domingo, 10 de enero de 2010

carta a una conocida


Te escribo porque está nevando y además es domingo en Madrid,
no sé en Roma o Hamburgo, aquí es domingo de tomo y lomo
y con todas las de la ley y demás circunstancias del caso
que no hacen sino agravar el paso de las horas que resbalan.
¿Recuerdas como resbala el sudor en mi espalda?,
pues así , cosas del calendario o del vocabulario,
me pregunto por qué el domingo tiene que llamarse
domingo y no viernes por decir, o gato, o saco o roto,
lo de las convenciones sociales es lo que tiene, pero bueno,
es domingo y te escribo por eso y porque nieva y qué otra cosa
puedo decirte, la situación es extrema,
las calles siguen llenas de gente, se han lanzado
al asalto de la perfumerías en pleno exceso de protuberancias,
hace un rato leía a Robert Waltser pero ya no,
he salido por piernas por si las moscas, y los gatos
en su callejón que ni maúllan, dime,
¿qué tal te va, ¿te queda piel, sombrero?, ¿tienes hambre?

Te escribo a ti, preciosa, a nadie más, a ti que mereciste
ser llamada virgen entre las vírgenes, comparto cada trago
de abismo con el profeta aquel de los leones
y contigo, no pienses que estoy triste porque nieva,
no pienses que me voy a tirar por la ventana,
se me olvidó decirte, ayer
me quedé manco por culpa de unos tristes
muertos que maté primero pero luego no,
entonces cuando recibas ésta espero que estés bien,
y ya está todo escrito, estaba escrito,
no sé por qué te escribo si ya todo está escrito.

Duerme mucho. Te llamo un día de estos, cuando escampe.

10 comentarios:

ana sáenz dijo...

una carta de domingo que es pura poesía y una estampa de nieve que resuma melodía

besos nevados

Rafael dijo...

Hola, amigo Zúñiga:
leyéndote se me ocurren cosas raras. Leyendo esta carta tuya me ha venido a la cabeza "El doctor inverosímil", de Gómez de la Serna. Bien mirado no sé si tiene mucho que ver con la carta que has escrito; pero el caso es que hacia meses que no pensaba en tal libro y al llegar a la parte final de tu carta se me ha hecho presente. Hay algo ahí que me lo ha recordado.
Y aprovecho para preguntarte por él, porque a mi me parece un libro extraordinario y, sin embargo, no encuentro mucha gente con la que hablar de él.
Un abrazo.

Jose Zúñiga dijo...

Ay, Rafael, pues conmigo tampoco vas a poder hablar de ese doctor, porque ni idea, no recuerdo haberlo leído, ni siquiera tenerlo entre ese montón de libros por leer o leídos a medias. Ya me dejas con la intriga, así que si me das más datos te lo agradeceré.
Es muy grande que te ocurran cosas al leerme, en serio.
Un abrazo.

Jose Zúñiga dijo...

Gracias, Ana, al fin me animé a colgar también laguna foto, creo que la ocasión lo merecía.
Besos calurosos.

la palabra en cierne dijo...

Las cartas no se tiran pero se pierden. Con ésta no ocurriría.

ZenyZero dijo...

Está demostrado científicamente que cuando nieva en Madrid en Hamburgo es lunes, lo dicen las estadísticas. Y también que hay más asaltos a las perfumerías. Quizá tu amiga no lo sepa.

Un abrazo
Chuff!!

Jose Zúñiga dijo...

Ojalá, amiga, tuve en cuenta tus nevadas.

Jose Zúñiga dijo...

Interesante información la que me aportas, Zen, no sé mi amiga pero yo no lo sabía. Tomo note para que mañana sea miércoles, que las isobaras prometen.
Abrazo.

Nares Montero dijo...

Pero que grande eres Zuñi!!!

Los pelos como Scorpions me has dejado!

Si hay plan el miércoles creo que me apunto, te llamo tomorrow o tusmorros!

Muack!

Jose Zúñiga dijo...

El miércoles en el Badulake, Nares, ya sabes. Allí estaré, aunque no sé a qué hora porque tengo grabación.
Bs.