miércoles, 18 de noviembre de 2009

callejero, 23: plaza de las Vistillas

.
.
En sus rincones
se acomodan los tristes.
Son camarilla.


lo que queda: "http://jlzuni.blogspot.com/

8 comentarios:

ZenyZero dijo...

También hay rincones en el desaliento de algunos recuerdos. Como quiera que fuera, uno solo se vuelve multitud en ese lugar, en camarilla con la soledad.

Un abrazo
Chuff!!

Jose Zúñiga dijo...

Hoy tu comentario supera al poema, Zen: en camarilla con la soledad es una gran imagen. Así da gusto.
Abrazo

ana sáenz dijo...

queda silencio en la tristeza que da el recuerdo

beso

Jose Zúñiga dijo...

Críptica te veo hoy, Ana.
Queda silencio en el recuerdo
que da un silencio de olivo triste.

Maria Sanguesa dijo...

Sin aliento me has dejado, José, siempre pensé que no se podía decir mucho en diecisiete sílabas, que tanto minimalismo era para los orientales...nada tan madrileño como Las Vistillas. Estaba equivocada. Un beso.

Marta Noviembre dijo...

me gusta esa plaza... y sí, tiene un aire triste, melancólico diría yo...

me gustó.

bésote

Jose Zúñiga dijo...

Gracias, María, esto de los haikus urbanos es un experimento arriesgado, así que me alegra mucho saber que, al menos para ti, he acertado con este. Mañana más.
Bs.

Jose Zúñiga dijo...

Un comentario de la gran Marta! Melancólico, sí. Es tiempo de melancolía.
Un día de estos me paso a por el bso