viernes, 28 de mayo de 2010

Da Vinci

.
Si fuera mar te comería,
si alforja cargaría
con todos tus despojos,
si fuera estrella
muriera no contigo,
por ti,
y seguirías viendo mis destellos,
si tuviera que hacer algo insensato
—más de lo que ya hago—,
lo haría sin dudar,
comer tu cuerpo,
beber tu sangre en cáliz
y dejar que pintaran
el cuadro de mi vida
y luego lo llamaran,
no sé, La última cena,
si acaso tú volvieras
me encontrarás desnudo,
todo un cuadro
mi desnudez desnuda,
quién, dime, quien sabrá
por dónde anda
ni por dónde anduvimos.

Tú, yo, tampoco
te rebelas,
tú eres mi sangre,
tú nada sabes,
tú mi agonía,
tú mi despecho,
tú mi alborada
y mi campo en barbecho,
mi sufrimiento tú,
mis calenturas tú,
tú, tú, tú. Tururú.

Y ya no lo recuerdo.
Ritorna vincitore,
dijiste. Ya no has vuelto.

39 comentarios:

ZenyZero dijo...

A quienes nunca se van aunque se fueron. Y todas las cenas son últimas... llegado el momento.

Un abrazo
Chuff!!

alfaro dijo...

Iba con mi lectura muy en serio, hasta que llegué a 'campo en barbecho', ay, me rechinan estas dos palabras, no me gustan..., me paro, releo, sigo de un tirón y a partir de ahí ya me río, tururú, ritorna, ritorna.
Es muy bueno. Y creo que es un poema para ser leído en voz alta.
Un abrazo.

Adolfo González dijo...

Continuando con lo que dice Alfaro, añado que deberíamos escribir todos los poemas para ser leídos en voz alta, aunque sea en verso libre, hacer que no se pierda la lectura de oído, pues además tan sólo por el sonido la lengua se hace viva y, en consecuencia, nosotros cuando no estemos aquí...
Creo que hay una equivocación muy idiota en insistir con la escritura de poesía meramente literaria, con la que se lee en voz baja porque no tiene musicalidad. Yo acabo de leer un soneto de Unamuno que me dio un respingo, porque me di cuenta de que está vivo.

Mañana empezaré a publicar lo que te dije: ya estoy en ello, con seguidillas, jeje.

víctor (el gato estepario) dijo...

Es un poema pasional pero alegre. A medida que avanza resurge el humor casi a lo Groucho Marx. Y eso es impagable sobre todo en el gremio lírico.

Es, como se ha dicho, muy apropiado para recitarse. "ESCRIBIR PARA SER LEÍDO EN VOZ ALTA", quizá lleve razón Adolfo, pero aún no esoy convencido del todo. Todavía me faltan suficientes razones, jeje :)


ABRAZOS.

Adolfo González dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Adolfo González dijo...

Gato, no pretendo convencer, sólo vivir.

Sí te comento que siempre he leído la poesía en voz alta, aunque a veces -y cada vez más- es como si te hiciesen una aguadilla o te tapasen la nariz. A mí me parece básico leer en voz alta para un poeta. Ya me di cuenta por mí mismo, hace mucho, de que es así como debe ser. No soy quien para aconsejar a ninguno, pero sí recomiendo siempre a la gente que me pregunta que lea en voz alta.

La lengua es una gran ilusionista y en la vida cotidiana, con el habla vulgar, no nos damos cuenta de las ilusiones de sentido que crea y de las confusiones que se dan. "Yo" no es ninguno: es, simplemente, yo, el hecho de decir "yo". Si no dices "yo" eres lo mismo que Nadie, un ser -si es que uno es- sin nombre.

No busco que me des la razón, pero sí te puedo decir las razones que me llevaron a comentar antes eso tan por encima:

Leyendo a muchos poetas muertos no es la primera vez que me pasa eso que me pasó antes con Unamuno, que, de este lado, es de los muertos más vivos e inteligentes que hay. Como él, hay unos cuantos. Pero otros, la gran mayoría, en un sentido etimológico, son tan idiotas como lo fueron de vivos.

