domingo, 22 de noviembre de 2009

por fiarse

.
Aquel ciego palpó
con la cachava blanca su contorno
y dicen que llegó
a darle una paliza de invidente.


"Lo que queda"http://jlzuni.blogspot.com/

4 comentarios:

Javier Belinchón dijo...

Hoy precisamente leía este poema en tu libro "era otro hoy"...

Jose Zúñiga dijo...

Jo, qué alegría, yo creí que no lo leía nadie...
Mientras cabo el poema de hoy, me gustó éste.
Abrazo.

Siab-MiprincesaAzul dijo...

hay q darnos cuenta q los ciegos palpan mejor la existencia...
un beso

Jose Zúñiga dijo...

Y sus palizas duelen más...