viernes, 16 de abril de 2010

aritméticas del corazón

.
Yo no sé a qué jugaba,
en qué soñaba, en los tiempos de plomo.
Era pequeño, como un palmo
más bajo que los otros chiquillos
y eso marca distancias.
Siempre miré hacia arriba,
mientras ellos tenían que bajar la mirada
cada vez que querían hacer burla conmigo.
Tiraba de las horas para mirar al cielo
y ver pasar las nubes, tan blanquísimas,
corriendo una tras otra. Pasaba con frecuencia
que el corazón se me quedaba atónito
en clase de aritmética,
frente a aquel profesor de lentes gruesas
y olor a mandarinas.

Empecé a escribir cosas en papeles rayados
que me encontraba encima del pupitre,
sí, todas las mañanas
al comenzar la clase me encontraba
gurruños de papel
y escribía, y me daban los pálpitos
y escribía, escribía
cosas tales como que no, que no
me da la gana, qué bien suenan
los timbres, se han fundido
los plomos, vuelve a casa.

Y así. Y llegaba el recreo.
Y no sé a qué jugaba. Desde entonces escribo
palabras sin sentido por puro aburrimiento,
y mantengo los ojos bien abiertos
escondido detrás de alguna tapia.

Ahora sé que no sueño.
Sé que no sueña nadie respetable.

34 comentarios:

ana sáenz dijo...

Nunca se me dio bien la aritmética, soy más de letras, porque sé que en las palabras sin sentido se esconden los mejores significados

un beso

COMUNERO dijo...

Es justo lo que me pasaba a mí.
Pero es bonito tu poema o tu redacción, o tu dictado,... o tus cuentas echando un vistazo a las nubes desde detrás de esa tapia por la que nos asomamos a tí.

Un abrazote de crugir costillas:
AAAAAUUUUMMMMMFFFFFFFFFFFFFFFF

jorge dijo...

Jo es la primera vez que me llaman no respetable en un blog (en directo si, infinidad de veces, jejeje).

Sueño porque soy de esa generacion que dijo aquello de debajo de los adoquines esta la playa y mira el resultado:

La situacion social de la mujer en aquel momento y ahora. ¡Vencimos!

A mi tambien me cautivo un profé de mates, aunque me tiran mas las letras.

Y siempre me escondia detras de cualquier tapia que me permitiera vivir imaginando una vida mejor que la real.

Me ha gustado leerte (otra vez).

Jorge Torres Daudet dijo...

Pues mi tocayo y yo coincidimos también es eso de los sueños...y en el jejeje.
Bromas aparte,
quizá cuando yo más soñara era, precisamente, en las clases de mates. No las tragaba.
El mirar para arriba siempre es mejor que mirar para abajo (nunca me he encontrado nada valioso en el suelo); el cielo, las nubes también invitan a soñar.
Cálidos recuerdos los de la niñez, ya tan lejana y que tan bien has dibujado.
Un fuerte abrazo.

alfaro dijo...

Qué alegría cuando sonaba el timbre y se volvía a casa.
Aritmética y geometría, se leía en el boletín de las notas..
Si tu profe supiera que sacaría de tu corazón una aritmética.O que escribías versos en vez de números.
Un abrazo.

alfaro dijo...

A mí me encantan las mate.

José Antonio Fernández dijo...

Me ha gustado el tono del poema, su frescura y la inocencia de sus palabras.
Un saludo.

emilio dijo...

Sin sentido dices???.
Un gran poema amigo, y los sueños, para los momentos de cine.

Un abrazo.

Cita dijo...

A mi ese escondite me suena a miedo y las palabras sin sentido también, ¿inferioridad quizá? Puedo estar equivocada

Besos

CIta

Pep dijo...

2+2 son 4. Por mucho que te empeñes.

Pep dijo...

2+2 son 4. Por mucho que te empeñes.

virgi dijo...

¿No estarías soñando que los números eran letras, los cuadrados, versos, la aritmética, pura poesía?

