domingo, 22 de marzo de 2009

disfraces

Vístete de clamor.
Es lo que toca.
Pero casi prefiero
disfrazarme de amor
aunque no toque.
Yo voy a piñón fijo.

2 comentarios:

elia dijo...

Claro que sí.
Qué ilusión, por cierto.

Jose Luis Zúñiga dijo...

El poema es (casi)tuyo, Elia. Recuerdas?