lunes, 10 de mayo de 2010

llueve en algún lugar

.
Ahora la lluvia el asco limpiará,
limpiará de malezas los caminos,
de sangre las gargantas,
harapos malolientes serán pasto
de lluvia, limpiará
ahora la lluvia todo el asco,
se llevarán sus aguas torrenciales
pueblos enteros, miserables,
como Madrid o Nueva York.





36 comentarios:

Manolo Jiménez dijo...

Ojalá fuera verdad, ojalá.

Abrazos.

Sofía Serra Giráldez dijo...

Lo mismo digo...Ojalá

Paloma Corrales dijo...

Uf, se me queda un perfume de triteza mezclado con desesperanza y angustia.

Un beso.

Voltios dijo...

al final, maestro, logras o superas el propósito del año pasado, a poema por día.

el poso triste no te abandona.

Jesús Contreras dijo...

¿Madrid y Nueva York son miserables? ;-)
Son ciudades preciosas, ¿no?

Un saludo.

COMUNERO dijo...

Uff... se me ha quedado grabada la palabra ASCO. Uff, parece como si hubieras tirado un cubo de grasa y todo lo que tocaras manchara.

Lo siento. Un abrazote:
AAAUUUMMMMFFFFFFFFFFFF

jorge dijo...

Limpiar el asco, que llegue la lluvia pues. Abro la muralla.

Que desaparezcan Madrid y Nueva York, esos pueblos que tantos buenos ratos me han proporcionado. Cierro la muralla.

Gladys Pacheco Leiva dijo...

Que buen escrito me hizo gracia,
tanto poder de la lluvia.
Un abrazo.

José Antonio Fernández dijo...

Más que lluvia sería necesario un buen chaparrón de agua bendita o mucho Fairy. Parece que el Fairy es como la Aspirina, cada cierto tiempo le encuentran propiedades nuevas. Lo último es que va muy bien pulverizado con agua para los bichitos de las plantas. Es en serio, eh...
Para lo que ds un poema, en fin.

Los triciclos lunáticos del jardín frutal dijo...

No hay nada más bello que oír la voz de la lluvia asomando su boca sonora al mundo. Cuando estás en tu casita, ahí en tu lecho, escuchando un poco de música bajo la sensación de un buen libro, y las gotas golpean por la ventana, como si te dijeran que están presentes, y que allá afuera está el mundo vistiéndose de agua, y que también (están) las necias colas de los que usan paraguas como la vanidosa idea estúpida de no mojarse. En todo sentido va...

Yo creo que está bien que la música de la lluvia se revele y devore a Madrid y a New York, más aún a NY...

Lo que la lluvia nos dice no es tan simple:

"pasan los años y la verdad es que el mundo aún no me entendió cuando le lloraba"

dijo la lluvia un diez de agosto, quién sabe porqué, ni siquiera el gran Freud de la lluvia lo sabe.

EN FIN.
Yo digo que la lluvia es música inédita (los beatles lo saben)

Abrazo de lluvia ruidosa.
Agus.

María Socorro Luis dijo...

A mí me encanta la lluvia ...
Por lo menos, que no nos lleve la sonrisa,

Muxu euritsu...

Maria Sanguesa dijo...

Ojalá existiese una lluvia como la de tu poema, limpiadora, renovadora y hasta redentora... para las capitales, las ciudades, que simbolizan la vanidad y la soberbia humanas... Besos.

Marisa Peña dijo...

Pues eso, que llueva, a cántaros, y se limpie tanta podredumbre...Un abrazo

Jorge Torres Daudet dijo...

No sería malo que se llevara las miserias, sólo las miserias; pero, a veces, se lleva algo más, que trae más miseria.
Un abrazo.

Jose Zúñiga dijo...

Ojalá que llueva café, se me vino a la cabeza JL Guerra y algo tiene que ver, Manolo.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Tiene que llover, Sofía, tiene que llover, tiene que llover...
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Lo escribí con rabia, Paloma, y eso que no soy nada rabioso, jeje.
Bss.

