lunes, 30 de marzo de 2009

tres y dos suman cuatro

Qué más da, no es muy tarde,
tengo tiempo de atarte la muñecas
con el hilo de seda que nunca utilizaste
y clavar alfileres en la foto del tipo
que te lo regaló
y ahora está en tu entrecejo.

Las copas que nos sobran
las tiraré sin pena a la basura
oscura de tu vientre. Tengo tiempo,
tengo toda la noche por delante.
El panorama
es desalentador.

3 comentarios:

§♫*€lisa*♫§ dijo...

hola
ni sé como llegué acá
pero es interesante y bastante ácida tu pluma
Me gustó

dejaré enlazado tu espacio al sidebar para volver OK

que tengas un excelente lunes

Jose Luis Zúñiga dijo...

No importa por qué camino, cualquiera es bueno si se cruza con otro. Gracias, Elisa

María Socorro Luis dijo...

Como siempre, tus poemas dan directo.

Que tengas una excelente semana.