sábado, 21 de agosto de 2010

noche de urgencias

.
Ah vastedad de pinos, rumor de olas quebrándose
Pablo Neruda

El teléfono suena esta noche más grave:
llaman, y no he querido atender la llamada
para que nadie pueda contarme las noticias,
da igual, buenas o malas... La velada transcurre
tan apacible, quieta como un chopo
en el escueto centro de mi esfera.

Por qué escribo estos versos, si no me quedan letras
para engañar a nadie,
sólo quedan las lágrimas pesadas,
el salitre lejano, el horizonte
que no va a tardar mucho en dibujarse
sobre el gran ventanal de la terraza.
La noche va cargada de gatos negros, tienen
un sabor a difunto estos gatos urbanos,
la ambulancia sortea semáforos cansados
esta noche, qué será de las salas
repletas de tristeza en las urgencias,
qué será de los vómitos,
qué será de las rocas sin salitre
arañando a los náufragos
y de la muerte negra en los andenes,
el circular redondo del coche funerario
ha vuelto a recordarme que los turbios
sucesos pueden agazaparse en cualquier noche
parecida a esta noche.

Ah vastedad de pinos, rumor de olas quebrándose,
Pablo, mi viejo amigo de noches estrelladas:
son los zapatos rojos sobre el tronco vencido
por la furia incendiaria de las llamas
los que me aturden hoy, en esta noche
de los versos más tristes, de los versos más tuyos.

42 comentarios:

José Antonio Fernández dijo...

José Luis, es un auténtico poemazo.
Lo he leido varias veces pues me ha encantado. Realmenye te has esmerado, tanto en el fondo como en la forma.
Muy bonito, de verdad.

Sofía Serra Giráldez dijo...

Noche negra, isla negra, la otra cara de cualquier noche. me ha gustado verte explayar tu verbo en este poema, suelto, suelto quedas y has quedado, me ha encantado.
besos

Anonima Mente dijo...

Las despedidas te dejan sorteando unos estúpidos interrogantes, indiferente cuando alguien se marcha para siempre.
A veces no hace falta coger el teléfono para "oler" una mala noticia.
POEMAZO

Mayde Molina dijo...

Es un poema precioso, Jose
entregado a la añoranza más triste, a Pablo en sus noches más estrelladas, a ti mismo en las noches que como esa noche te dan tanta fuerza en la voz, tanta riqueza en la palabra…

Me ha gustado muchísimo, mil gracias

Un beso

Paloma Corrales dijo...

Muy nerudiana esta desolación existencial que se mete por las vísceras e infunde un desasosiego inquietante.

El poema, querido Jose, qué decirte... impresiona, llega, transgrede y se queda. De antología.

Besos con admiración.

eloy dijo...

Ufff! Me dejas sin palabras.
Impresionante poema!!!
Para leer y releer, porque se te queda pegado al alma.
Y como dice Paloma "se mete por las vísceras e infunde un desasosiego inquietante"
Genial la manera de enlazar a Neruda en el texto.
Un abrazo admirado

eloy

mjromero (alfaro) dijo...

Las palabras son mentirosas en sí mismas, son el disfraz más poderoso que tenemos, pero también nos desnudan y a veces nos muestran tal y como somos o estamos. Leo un buen poema, circular quiero decir cerrado, oscuridad para ver la luz.
Un abrazo.

Leonel dijo...

Ante poemas como este quedo sin palabras, quedo aturdido y admirado, dejo un pedazo de alma con la urgencia de leerlo una y mil veces para sanar con los versos.
Disculpa el inglesismo, mereces una "standing ovation".
Un abrazo José.
Leo

carmen jiménez dijo...

Supongo que son en noches así, donde la oscuridad de todas las salas, de todos los gatos, de todas las calles, nos llegan más oscuras. Casi tan oscuras como los versos que se escriben en noches como ésas.
Es un placer leerte. Espero también poder escucharte.
Un abrazo.

Mery Larrinua dijo...

Realmente una belleza!!!!
un beso

Carmen Garrido Ortiz dijo...

Ay de esas noches de bruma negra,
en las que ocurren cosas que no alcanzamos...Qué bien las retratas, qué bien las dibujas, a carboncillo. Qué duras, maestro Zúñiga. Qué duro dejarse llevar, a veces, por la imaginación, que te arrastra fuera de la protección de la almohada y te lleva a otros territorios llenos de pena...Al mismo tiempo que soñamos, otros dejan de hacerlo.
Tremendo, qué hondo, qué enorme eres.
Carmela.

MarianGardi dijo...

