martes, 31 de agosto de 2010

empieza un nuevo día y hablo solo

.
Las luces no se apagan nunca,
a pesar de la niebla, a pesar de la aurora,
las luces siempre están alerta,
frente al muro impasibles, como tú,
no se apaga la luz de tu recuerdo
—en la estación palomas mensajeras
destilan lágrimas—, la luz de tu recuerdo
sorbiendo, sin saciarme; bebería
de ti, de ti, de todos tus olores
y de aquellos alientos que tanto atesoraba.

Hoy debo estar sereno para pensar en ti,
la ciudad está lejos, alumbrándose
de todas las farolas de imposible reflejo,
una sonata para violín y piano, levantarme,
ya llega la mañana y acaricio una sombra,
será el humo, acallar el suspiro
que no debe escuchar el primer transeúnte,
sólo tú, debo pensar en ti,
y ya la luna opaca se retira vencida,
resbala en la ventana el penúltimo acorde,
pero las luces, míralas, qué dices,
las luces no se apagan nunca.

30 comentarios:

Kuyen dijo...

Sabiendo que no hablás solo para tí, reconoces otra forma de estar presente desde la ausencia, se presiente en la luz que cantan tus versos,sentidos, !tan bellos¡ Capaces de compartir su resplandor con el gris de mi mañana.

Rafael dijo...

La tarea del poeta es hablar y escribir sólo, aunque nunca solo o para sí solo. Y fuera del poema sólo hablar ya puede ser bastante.
Un abrazo.

mjromero (alfaro) dijo...

Qué suerte de luces.
Yo no me creo que hables solo, seguro que hablas contigo mismo...
Un abrazo.

Marisol dijo...

Gracias por la observación. Ahora he reescrito la frase. En lugar de escribir: el velero de la verdad, he puesto: la.ver.dad.es.tá.le.jos = 7 :-)

Un placer leer tus versos. Un abrazo.

SIL dijo...

Las luces eternas equivalen a los recuerdos indelebles.
No hablás solo.
Estamos nosotros...

Beso, Poeta.


SIL

lemaki dijo...

"Cuando se apagan las luces,
escucho los relojes estoy buscando el sueño que dejé a medias anoche
despierto del aire de que bailen los colores llenando hasta el último rincón de mis pulmones..."

Mientras que conviva contigo esa polilla alrededor de la luz, siempre pensaras y hablarás con ella.

ES precioso, lleno de recuerdos con esa sonata para violín y piano, para qué más?? es suficiente.

saludos.

Alma Mateos Taborda dijo...

Bello poema con la nostalgia propia que nos imprime la distancia.Lo importarte es seguir pensando en ella. Muy bonito. Un abrazo.

Leonel dijo...

Cuando la ausencia y la tristeza se cuentan con el lirismo de tus versos, José, la ausencia es menos dolorosa y la tristeza menos triste y sola.
Gracias por contarlo en este modo.
Un abrazo.
Leo

Jesús Arroyo dijo...

Con esa sonata de cuerda, puede ocurrir cualquier cosa, cualquier deseo.
¿¿¿Nos vemos el 8??
Abrazo.

Montxu dijo...

El hablar solo te da mucho de si por lo que leo. Genial. Abrazo

Paloma Corrales dijo...

Pues a mí, este pretendido soliloquio me parece que está dirigido a alguien y se agita entre el recuerdo y la incertidumbre de lo que será. Esa ausencia de oscuridad parece indicar que no hay descanso, que al menos en el pensamiento no lo hay.

Consigues transmitir belleza aún en la inquietud.

Beso.

paparruca dijo...

Con tanta noche en vela no me extraña. Pero creo, como Paloma, que te diriges a alguien.
Me gustó.

Bletisa dijo...

"Hoy debo estar sereno para pensar en ti"
Cuantas veces me he dicho eso y he sido incapaz.

"...será el humo, acallar el suspiro...
sólo tú, debo pensar en ti...
...resbala en la ventana el penúltimo acorde...
..pero las luces, míralas...
...las luces no se apagan nunca...


Es precioso y me emocionas mucho Zú-

Jose Zúñiga dijo...

Tampoco mi noche quiere hacerse mañana, Klunen, deber ser por eso por lo que no se apagan las farolas.
Hablo solo, pero no sólo para mí.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Sólo hablar es mucho, Rafael, morimos de silencios. Y yo hablaba solo, aunque no para mí. Perdona, la tilde en el título sobraba. Ya está corregido.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Haces bien en ser descreída, mj. Hablaba con mis personajes, conmigo transmutado, y con otros que a saber. Pero lo hacía solo, eso sí.
Bs.

Jose Zúñiga dijo...

Hola, Marisosl. Queda mejor así.
La métrica no es algo que me obsesione, pero si hacemos una estrofa canónica habrá que respetarla. Digo.
Gracias a ti por el comentario.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Y eso me reconforta, Sil.
Bss

Jose Zúñiga dijo...

Gracias, Lemaki, siempre me regalas algo.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Pensar, no dormir, hablar..., aunque no haya distancias, Alma.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

La ausencia y la tristeza motivan los versos, los escriben, Leo; y los versos se quedan con ellas, ya fuera de ti, para todos.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Creo que era la de Frank, Jesús, que me gusta mucho.
El 8 a las 8. Allí estaré. Y me cuentas cómo va todo.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Mucho, Montxu. Aunque puedes acabar majara (¿o es que ya lo estamos?)
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

No suele haberlo, Paloma. Descanso. Y desde luego, me dirijo a alguien. Podría ser a mí mismo, pero no.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Dicho está, paparruca: lo hago.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Tu emoción me emociona a mí, Ble.
Bs

Mayde Molina dijo...

Que suerte, Jose... que las luces no se apaguen nunca y que tú tengas así siempre luces y candiles para escribir tan hermosos versos.
Ese hablar solo y escribirlo, te sienta rebien, nos enriquece a todos cuando lo leemos, querido amigo.
Un beso grande

jorge dijo...

Algunos hablan solos, otros con el ordenador o tienen la tele encendida para escuchar voces.

Pero hay luces que siempre estaran encendidas para nosotros, aunque los que estan cerca no las vean.

pd: Estoy en un locutorio donde parece que se solucionan mis problemas. Espero aparecer de forma cotidiana.

Jose Zúñiga dijo...

A la luz del candil busco al hombre, Mayde, como Diógenes. No sé si es una suerte, sólo sé que es lo quiera o no.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

En el locutorio, Jorge, cuánta luz de neón habrá.
Abrazo