Siento algo así, me lo da mi falta de respetabilidad.

urbanoyhumano dijo...

Fuimos demasiado soñadores.

Jose Zúñiga dijo...

Significantes, significados. Qué sinsentido, y eso que yo tanbién soy de letras.
Y bs.

Jose Zúñiga dijo...

Cuentas no, Comu, más bien un dictado, alguien me lo dictó.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Lo cierto es que ese último verso tiene su miga, ahora que lo leo, Jorge. Pero sueña, sueña, que siempre vamos a respetarte, me refiero a otro tipo de personal.
Abrazo.

Jose Zúñiga dijo...

Lo de las mates era insoportable, Jorge, y eso que hice letras (rara avis entonces). Y es cierto que en esas clases dejaba volar mi imaginación y escribí mis primeros ripios.

Jose Zúñiga dijo...

Yo creo que ese profe no se enteraba de nada, Mª Jesús. De enterarse, probablemnte me hubiera echado de clase.
Bs.

Jose Zúñiga dijo...

A mí no, jeje. Aunque no le hago ascos a la física, ya ves.

Jose Zúñiga dijo...

Inocentes fuimos, José Antonio, y seguimos siendolo.
Gracias por esas palabras.

Jose Zúñiga dijo...

Gracias, Emilio, a veces lo que se escribe sin sentido cobra mayor sentido que si te pones a contar una historia con pelos y señales.
Abrazo.

Jose Zúñiga dijo...

Miedo, puede, Carmen. Inferioridad, no; no he tenido nunca esa sensación.
Bss.

Jose Zúñiga dijo...

Pues pa mí que puedesn ser cinco, Pepe.

Jose Zúñiga dijo...

Y por dos, ocho, jeje. O diez, según de mire

Jose Zúñiga dijo...

Muy bueno, Virgi, seamos poco respetables y juguemos con palabras, números, poemas: sueños.
Bs.

Jose Zúñiga dijo...

Yo lo sigo siendo. Aunque a veces tenga pesadillas.

Voltios dijo...

sin palabras jodío maestro, chapeau.

Calipso dijo...

:) me transporta a la infancia.

Un abrazo jose, me gusta mucho este poema.

Jose Zúñiga dijo...

En esto de la infancia, el maestro eres tú, volti.

Queremos un retrato tuyo!!

Jose Zúñiga dijo...

¿Recuerdas, Paz, cuando me hablaste sobre que si eras de ciencias y tal? De ahí salió este poemable.
Bss.

Leonardo dijo...

Me recordó este poema de Celia Viñas :
Tabla de multiplicar


Dos por una es dos;
dos por dos, cuatro;
tras de la ventana
un cielo claro.

Dos por una es dos;
dos por dos, cuatro;
cruza la ventana un pájaro.

-Silencio.
Dictado.
Las agudas se acentúan
cuando... -No sé cuándo".

Qué aburrido ser respetable!
El final me ha soprendido, parecía que el poemable iba por otro lado.

Abrazo

Psique dijo...

Pues a mí me encanta todo eso de frases sin sentido, porque en el lenguaje de la mente, tiene un significado muy latente.
Por supuesto lo mejor de todo es soñar, o no pensar en nada,...
Saludos.

Jose Zúñiga dijo...

De eso van estos versos, Psique, de ilusiones, de asociaciones de ideas, de frustaraciones, de surrealismo y, claro está, de sueños. A mí también me gustaría soñar, pero soy respetable, y claro... Bueno, una cosa es mi voz poética y otra yo.
Bs.

Rafael dijo...

Escribir ¿qué tendrá el escribir que parece que exorciza hasta lo que no conoces ni quieres conocer? Se dice aprender a leer y escribir, y, sin embargo, en realidad, aprendemos a escribir antes que a leer o, al menos, escribimos con fluidez antes de leer con fluidez. Y no, no creo que se escriba por puro aburrimiento, quizá no se sabe por qué se escribe, pero eso es otra cosa. Un abrazo.