viernes, 30 de abril de 2010

(lo que queda) Leopoldo María Panero

Oh enigma inmundo
de la ceniza
secreto del alma negada por todos los rostros
con la saliva negando mi rostro
escupe sobre mi cara el secreto del tiempo.

Fracaso

14 comentarios:

jorge dijo...

Es curioso Panero, me interesa la persona desde el desencanto, pero nunca me enganchó su obra.

Adolfo González dijo...

Es un buen poeta y este es un buen poema. La vida le desequilibró, pero hay que valorar su obra, no valorarle por lo demás, que es lo que le suele atraer a la gente.

Jorge dijo...

Un genio L.M.Panero.
Como dice Adolfo, hay que valorar su obra, y su obra es para quitarse el sombrero.
Un abrazo.

casper dijo...

José
Un gusto descubrir tu página y disfrutar tus letras.
Un abrazo

Jasonia dijo...

No lo conocía. Me gusta.
Un saludo.

urbanoyhumano dijo...

Conozco la casa de los Panero en Astorga, ciudad a la que voy a menudo.
La locura, bien, hasta un cierto punto.

Bletisa dijo...

No, no se puede hacer una lectura de la poesía de Panero sin tener en cuenta sus circunstancias personales de salud. En otros autores tal vez pero en Panero no porque el lector carecería de claves imprescindibles para entenderla.
Me gusta Leopoldo, mucho.

Jose Zúñiga dijo...

Tiene muchas abras, Jorge, es un escritor compulsivo y verbodiarréico. Algunas veces tiene hallazgos sorprendentes, otras no.

Jose Zúñiga dijo...

él y sus circunstancias, Adolfo, creo que no se puede separar nítidamente.

Jose Zúñiga dijo...

A veces me parece genial y otras vulgar, Jorge. Pero poeta, y bueno, lo es, sin duda.

Jose Zúñiga dijo...

Gracias, Casper, bienvenido seas y ojalá nos visitemos mutuamente.
Un abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Me alegro, Jasonia. Hay tanto por descubrir!

Jose Zúñiga dijo...

La locura, la cordura, Betriz, dónde la raya.

Jose Zúñiga dijo...

Coincidimos, Ble.
Bs