miércoles, 1 de septiembre de 2010

cuarto menguante y vuelven /1

.
Esta noche, que ya ni tiene luna,
se consume en el templo, entre los cirios,
ya no hay nadie que aporte las primicias
como en aquellos años,
los de las catacumbas, el circo, los leones,
los diezmos, las plegarias pro nobis causa. Quién
habló. De quién son
estas palabras
que la bóveda escupe.

Me estremece
la noche que se escapa,
me conmueven
los reos que ahora vuelven,
precisamente ahora,
cuando pasó el momento irrepetible
y el fruto está podrido,
el campo ya reseco,
la luna en el eclipse,
los árboles carentes de raíces
y la barca en el fondo.

A qué vuelven –y vuelven
justamente esta noche de los cantares tristes–,
extienden sus miserias sobre el mar de estos versos,
todos los fugitivos se aferran a la barca,
nadie habrá de salvarse,
los pañuelos enroscan las gargantas,
agonizan con pútridos olores
las laringes.

Nadie debe decirlo, nadie debe esta noche
recordar el espasmo.

36 comentarios:

SIL dijo...

Guau, Poeta !!
Estos versos obligarían a Caronte a quemar todas sus naves ...

Besos de luna -creciente-

SIL

mjromero (alfaro) dijo...

Ciertamente parece una noche muy negra. Las palabras son siempre nuestras, auqnuie solo pasen rozándonos.Y lo que está en el pozo... a veces es removido por corrientes internas que hacen que suba a la superficie.
Creo que tú eres una de esas corrientes que agitan tempestades en noches de cuarto menguante.
Un abrazo.

mjromero (alfaro) dijo...

'aunque'
mira que lo escribí difícil..., esa palabra rara quiere ser 'aunque'

ana sáenz dijo...

si los niños lloran menguará la luna para hacerles una cuna

y un beso

virgi dijo...

¡Uf, tremendo panorama!
Me estremezco al ver esas secuencias.

Besitos

Leonel dijo...

José, es que ese estremecimiento es demasiado fuerte en tus versos, para no recordar el espasmo que provoca... No veo la ora de leerlo por entero, el uno en el titulo me prepara para seguir la intensidad de los versos futuros.
Un abrazo.
Leo

María Socorro Luis dijo...

Ay Jose, que no nos das tregua... No acabamos de leer uno y ya tenemos otro...y de los extensos, densos y profundos. Cómo haces?... Tu musa no tiene vacaciones?...

Lo que digo, un Lope moderno. Y sabes? me gusta más leerte a ti que a él.

Muxus

Paloma Corrales dijo...

No es que estremezca, duele.

Es poesía.

Amadeus dijo...

La noche, negra y estrellada, fría,
dos amigos, una casi trinchera
hace frente a un ejército inmenso.
Vuelven recios fantasmas del pasado.
Cada día me gusta más como escribes.
Un abrazo.

Mayde Molina dijo...

Caramba Jose, que temblores y que gritos están arañando el aire con tus versos...
Me regresan a mis memorias de niña, a las historias que me contaba mi abuelo materno. Me haces pensar en él, huyendo en medio de la noche de una muerte irremediable, solo por ser lo que era, por pensar en voz alta, por levantar los puños ante los pútridos villanos dictándoles las noches de aquellos terribles días, y cuando a veces menos lo esperaban picaban a las puertas de los pobres hombres que dormían y que ya jamas regresarían a sus casas.
Por suerte él siempre pudo escapar, en medio de esas tenebrosas noches, pero su memoria jamás pudo escapar de ellas.

Leonardo dijo...

Como lo dice Mayde, la memoria no escapa incluso en las noches en que nadie debe recordar el espasmo.
"que ya ni tiene luna"
abrazo

Rafael dijo...

Aguardo con impaciencia los números que seguirán. Éste, de momento, me parece un fragmento arrancado a un mundo que podría ser mío. Las noches en iglesias tan sólo iluminadas por cirios no me son del todo ajenas; la sensación de vivir el final de una época, la decadencia que precede a su desaparición tampoco.
Te confesaré que se me pasó por la cabeza la imagen de Rhett Butler tras el incendio de Atlanta yendo a alistarse en el ejército Confederado, justo en el momento final de la Guerra de Secesión, cuando ya se sabía que no había esperanza de victoria.
La imagen de los fugitivos extendiendo sus miserias sobre el mar de estos versos es poderosa y polisémica, inquietante.
"Nadie habrá de salvarse". Quizás, pero ¿podremos simplemente morir con una sonrisa?
Abrazos.

ZenyZero dijo...