El poema ataca donde mas duele.
Està bien recordar que hay noches negras cargadas de gatos negros.
Me gusta recordar conciencia.
Besos Jose,

Amadeus dijo...

Aunque mi opinión sea solo mi opinión, te diré que esto me parece de lo mejor que he leído estos últimos tiempos.
Un abrazo.

SIL dijo...

Cuánta belleza...
Hay noches que de tan negras, seducen, que de tan amargas, endulzan, que de tan frías, derriten...

Besote.
SIL

paparruca dijo...

Qué voy a decir después de tanto comentario y tan ilustre. Me parece realmente bueno.
Bs

Montxu dijo...

Pues si que andamos a cuestas con las noches Zúñiga, muy bueno. Abrazo.

jorge dijo...

A veces ya sabe lo que va a decir el telefono.

Mejor no cogerlo, mejor no tener que hablar el dolor con otros.

La noche se hace espesa y es dificil atravesarla.

...leer a Neruda es una manera de que se haga mas corta.

Por otro lado; algo imposible.

Jesús Arroyo dijo...

En dos palabras:
¡Te has salido!
Bueno, son tres...

Isabel Martínez Barquero dijo...

Es precioso, lleno de la belleza negra, sublime y espiritual de la desolación. Ah, me encantaron también los ecos de Pablo Neruda.
Qué terrible es que, a veces, podamos escribir los "versos más tristes", y qué hermoso al tiempo.

María Socorro Luis dijo...

Extraordinario derroche de habilidad y maestría. Un Lope moderno.

Muxus

Jose Zúñiga dijo...

Este no salió de golpe, José Antonio, aunque sí en la noche. Me alegro de que te haya gustado.
Abrazo.

Jose Zúñiga dijo...

La verdad es que me quédé desahogado tras escribirlo, Sofía. Como que lo necesitaba.
Bss

Jose Zúñiga dijo...

Hubo en tiempo en que el teléfono sonaba sólo para dar malas noticias. Desde entonces tengo cierta fobia telefónica.
Gracias por tus palabras, anónima.
Bss

Jose Zúñiga dijo...

Gracias a ti, Mayde, que has sabido ver en mi poema algo de lo que quería transmitir.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Desolación existencial, eso es, Paloma. Fue una noche extraña y me vinieron Neruda y sus versos. De ahí, estirar del hilo y dejarse llevar.
Me alegro de que te guste.
Bss.

Jose Zúñiga dijo...

Gracias, Eloy, como digo, me he desahogado en estos versos. Los llevaba dentro.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Me he desnudado y tú me ves tal cual, mj. No puede disimularse en los versos, aunque se pretenda.
Bss.

Jose Zúñiga dijo...

Ojalá te sirvan estos versos tristes que salieron del alma, Leo. Creo que recogen un sentimiento compartido.
Abrazo.

lemaki dijo...

Las llamadas de teléfono nocturnas, insistentes y haciendo incapié en el aviso, son las que peores presagios ofrecen. Siempre se sospecha del infortunio, de alguna adversidad o desgracia inminente...

y esto es lo que leo en tu precioso y temeroso poema, tan bien escrito y con las palabras adecuadas.

Me gustó mucho.

saludos.

Jose Zúñiga dijo...

Cada noche es distinta, Carmen, y distintos son los versos que te vienen a la cabeza.
Nos escuchamos pronto.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Triste belleza si no es amoe la empresa, Mery!
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Tú eres enorme, Carmela, que has sabido expresar mejor que yo lo que pasó en mi loca cabeza.
Enorme abrazo.

Jose Zúñiga dijo...

Pues me parece mucho, mucho, Amadeus. ¿Tendré que creérmelo? Pues me lo creo y te agradezco.
Abrazo.

Jose Zúñiga dijo...

La conciencia siempre despierta, Marian.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Creo que conocemos bien esas noches paradójicas, Sil.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Todo aquí tiene lustre, menos mis botas, paparruca.
Gracias y bss

Jose Zúñiga dijo...

A cuestas, a rastras y a lo que venga, Montxu. La nuit c'est la nuit.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Me gusta la noche, Jorge. En silencio. Si suena el teléfono, malo. Hoy no era malo, pero tanto da.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

En una palabra, Jesús: tres.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Escribir los versos más tristes no está al alcance de cualquiera, Isabel. Ya quisiera a veces, aunque duela.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Mujer, Lope, Lope..., mucho me parece, Soco. Es que me ves con esos ojos tuyos que tanto miran y tanto quieren,
Muxu.

Jose Zúñiga dijo...

Fue larga la espera y grata la llamada, Lemaki. Entretanto, salió lo que salió, normalmente pasa que no.
Bs