EL SONIDO ES LO QUE HACE VIVIR A LA LENGUA. LLEVADO A LA ESCRITURA: LO ESCRITO EN LAS PÁGINAS DE UN LIBRO, ESTÁ MUERTO, SON LETRAS QUIETAS, LETRAS QUE NO SE MUEVEN, QUE NO RESPIRAN, PERO, CUANDO SE LEE EN VOZ ALTA, CUANDO SE HACE ORAL, ESAS PALABRAS REVIVEN CON EL SONIDO, SALEN AL AIRE Y, POR TANTO, SALE LA SUSTANCIA DEL SER VIVO QUE LAS ESCRIBIÓ EN ESAS PÁGINAS, REVIVE EN CIERTO MODO. QUÉ MENOS ENTONCES QUE REVIVIR CON RITMO Y MUSICALIDAD, APROVECHANDO ESE PRODIGIO PROPIO DE LA POESÍA.

Abrazos a todos. José, nada tengo que decirte del poema.

Vaya horas intempestivas de dejar un comentario. No me deja dormir un mosquito que se me coló por la ventana y me rondaba la oreja. Y no quiero matarlo, pero no se va el cabrón, oyes.

Anonima Mente dijo...

El le espera para ese último momento, y es capaz deconvertirse en todo lo bello...
muy bonito, pasional, y alegre, este verso.
Un saludo

Paloma Corrales dijo...

A mí me encanta, anoche cuando lo leí, hice caso a Adolfo, no sólo lo leí en voz alta sino que lo grabé en el telefono (una anda escasa de medios) y ciertamente el resultado es fantástico; es alegre, tiene ritmo y es precioso.

Tururú ;-)

mis largos pies dijo...

Es precioso y divertido (como tú, diría si te conociera). Tururú. Feliz día.

Begoña Leonardo dijo...

Ay, si Leonardo levantara la cabeza, aunque aquí estoy yo que soy de la familia, jejeje...
Al principio me envolviste, luego me despistaste y finalicé muerta de risa. Maestro, cuando lo recites será un éxito rotundo.

Te beso

Calipso dijo...

;) tutu tu tururu, iba yo tomandome en serio el mar y las alforjas, y eso de morir por ti o contigo y beberte los destellos, y tururu :) me encantas Zuñi, este poema, tiene un poco de todo lo genial que hay en ti.

Un abrazo grande

Manolo Jiménez dijo...

Perdurar es más complicado de lo que parece. Con hacerlo una sola vez en una sola persona creo que se está cerca de la inmortalidad.

Y, desde mi humildad, creo que la poesía que no "se escribe" para ser leída no merece el nombre de poesía. Tal vez algo parecido.

Abrazos.

Adolfo González dijo...

Bravo, Paloma! No por hacerme caso a mí, que no doy órdenes, sino por darte ese placer. Con la lectura en voz alta, una parte del cerebro se nos impregna del ritmo poético. Y así es como luego sale a la hora de escribir tu propio ritmo. Además, el caso de José es ejemplar en cuanto al ritmo, porque no sólo sabe de ritmo poético y de cosas de la vida, sino también de música.

Manolo: no se trata exactamente de inmortalidad o de posteridad lo que yo digo. A mí la posteridad no me importa en absoluto. Se trata de que el lenguaje no se me muera, que siga siempre vivo, porque a mí lo que me gusta y me importa -y por lo que me esfuerzo- es la vida.

Jesús Contreras dijo...

Tururú, tururú.
Una cena muy apetitosa. Lástima no haberla siquiera.

Saludos;

Maria Sanguesa dijo...

Cómo se nota que cantas, tiene una música estupenda, y tu salida irónica me parece genial. Me he quedado con el tururú, algo que tenía olvidado, pero que puede ser una buena respuesta para situaciones incómodas... un abrazo.

paparruca dijo...

Pensé que iba de códigos. Bueno, a lo mejor no estaba tan equivocada.

jorge dijo...

Ese ya no has vuelto final no se si me deja reirme.

¡Ah! Tu tambien eres de los que hacen insensateces. No sabia que jugabamos en el mismo equipo.

