, María, a veces sale y otras no. Por lo que veo en los comentarios, éste salió. Y me animan a proseguir por derroteros que, ciertamente, no son sencillos. Sobre todo, esa fluidez a la que te refieres.
Bueno, que me he hinchado como un pavo.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Gracias, Jorge, seguimos intentándolo.
Un abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Leonardo: te traigo aquí estos versos de Ángel González:
"Yo sé que existo
porque tu me imaginas".
Al leer tu comentario, creo de forma consciente o inconsciente es lo que he querido decir. De ahí la indecisión: amor y verbo están al mismo nivel.
Nieve: coca (no -cola, sino .ina)
Enésima potencia: no soy de ciencias, pero me suena que tiende al infinito. Vaya, no suelo explicar mis versos (ni puedo muchas veces), pero esta vez me apeteció.
Que las lagartijas, o sus colas, sigan coleando.
Un abrazo.

Jose Zúñiga dijo...

En polvo, Pepe.