jueves, 15 de abril de 2010

(lo que queda). Juan García Hortelano

Termina de una vez ese dictado
y vete al recreo,
busca, mientras vas
suspendiendo, un balón
imperial o una muñeca
salaz y desinflable,
cuestión de no pensar
más allá de la valla
retórica, más acá
de la vaca platónica
(o ¿sería una caverna?),
y permanece y salta,
mientras el timbre suena,
en el exacto centro
del pensamiento vegetal,
umbrío,
feroz y miserable
pensamiento de alumno
aventajado, que vuelve
del recreo y en el aula
no pupitres: ataúdes se encuentra.



Hora de clase todavía

14 comentarios:

ZenyZero dijo...

Entre la valla retórica y la vaca platónica se mueve el mundo... Yo terminaba rápido los dicatados para salir al recreo. Antes, ahora me retraso en mis dictados y sueño el sueño de las vacas.

Me ha encantado el sarcasmo. Hortelano, lo busco y lo apunto... qué lista tengo.
Un abrazo
chuff!!

Cita dijo...

Muy bueno josé, buena elección

Besos

Cita

José Antonio Fernández dijo...

Vaya final. Hombre, los alumnos tienen un muermo encima, pero tanto.

Adrianófanes dijo...

La caverna algún día nos iluminará. Cuando aprendamos a salir de ella y nos demos cuenta que alguna vez existió el sol.

emilio dijo...

Espero que tu tarde te saque la depre de encima... jajajja.

Un abrazo.

Alma Mateos Taborda dijo...

EXCELENTE!! Me gustó mucho. Un abrazo.

jorge dijo...

Ataudes para una educacion incompleta y partidista que recibieron varias generaciones.

A mi en musica (hª del arte) me daban fechas (nacio, murio) y juicios de valor (es bueno) pero ni una sola audicion.

Jose Zúñiga dijo...

No te pierdas la poesía de Hortelano, Zen, es breve pero enjundiosa. Su narrativa es también espléndida a mi juicio, pero eso ya es más conocido.

Jose Zúñiga dijo...

Y cuántos más quedan, Carmen!
Bs.

Jose Zúñiga dijo...

Es que este Hortelano es tremendo, José Antonio.

Jose Zúñiga dijo...

Ahí andamos, Adriano, dando vueltas a ciegas. Pero se hace la luz de vez en cuando en forma de poema.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Fue una tarde de aúpa, Emilio, pero tampoco estaba depre, jeje.
Gracias!

Jose Zúñiga dijo...

Los poemasque traigo aquí me gustan, y más aún compartirlos. Es buen poema, Alma, sí.

Jose Zúñiga dijo...

Qué me vas a contar, Jorge. Lo de la música, peor aún que lo de la literatura.
Abrazo