Jose Zúñiga dijo...

Ya se sabe, Zen, de grandes Zenas están las sepulturas llenas.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

jiji, ahí justamente empieza el quiebro, mj. Ya sabes que me gusta girar al final.

Jose Zúñiga dijo...

Adolfo: como veo que tiees mucho escrito por aquí te dejo para luego, jeje, que algo habrá que refutar o no.

Jose Zúñiga dijo...

Ceo que más alegre que pasional, Víctor. Y sí, lo dice Alfaro, lo dice Adolfo y lo dices tú y lo dice más gente: leído en voz alta gana.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Aunque no volvió, tururú, anónima.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Tú ya lo sabes, Paloma, pero no el personal: me ha gustado mucho esa grabación que me has mandado y que no sé cómo poner aquí. Hermosa voz, por cierto. Y desde luego gana el poema. No hay color.
Bss

Jose Zúñiga dijo...

Gracias, largos pies. Puede que sea divertido (yo), pero precioso no, jeje.
Bss

Jose Zúñiga dijo...

Eso es jugar al despiste, Bego, que me gusta mucho. Y, puestos a escoger, prefiero tu Leonardo, hale.
Achuchón

Jose Zúñiga dijo...

Genial o no, Paz, que más bien no, el caso es que sí, este poema en tono menor es muy mío.
Bss

Jose Zúñiga dijo...

Pienso como tú, Manolo: la poesía se escribe para ser leída. Del resto de reflexiones, luego hablamos.

Jose Zúñiga dijo...

Siquiera olido, Jesús? Te invitaré al próximo banquete, nunca es el último salvo una vez.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Pues un tararí para ti, María, gracias por reír conmigo.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Pues un tararí para ti, María, gracias por reír conmigo.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

No lo estás, paparruca, aquí hay mcho código secreto.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Ya te digo, Jorge: en la mismísima selección de insensatos.
Abrazo

María Socorro Luis dijo...

Aunque tarde te digo que me parece fantástico. Muy de ti.

Ta muxu

Jose Zúñiga dijo...

Bueno, Adolfo, pues para no tener nada que decir del poema has dado un buen repaso. Y menos mal que, finalmente, no tengo que emplearme a fondo, como pensaba, ya que finalmente veo un consenso generalizado. En efecto, yo no concibo la poesía si no la vinculo de forma indisoluble con la oralidad. Así nació, y así fue transmitida boca a boca durante siglos. Y el lenguaje, cualquier lenguaje, tiene su propio ritmo (dicen que el castellano tiende a los octosílabos, he leído ejemplos al respecto y es cierto, pero no voy a extenderme ahora). Puede ser verso libre, verso blanco, verso larquísimo, hasta prosa. Da igual: tiene que tener ritmo.
A mí también me gusta leer en voz alta; y escuchar poemas leídos por otros, algo que ahora está vivendo un fértil renacer: y ahí se nota cuando se atragantan los versos. Se nota mucho, pierdes la atención.
Naturalmente, no renuncio a leer para mis adentros, en la soledad de mí, a la sompra de un castaño o la orilla del mar: hay que degustar la poesía, interiorizarla,pensarla, leerla, releerla, revivir al poeta. Por eso los llamaban inmortales, como a los dioses. Siempre están en alguien.

Pues eso.

Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Nunca es tarde, Soco, es la servidumbre de la dichosa entrada diaría que algún día tendré que dejar, que vaya oesadez no ya para mí, sino para los lectores.
Sí, es muy mío, jeje.
Bss.

Jose Zúñiga dijo...

Eh, Adolfo, me olvidaba: espero esa seguidilla pluma en mano para darte la réplica.

mis largos pies dijo...

eso me pasa por hablar sin conocer, si ya nos lo decían en el cole. En fin, lo de divertido sí. Feliz noche de viernes.

Jose Zúñiga dijo...

Bueno, mis largos pies, puede que también tenga algo de precioso, jeje.

mis largos pies dijo...

no te decides Zuñiga!
y feliz recital Batania esta noche, que veo que ha traído cola, qué sean la poesía y los corazones amables los que se llevan la palma. Un abrazo.