Jose Zúñiga dijo...

Eso parce, volti, pero ahora que no me oye nadie te diré que estoy agotado. Un día de estos pongo el cartel de cerrado por descanso y me dedico a organizar el material en un lobro, que falta hace.
Como le digo a Paloma, en esta ocasión hay más rabia que tristeza.

Jose Zúñiga dijo...

No sus suburbios, Jesús, al menos los de Madrid. Los NY ni los conozco, dicen que no son nada recomendables.
Son deliciosas ciudades para ciudadaos deliciosamente vip.

Jose Zúñiga dijo...

No lo sientas, Comu: asco, esa es la clave.

Jose Zúñiga dijo...

Viva Quilapayún, Jorge. No dudo de los momentos deliciosos que te hayan podido proporcionar nuestrs queridas urbes, pero pregunta en Sanchinarro. O en Harlem.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Cuendo caen gotas, la llvia es deliciosa, Gladys. Cuando se conviere en torretera es la furia desatada. Yo hou pedía furia.
Bs.

Jose Zúñiga dijo...

Muy bueno lo tuyo, José Antonio. Sí, para eso da un poema, protestar, no sólo para mar.
Abrazo.

Psique dijo...

Pues que llueva, que llueva!

Jose Zúñiga dijo...

Qué tal, Agus. Decía Machado:

"Una tarde parda y fría de invierno.
Los colegiales estudian.
Monotonía de la lluvia en los cristales".

Comparto esas reflexiones tuyas acerca de la lluvia, la confortable, la que se escucha tenue detrás de los cristales, siempre me ha producido melancolía pero de la buena. Sobre lo paraguas, más: los odio. Me gusta también la lluvia en el mar mojándome entero con salado y dulce.

Me decían de niño que la lluvia eran lágrimas de los ángeles. Yo hoy la quise ver como bomba de neutrones. Y sí, más sobre NY. Por mucho que me guste "Cantando bajo la lluvia"

Abrazo.

Jose Zúñiga dijo...

A mí también me gusta, Soco, pero según y como. Desde luego, mucho más si viene en forma de besos lluviosos.
Ta muxu

Jose Zúñiga dijo...

Por ahí va, Naría, justo por ahí.
Bs.

Jose Zúñiga dijo...

Me has recordado una vieja canción de Pablo Guerrero, Marisa: era en otro contexto, pero de intención similar. A cántaros.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Es cierto, Jorge. Aunque esas miserias, esas que se llaman catástrofes humanitarias no sé muy bien por qué, pasan mucho más a menudo en Ecuador o Haití, por ejemplo. Tampoco sé por qué.
Abrazo.

Jose Zúñiga dijo...

Que llueva, que llueva
la virgen d la cueva..."

Me acabo de dar cuenta quehoy mis comentarios están llenos de referencias musicales, psique.

Bs

mis largos pies dijo...

De momento la lluvia sólo se lleva las casas de los pobres en los cerros en el Cuzco, o las de los más pobres -si cabe- debajo de los puentes de los ríos en Manila. Veremos lo que pasa después de este poema, ojalá se lleve el asco.
Un abrazo.

Jose Zúñiga dijo...

Todo el asco, la de los pies largos, aún a riesgo de que paguen justos por pecadores. No sé, sólo creo en la lluvia vivficanre.
BS

alfaro dijo...

La lluvia lo limpia todo, excepto la lluvia ácida que solo se limpia a ella misma.

me encanta este poema, vaya final, pueblos como N.Y. o Madrid, 'miserables'.

Acabo de enviarte la dirección de la traducción de las canciones por email...

Montxu dijo...

Prefiero un "tsunami" rápido, que sea rápido.


Un abrazo zúñiga

Bletisa dijo...

Pues que llueva Zú hasta que todo quede como nuevo.
Que no te falte la alegría.
Un beso.

Jose Zúñiga dijo...

Eso, que nunca falte, Ble. Llueve o salga el sol.
Bs.