lunes, 16 de agosto de 2010

noche en vela

.
Amante soy de ti, no me abandones
en la vigilia de la Inmaculada.
Sé virgen para mí, no pierdes nada
resguardando tu cuerpo entre almidones.

Amo tu sordidez, los perdigones
que lastran tus palabras, tu mirada
perdida, lujuriosa. Soy manada,
perro soy sin collar y sin razones.

Te ayudaré a flotar, aunque me hunda
en el cenagal propio de esta noche
que ya es mi propia noche. Noche inmunda,

noche tuya de mí, piadosa noche
de vigilia constante. Que no cunda
ningún pánico en ti. Soy tu derroche.


30 comentarios:

SIL dijo...

Pues prende en ti este broche,
y clávate con él todo mi enjambre
que sacie con su miel vigilia y hambre.

Leonel dijo...

Conozco esas noche insomnes a las que cantas con tu soneto, y aunque a veces no quisiera que llegaran, debo reconocer que son útiles, y casi siempre placenteras.
Abrazo.
Leo

Carmela Rey dijo...

Buen soneto. Ojalá me salieran a mí con la intensidad que te ha salido a tí. Enhorabuena.
Un abrazo

jorge dijo...

Nunca logre aprender a ser manada.

Pero si he estado alguna que otra noche insomne.

Y lo de ser derroche me parece una pasada.

Sofía Serra Giráldez dijo...

Te pido disculpas porque últimamente me siento algo muda, pero es que la lectura de este soneto, me ha hecho enmudecer ya del todo.
Yo no he visto una cosa más bonita, más completa, más redonda, y más intensa en toda mi vida. Disculpa por este torpe y parco vocabulario pero es que literalmente me ha dejado traspuesta.
DE ANTOLOGÍA (antes de la palabra).

Amelia Díaz dijo...

Cómo me gustan los sonetos, madre mía !!!
Y este tuyo, hace palidecer al sol.

Para que luego digan que son fríos...ufff


Besos.

emilio dijo...

Pues te sientan bien esas noches en vela.
Y la noche siguiente será mejor, no lo dudes.
Un abrazo.

Paloma Corrales dijo...

Hoy desayuno poesía, la tuya.


Buenos días.

anabel dijo...

Es siempre un lujo pasar por tu casa y encontrar buena poesía.
Que tengas un buen día, ya veo que las noches se te dan bien...

Un abrazo.

María Socorro Luis dijo...

Vas a conseguir que me enamore de los sonetos... Eres único.

Muxus

paparruca dijo...

Haces del soneto una de tus más bellas artes.

Isabel Martínez Barquero dijo...

Uf, José Luis, un soneto, palabras mayores.
Y redondo y precioso. Enhorabuena.

Carmen Garrido Ortiz dijo...

Es el día y la costumbre los que nos hacen detestar las noches insomnes. Porque en sí, tienen toda la belleza que narras: la de la intocable vírgen, la de la puta más sabia. Y, sobre todo, se dejan querer, la una, la otra.
Besos!
Carmela

virgi dijo...

Si yo hubiera estudiado los sonetos con los que tú escribes, hubiera entendido antes algunas cosas.
Genial.

Jose Zúñiga dijo...

Ay, Sil, cero que no resistiría todo un enjambre lanzado a picarme. Me gustó tu broche.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Tuve una época insomne, Leo, y hubo de todo. Ahora el insomnio es ocasional y da para escribir y leer.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Gracias, Carmela. Seguro que te salen.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Ser derroche es lo más, Jorge. Darse del todo.
Abrazo fuera de la manada.

Jose Zúñiga dijo...

No sabes hasta qué punto me alegra tu comentario. Este soneto salió de corrido y no estaba muy seguro... Bueno, creo que quedó digno.
Bs.

Ps.- No hy nada que disculpar.

Jose Zúñiga dijo...

Lo de lo sonetistas es como un clan, Ame. Me alegro de que te gustara este.
Bss

Jose Zúñiga dijo...

Las noches en blanco y las noches blancas sin duda son similares, Emilio. Y hay que aprovecharlas.
Abrazo.

Jose Zúñiga dijo...

Espero que te sentara bien ese desayuno, Paloma. Que no soy de fácil digestión, jeje.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Gracias, Anabel, el lujo es contar con tus visitas.
Los días y las noches... casi no distingo.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Después de tus sonetos rebeldes, creo que ya estás atrapada, Soco.
Muxu.

Jose Zúñiga dijo...

Es una forma que me resulta especialmente atractiva, paparruca, aunque ya sabes que no me gusta encasillarme.
Bs,

Jose Zúñiga dijo...

Gracias, Isabel, un soneto de vez encuando ayuda a mantenerse en forma (poética).
Bss

Jose Zúñiga dijo...

Soy hijastro de la noche, Carmela. Lucho por mantenerme despierto muchas veces. Y escribo en los silencios alterados por sirenas de ambulancias.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

No todo se aprende en los libros, Vrgi. Gracias por tu comentario, que me halaga y me engorda, jeje.
Bss

carmeloti dijo...

Virginal pretensión de ser en ella sin que ella sepa que eres
El abrigo que cubre su desnudez
la mano que tiende su ayuda
la ayuda en la lejanía
Impuros sentimientos de ternuras insaciables...

Jose Zúñiga dijo...

Ella lo sabe, Cameloti. Creo que sí.
Bs