martes, 18 de mayo de 2010

casi pienso

.
Soy tan sencillo que uso bombillas en lugar de velas.


La última vez que fui al médico me equivoqué de tanatorio.


El subsuelo está bajo tierra. El súbdito también. La guillotina, no.

32 comentarios:

Adolfo González dijo...

Me encanta la segunda frase. Te animo a que frasees más, al tuntún, de vez en cuando, pues tienes el ingenio y la actitud juguetona de donde salen chispazos que hacen poema como este, que me gusta pero se me ha hecho un poco corto o me ha dejado con sed: me gustaría haber leído 10 frases más en este plan. Otro día seguro que me concedes ese deseo. A veces no encuentro nada más satisfactorio que ponerme a escribir al tuntún, a lo que salga, sin orden, dejándome llevar. Danos más ingenios de estos otro día, anda. Abrazo.

alfaro dijo...

Quien tiene una idea tiene una bombilla, no? ¿o es al revés? Así que de luces..., mires por donde lo mires vas sobrado, seguro.

Un abrazo muy grande.

jorge dijo...

Yo solo uso velas cuando tengo aviesas intenciones.

La segunda frase me parece genial. Por eso debe ser que no hay manera de llevarme al medico.

Como me gusta el sol, pero nada la guillotina tendre que estar todo el dia en las nubes.

Paloma Corrales dijo...

¡¡Genial!!

Me llevo tus casi pensamientos a dormir ;-)

Beso.

Sofía Serra Giráldez dijo...

...sólo muere la soberbia...:)

Me gusta como "casi" piensas...

Un beso

Montxu dijo...

Siempre tan lúcido, ¡Que bárbaro!. ¡haaala, lo que te he llamado!

Me gusta la última.
El subsuelo,
El súbdito,
La guillotina (el motivo)

Un abrazo.

☆Vale dijo...

La guillotina...
en su día qué gran idea...para unos politicuchos :)

Rafael dijo...

Este estilo casi de greguería me gusta mucho. Creo que hace tiempo te hablé de un libro de Ramón Gómez de la Serna, El doctor inverosímil. No me acuerdo si me dijiste que te gustaba; a mi me da la impresión de que te debe de encantar. Esta entrada tuya me lo ha recordado.
Y no sé si tu condición norteña (como la mía) ha influido en el título, porque "casi pienso" puede tener dos sentidos, al menos para los que recordamos haber tenido vacas en la casa familiar de niños.
Estoy con Adolfo y con Jorge en que la segunda frase es la que más me gusta. Y lo de la guillotina... el comentario de Vale me ha hecho recordar que la guillotina fue un invento misericorde, destinado a aliviar el sufrimiento de los decapitados, ya que cortar con la cabeza con un hacha solía implicar (en contra de lo que sale en las películas) más de un golpe. Con la que está cayendo no sé si algunos no se plantearán que a guillotina debería ser desterrada... por blanda. Un abrazo.

José Antonio Fernández dijo...

¡Muy buenos pensamientos!!. Como comenta anteriormente Adolfo (que sepa desde aquí que le leo siempre, aunque no admita comentarios)te animo a que construyas más. Son frases afiladas.
Me han gustado mucho.
Saludos.

eloy dijo...

Versos cortantes, como la guillotina. Como Adolfo González me quedé con ganas de más.

Abrazos casi sin pensar

Jose Zúñiga dijo...

Lo haré, Adolfo, relaja este ejercicio.

En cuanto a la longitud, dudé: en realidad, cada frase debería ser una entrada distinta, pero me pudo más la tendenca al poema frente al
microrelato. Lo tendré que pensar.

Y gracias por el consejo.

Jose Zúñiga dijo...

Jorge: touché!

Jose Zúñiga dijo...

Se me encendió una lucecita, mj: me sobran muchas cosas, pero de sobrao nada.

Jose Zúñiga dijo...

Espero que hayas despertado sin oesadillas, Paloma.
Bs

ana sáenz dijo...

a veces casi mejor no pensar tanto y dejarse llevar un poquito más

y un beso

Manolo Jiménez dijo...

También a mi me ha recordado las greguerías.

Es difícil condensar en una frase ingenio y tino.

Abrazos.

Jose Zúñiga dijo...

Pues que no me atrevo a decir que pienso... luego existo. Porque aemás no me lo creo, Sofía.

Jose Zúñiga dijo...

Las asociaciones de ideas llevan a estas cosas, Montxu.
Un abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Ay, Vale, me imagino un París sembrado de cabezas. Cuántas deberían rodar ahora (sin cortarlas, que no spy violento)
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Gracias por tu reflexión polisémica, Rafael, yo no había caído en esa acepción pero me viene al pelo con tanto pesebrero como pulula por ahí. Creo que me la voy a apropiar para esta serie (si hay serie, claro).
Recuerdo tu referncia a Ramón Gómez de la Serna y El doctor inverosímil, quedé en buscar ese libro y leerlo, pero no lo he hecho aún (buscarlo), a ver si saco tiempo.
Abrazo

María Socorro Luis dijo...

Casi genial, como tú: casi perfecto, beti bezala...

Ta muxus.

Maria Sanguesa dijo...

Dominas el arte de decir mucho con pocas palabras. Releyendo, no sabría decirte qué parte me gusta más, porque todas tienen su miga. Sencillamente, genial. Abrazos.

Begoña Leonardo dijo...

Lo que irradias querido maestro, no necesita de ningún artilugio moderno, pienso yo... jejeje

Besítos

Jose Zúñiga dijo...

Lo intentaré, José Antonio, aunque estas cosas ya se sabe, sobre la marcha.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Geacias, Eloy. Buen síntoma si alguien se queda con ganas de más. jeje.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Por eso no lo hago, Ana, me quedo en el casi.
Y bs.

Jose Zúñiga dijo...

"El agua con alcachofa" sabe azul". Me gustan mucho las greguerías, Manolo, aunque las veo con un peso medernista que yo no manejo aquí.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

En todo "casi", Soco. Menos en el afecto, que es entero.
Muxu.

Jose Zúñiga dijo...

Creo que eso es a lo que debe aspirar todo aquel que escribe, María: a decir con lo mínimo.
Bss.

Jose Zúñiga dijo...

Qué horro, Bego, cuanto menos artilugios mejor. Sobriedad ante todo.
Achchón

Rufino U. Sánchez dijo...

Genial, simplemente genial.

De joven quiero escribir así.

Jose Zúñiga dijo...

Este es el aprendizaje para los micros, Rufino, tú ya los dominas bien.
Abrazo