domingo, 11 de abril de 2010

(lo que queda). Ángel González

.
La lágrima fue dicha...
Olvidemos
el llanto
y empecemos de nuevo,
con paciencia,
observando a las cosas
hasta hallar la menuda diferencia
que las separa
de su entidad de ayer
y que define
el transcurso del tiempo y su eficacia.
¿A qué llorar por el caído fruto,
por el fracaso de ese deseo hondo,
compacto como un grano de simiente?

No es bueno repetir lo que está dicho.
Después de haber hablado,
de haber vertido lágrimas,
silencio y sonreíd:
Nada es lo mismo.
Habrá palabras nuevas
para la nueva historia
y es preciso encontrarlas
antes de que sea tarde.

(Nada es lo mismo)

17 comentarios:

emilio dijo...

Tal vez si que sea lo mismo pero queramos apreciarlo de distinta forma.
En el fondo, y con tan menuda diferencia, que más da, te llevará otra vez al llanto y pensarás, pues sí, es lo mismo.

Un abrazo.

Bletisa dijo...

Pues tiene toda la razón este señor en lo que dice. Pero claro, una cosa es la teoría y otra la práctica.

"Después de haber hablado,
de haber vertido lágrimas,
silencio y sonreíd:
Nada es lo mismo.
Habrá palabras nuevas
para la nueva historia
y es preciso encontrarlas
antes de que sea tarde"

Yo me aplico esta moraleja todos los días de mi vida desde que entré en crísis de edad pero nada...

Adolfo González dijo...

Amigo mío, te has equivocado, si no me equivoco yo. Este poema es de Ángel González, de quien me sé casi todos sus poemas de memoria, y no de José Corredor Mateos como has puesto en el título. Un abrazo.

Jose Zúñiga dijo...

AVISO: este poema lo puse como de Corredor Matheos. Craso ERROR: es del gran Ángel González (y así quise ponerlo, aunque con los corta pega me lié). Ahora ya está subsanado.
Y como no tengo nada contra Corredor Matheos, sino todo lo contrario, enseguida colgaré algo suyo. Hoy mismo.
Gracias, Adolfo. Menuda pifia hubiera quedado en lo que queda.

Voltios dijo...

gran poema de ángel gonzález, sin duda, un abrazo maestro.

Jorge dijo...

Me gusta mucho Ángel González. Gracias por traerlo hasta aquí.
Un abrazo.

Pedro Gollonet dijo...

Has tocado mi fibra poética más sensible. Precisamente el jueves finalizaré con Ángel González.

De todas formas, de Nada Grave

Lo que queda
-tan poco ya-
sería suficiente
si durase

jorge dijo...

Una vez ducho es mejor no regodearse repitiendo lo mismo copn diferentes palabras.

Una vez dicho hay que dirigirse a lo nuevo, que lo dicho ya ha pasado.

Es la unica forma de no quedarse enganchado en momentos puntuales del pasado.

El sr. Gonzales es uno de nuestros grandes y el poema que ha puesto el otro Angel me puso la piel de gallina cuando lo lei en su libro de despedida.

José Antonio Fernández dijo...

Un gran poema que nos deja pequeños a los que hacemos de monaguillos de la poesía.
Gracias por traerlo.

Jose Zúñiga dijo...

Siempre es otro hoy, Emilio. Otro, peo siempre hoy. Y cada vez lo escrito se renueva, aunque pueda ser recurrente.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Nada de crisis, Ble: a por palabras nuevas.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Pues ya lo he dicho antes, vaya pifia. Y encima, con Ángel González, a quien releo una y otra vez.
Gracias de nuevo, Adolfo,

Jose Zúñiga dijo...

Tiene tantos buenos que es difícil escoger. Hoy me gustó este, volti.
Un abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Te diría que casi lo sabía (lo intuía), Pedro. Y un puntazo acabar así.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Tenemos gustos en común, Jorge. Aquí lo traje, aquí se queda y aquí volverá.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Ese poema (que ha puesto Pedro, ceo, no Ángel) y ese libro póstumo son realmente estremecedores, Jorge. Aunqueno esté entre lo mejor del poeta, su testimonio transmite emociones que no se olvidan facilmente.

Jose Zúñiga dijo...

Estoy de acuerdo con lo que dices, José Antonio. Esto sirve para rebajar los egos.
Abrazo