sábado, 7 de marzo de 2009

larga vida al rock and roll

Como decía, hay gente para todo.
Y yo soy una de esas personas ambidextras
que por nacer nací fuera de tiempo,
pero no por exceso: por defecto.
Me pasan cosas raras sólo porque llegué
unos segundos antes de sonar la campana.
Por poner un ejemplo: así como hay quien lleva
varios relojes en cada muñeca o calcetines
de colores distintos y chillones
en los pies, yo tengo por costumbre
ponerme cada día dos pares de zapatos
a la vez. Con uno de ellos ando, que es lo suyo.
El otro me lo pongo de sombrero
y me lo quito al paso de una dama.
Son cosas de la edad, seguramente,
de ese estar para todo y para nada
que arrastra cualquier tipo que no vive a su tiempo:
soy un viejo algo excéntrico y chapado a la antigua,
por más que me apasione aceptar a las chicas
una copa en el Honky mientras rompo columnas
y esqueletos (el mío) al excitante ritmo
de una banda de rock a todo trapo.
Esto del rock and roll es lo que tiene,
que te olvidas de todo. Larga vida
tengamos mis zapatos, el rock and roll y yo.

9 comentarios:

Nares Montero dijo...

Si! Larga vida a Zuñiga, sus zapatos y Rock and Roll!
Salud!

Jose Luis Zúñiga dijo...

Y a Brahms, Silvio, Miles Davis, Camarón, Jose Alfredo Jiménez, Enrique Urquijo, Juanita Reina y the Sex Pistols. No abjuro de nada, la vida es música, no, la música es vida y y mí me gusta vivirlo todo. Todo lo que pueda, así está mi cabeza y así se gastan las suelas de mis zapatillas.

Larga vida, sí!

Rafael dijo...

Entre el rock y las ventanas,
entre el zapato y Babel
hoy había otra entrada
que en un momento se fue.
Y me parecía hermosa,
porque hablaba de la música
y de otras muchas cosas,
como el esfuerzo, el amor
y aquellas razones últimas
para el tiempo y el fervor
entregar sin reparar
a aquel sonido buscar
que una vida ha de valer.

Como un soplo se fue
y ya sólo en mi recuerdo estará,
quizá las cosas hermosas
así han de ser.

María Socorro Luis dijo...

Lo que yo digo.
Tú escribes sobre cualquier tema, con cualquier tono, y siempre, con maestría.
Un beso al vuelo.
Soco

Jose Luis Zúñiga dijo...

Buena vista, Rafael...
y la volverás a ver.
Tan sólo estuvo un instante,
pasó que me equivoqué.
Hoy no tocaba ese tema
(que tiene destinatario).
Cuando toque,
ya te explicarás por qué.

Un abrazo, amigo lince.

Jose Luis Zúñiga dijo...

El problema va a ser organizar todo esto en un libro, pero ya te dije que en este afán diario cuelgo lo que sale y como sale.

Gracias, amiga Soco.

María Socorro Luis dijo...

No dejas de asombrarme, Jose.
Un poema completo.
Hasta siempre, Soco

Anónimo dijo...

Gran descripción de uno mismo.
Sin conecerte, ya se te conoce.
Que no cese el rock and roll, los sombreros y el pareado en los zapatos.

Una bombilla descalza de pies y cabeza, con una guitarra eléctrica que cubre su cuerpo,te pinta de amarillo y naranja , un sombrero de paja.

( la presuposición, jeje..es furtivamente correcta)

Eva dijo...

aix, se me olvidaba...me llaman Eva

P.d Acertaste, jeje