miércoles, 11 de agosto de 2010

ignorancia

.
¿Hay escoria de plata? Yo la quiero.
No sabes que te espero, no sabes que te adoro,
no sabes que te siento, no sabes nada.

Qué ignorante soy.

22 comentarios:

Anonima Mente dijo...

Ignorante o ingnorado, al menos lo sabes

ROCIO dijo...

Desde el calor y la pereza os estoy dando un saludito a los blogueros de Alcalá.

Un buen verano.

Rocío

jorge dijo...

Cuando se limpian las impurezas puede aparecer cualquier cosa.

Lo eres.

Lo seras hasta que seas capaz de hacele saber.

Sofía Serra Giráldez dijo...

Cuánto me gusta, José, pero que una barbaridad.
besos

SIL dijo...

El Padre de la Sabiduría partió de la misma conclusión, Poeta...,
y así su frase quedó acuñada en la historia.


Besote

SIL

Leonel dijo...

Como dice el dicho, a veces "no hay peor ciego que el que no quiere ver."
Un grande saludo José.
Leo

Bletisa dijo...

La gente te die cosas muy "profundas" maestro que casi ni entiendo.

La Escoria es siempre el detritus de algo y que aún así lo adores te honra.

Yo adoro, tu adoras, él adora......presente del indicativo del verbo adorar.

Qué bonito.

mjromero (alfaro) dijo...

Cuánta sabiduría saber cuánto se ignora.

Kuyen dijo...

Es necesario, muy necesario, si no, ¡La luz!

anabel dijo...

El saber que no sabemos nos coloca en el principio de la sabiduría.

Un abrazo.

ana sáenz dijo...

cuando todo se sabe mejor no saber nada

y un bess

Jose Zúñiga dijo...

La primera persona del último verso es la ignorante, Ame. Precisamnte por lo que dice de ls segunda persona a que se dirige,
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Saludos de vuelta, Rocío, nos vemos.

Jose Zúñiga dijo...

Creo que ya lo sabe, Jorge, de ahí mi giro final.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Gracias, Sofía, este poemilla tiene su cosa.
Bss

Jose Zúñiga dijo...

Aunque yo no pienso tomar la cicuta, Sil.
Bss

Jose Zúñiga dijo...

Por ahí van los primeros versos, Leo. Pero al final el ciego resulta ser otro. Eso pretendí.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Lo que tú no entiendas..., Ble, tíralo. Que tú sabes mucho. Y las cosas bonitas que me dices son rebonicas.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Puro Sócrates, mj. Y cuántas veces lo olvidamos.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Entre Sócrates, Diógenes y Goethe anda el juego del claroscuro del poema, Kuyen.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

En ese camino quisiera estar, Anabel.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Pero ser omnisciente sería horrible, Ana.
Y bss