jueves, 8 de abril de 2010

comienza un nuevo día y ella duerme

.
Yo sé bien que tu amor no es flor de un día
sino fuente de eterna primavera,
manantiales de aliento y sementera
derramados en torno a mi bahía.

Me deleito sabiendo que eres mía,
que en mis brazos vencidos, prisionera,
harás cuanto te pida, cuanto quiera
para aliviar un punto mi agonía.

Alumbrarás mi ocaso, vida mía,
humedales seremos del desierto
y tú me darás sombra cada día.

Serás, amor, mi abrigo cuando incierto
vacile entre el ayer y el todavía
como si no supiera que estoy muerto.

32 comentarios:

Jorge Torres Daudet dijo...

Ah! el amor... me ha encantado, José.
Un abrazo.

Jorge dijo...

Precioso soneto José...delirante.
Me lo guardo, y con tu permiso, esta semana lo subo a mi blog.
Un abrazo.

José Antonio Fernández dijo...

Buen soneto, con un final inesperado.
Saludos.

Torres de manzanas verdes. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Torres de manzanas verdes. dijo...

Cuánta dulzura suave y amor sincero hay en tu pluma.
Yo creo que tu pluma se asemeja al viento: corre alrededor de un árbol celeste, y de ése árbol saca hojas de espejismo-cielo, y de acá escribe en la tierra-jazz acerca del amor.
Cuando éramos chicos solíamos ponernos abrigo antes de salir al frío. Ahora, cuando empezamos a sentir los ojos fríos, nos entregamos al dulce frío, hacemos caminar al amor en montañas (y su abrigo no tiene botones, puesto que su libertad traspasó el cubrecamas y lo llevó al sillón dador de almohadas evaporadas de silencio roto con risas y llantitos de sol y demás dulzuras que sólo el amor puede sostener entre sus párpados)

Que viva el amor, que también es poesía.

Gracias por pasarte a recorrer, bienvenidos sean tus cantos.

Rafael dijo...

Impecable, perfecto. Me suena casi a poesía mística. Y retiro lo de casi. Lo he releído como si fuera un diálogo entre el alma y Dios y encaja. Este registro tuyo me gusta especialmente. Un abrazo.

virgi dijo...

Un aroma amoroso.
Un latido luminoso.
La belleza del alba.

Besos

emilio dijo...

Un gran poema de amor.
Mis felicitaciones

Abrazos.

Adolfo González dijo...

Continuando lo que comenta Emilio: no sólo un gran poema de amor, sino también un gran amor de poema.

Una pena haberme perdido esa sesión vermú de tu faceta como cantautor, pero ya te veré en concierto próximamente, seguro.

Abrazotes.

alfaro dijo...

NUnca supe los acentos del soneto, deben de estar bien porque se nota el ritmo al leerlo.
Desde luego, muerto no estás,qué cabeza, poder ajustar lo que quieres decir dentro de la forma de un soneto. eres la 2ª persona que conozco en la web que escribe sonetos, tuve entre mis favoritos a una chica andaluza que dominaba el estilo..., pero la perdí y no me acuerdo.
Enhorabuena.

Alma Mateos Taborda dijo...

Impecable poema de gran calidad, con estupendo contenido. Felicitaciones!! Excelente!

jorge dijo...

jo, me acostumbraras a leer poesia cada dia.

Me ha encantado.

Pero yo me quedo no con el final, sino con la primera frase.
Lo máximo.

Jesús Contreras dijo...

Me gustó el soneto, y me decanto, sin ánimo de ofender al resto, por el primer cuarteto. Las flores de un día también son bellas. Pero prefiero que duren por la eternidad; cosa imposible, me temo.


Un saludo.

Manolo Jiménez dijo...

Precioso soneto. Enorme.

Me quedo (si se a de elegir) con el último verso. A veces nos sentimos muertos en vida.

Abrazos.

Calipso dijo...

Zuñi, este poema realmente me ha enamorado.

Un abrazo

Psique dijo...

Me ha encantado este poema. Sublime descripción del amor eterno.
Un saludo.

Jose Zúñiga dijo...

Gracias, Jorge. Cuando ellas duermen pasan estas cosas.

Jose Zúñiga dijo...

Alto honor, Jorge. Y veo que ya lo has hecho. Tratándose de un soneto te lo agradezco doblemente.

Jose Zúñiga dijo...

Rematar un soneto es medio soneto, José Antonio. Gracias por tu comentario

Jose Zúñiga dijo...

Altas son esas torres, y altas estas palabras que me dejas, que más son poema que comentario. Y yo. que me dejo halagar por ellas, vanitas vanitatis.
Aquí andamos, recorriendo rincones de otro y uno.

Jose Zúñiga dijo...

No sé, Rafael, yo místico no me veo, jeje. Tan sólo muerto.

Jose Zúñiga dijo...

Bonitas cosas me djes, Virgi.
Gracias y bs

Jose Zúñiga dijo...

Me alegro de que te guste, Emilio.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Se nota que me miras con buenos ojos, Adolfo, ya ves que seguimos saltando de un lado a otro. Bueno, pues si te gustó, encantado.

La sesión vermú estuvo muy bien, algo bastante distinto a lo habitual. Sí, nos veremos-escucharemos.

Y más abrazotes.

Jose Zúñiga dijo...

Todo es ponerse, Mº Jesús, y hacer que cuadre lo que quieres decir con el ritmo que no sé, tiene que salir solo, si lo lees y no, pues a empezar de nuevo.
Valoro mucho tu comentario.
Bs.

Jose Zúñiga dijo...

Gracias, Alma, al menos está trabajado, te lo aseguro.
Bss.

Jose Zúñiga dijo...

Me das una alegría, Jorge, a qué más puede uno aspirar...! Tú me acercas cada día a tus pequeños destellos en prosa.
Abrazo.

Jose Zúñiga dijo...

Bueno, Jesús, cada estrofa tiene que decir lo que ice, si no el soneto pierde su sentido. Si lo consigo o no ya es otro cantar.
Gracias por pasarte. Abrazo.

Jose Zúñiga dijo...

Pues si lo dices tú, Paz, me quedo muy contento.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Amor hay en el poema, psique, cierto. Por acabar como empezó esta serie decomentarios: Ah1, el amor...
Bs.

Sofía Serra Giráldez dijo...

Me ha encantado, josé, ha sido además muy bonito encontrar un soneto, no sabía que los componías.
Me ha costado dar con tu blog, el otro día me redireccionaba tu foto a myspace. Ya sé donde están tus letras, :)
Un abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Qué bien que te guste, Sofía, soy forofo de los sonetos, por aquí verás más (de vez en cuando subo alguno), y puedes encontrar los ya escritos en la etiqueta "sonetos".
Bss.