No seremos todos un poco balseros? Yo también llegué en patera, sin tiempo para adorar a la luna, ni para enroscarme uno de esos pañuelitos de fiestas ébridas (ébrida viene de ebriedad y paridad con alguna otra parida, tan en boga hoy en día).

Mientras tanto, he de creer que nos enseñaban un templo para ocultarnos otros. Me quedo en el tuyo.

Un gran abrazo
Chuff!!

anabel dijo...

Casi sin aliento se llega al final de este viaje por tus versos.
Algunas noches...


Un abrazo.

paparruca dijo...

Un poema en tono elegiaco, malos presagios.

Sara Royo dijo...

Lo de volver, y lo de recordar, y lo de volver a recordar, y dale q te pego... :(

Isabel Martínez Barquero dijo...

Un poema hondo, con una profundidad que me traspasa. Un grito en la noche, en la "noche oscura" que atraviesan los poetas para llegar a la gloria de las palabras.

Gracias por esta hermosura oscura, Jose.

lemaki dijo...

Siempre habrá alguien que vele por nosotros, no hablo de poderes fácticos o los que están detrás del poder... la iglesia, el ejército o la gran imperiosa banca, si no de fuerzas que nos dan energía suficiente para continuar: la amistad de alguien cercano, una bella melodía, un dibujo o imagen impactante, un hermoso paisaje...

vaya, esta noche estoy demasiado bucólica. Intentando ver a través del prisma de su poema. Me gustó mucho.

saludos.

lemaki dijo...

Gracias por su comentario, me ha agradado mucho. Me resultaba muy aburrido hacer caligrafía, solo copiar por copiar, sin sentido... pero estaría mal, escribir y escanear su propia letra para disfrutar de sus poemas.

saludos.

Jose Zúñiga dijo...

Eso debería hacer Caronte, Sil, pero me da que no.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

O las corrientes me agitan a mí, mj.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Ah, los niños, Ana, esos inocentes! Necesitaríamos muchos cuartos de luna.
Y bss

Jose Zúñiga dijo...

Un panorama onírico, Virgi, pero ta cierto que hace daño.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Como la segunda parte ya está publicada, ahora podrás leerlo con todo su sentido. Son versos que me duelen, sí.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Creo que sí, Paloma, me engendró el poema y tuve que parirlo aun con dolor.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Pasado y presente se amontonan aquí, Amadeus. Y esos fantasmas hay qye echarlos fuera. Yo no sé hacerlo más que escribiendo.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Cuánto sufrimiento, Mayde, tu relato (o el de tu abuelo) da cuenta de ello. Aunque no es un poema que dedique expresamente a aquellos tiempos lamentables, por lo menos no sólo. En realidad, es algo que vino y tenía que salir. Vuelven, siguen, cuánto sufrimiento. ¿Para algo?
Bss

Jose Zúñiga dijo...

Mucho Lope es Lope, Soco, eso de que te guste más leerme a mí me ha llegado al alma.
A ti te brotan los versos de las manos, a mí el coco no me deja en paz. Así que doy lalata. Pero creo que estoy abysando, de momento voy a espaciar un poco las entradas (y a dar tregua al coco, de paso).
Muxus

Jose Zúñiga dijo...

No es que no escape la memoria, Leonardo: es que nos asalta.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

La sonrisa, ay, Rafael, ojalá, aunque con este panorama que pinto (intemporal, aunque son patentes las referencias) es difícil no ya morir, vivir con la sonrisa puesta.
Ya publiqué la segunda entrada con la continuación de estos versos y creo que no habrá más, no me lo piede el cuerpo. Si es caso, un colofón.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Son las bóvedas lo que se derrumba, Zen, huye del templo aunque sea mío.
Ebrio de soledad, te saludo.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Es que cuando te da del tirón te deja así, Anabel: sin aliento, desalentado. Algunas noches. Otras, no.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Tono sombrío, malas sombras, paparruca.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

No soy yo quien vuelve, Sara, los versos me vienen y qué vamos a hacer. Y me vienen el sufrimiento, la devastación, el hastío. No soy yo quien los inventa, son.
Bss

Jose Zúñiga dijo...

Gracias a ti por tu comentario, Isabel, estos versos son un grito, sí, me costó escribirlos. La belleza también está en el dolor, aunque cueste.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

No es bucólico el poema, Lemaki, pero bien está un poco de luz en tanta oscuridad.
Bs.

Pd.- La caligrafía, nunca entendí bien por qué tanta plumilla y tanto copiar letras. Lo de publicar manuscritos es una vieja idea, pero trabajosa, así que por el momento seguiré tal cual.