martes, 17 de noviembre de 2009

poesía al espray: con humildad





Me tengo por un genio sin remedio,
qué le vamos a hacer, así nací:
Fénix de medio a medio del ingenio,
un genio porque sí.

Cabeza altiva, gesto aristocrático,
es de una estatua griega mi perfil.
Destello soy allá por donde paso
veloz como el alfil.

Escribo como vivo, a dentelladas,
diamante en bruto soy, mas tan gentil
que no me duelen prendas, las palabras
se han hecho para mí.

Es mi mente preclara, mi escritura
me la escriben las sombras de un ciprés,
tengo duendes congénitos, soltura
y hasta manos y pies.

Y aún soy humilde. Cuántas cosas guardo
porque me da la gana en un cajón.
Soy un cantamañanas, está claro:
mi vocación soy yo.

22 comentarios:

trovador errante dijo...

Que cojones humildad ni pollas Jose...si es que ademas estas hecho un pibe en esa foto encontrada...

Y que siga la vida, la poesia y nuestros sistemas nerviosos que lo puedan electrizar.

Un abrazo

María Socorro Luis dijo...

Fantástico tu poema "sin humildad", Don YO...

Humildemente, un beso. Soco

Bletisa dijo...

Así, muy bien Zú, con dos.
Yo también me uno al movimiento reivindicando el YO; el MIO digo.
¡Faltaría más, já!

Begoña Leonardo dijo...

yo soy yoista desde que nací y cuando supe que era poeta, pues eso...

Cariñitos.

Voltios dijo...

está genial maestro, don cantamañanas, superyo, jejejejeje, que bueno reivindicar el ego.

Pep dijo...

No sé si hablas en serio o en broma, tiene coña la cosa.

ana sáenz dijo...

Quiérete mucho

un beso

ZenyZero dijo...

Vamos, que no te besas porque no puedes, ¿o será que los besos están en otro cajón?

¿quién dijo que la autoestima está reñida con la humildad? Si es que confundimos la velocidad con la rapidez.

Un abrazo!!
Chuff!!

Jose Zúñiga dijo...

Seguiremos, con más o menos teclas desafinadas.
Un abrazo.

Jose Zúñiga dijo...

Como verás, Soco, he cambiado el título: ahora es con humildad, creo que así gana la baladronada.
Besos orgullosos (de ti)

Jose Zúñiga dijo...

Es lo que tienen las pintadas, que me inspiran estas cosas, Ble. Bueno, y una entrada de ese que dicesa gran Batania, que escribió ciertas cosas atinadas sobre la falsa humildad de los portas. De eso va el juego, no?
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Quién no tiene egos, Bego. Pero ea, ése no soy yo, es mi doble, jeje.

Jose Zúñiga dijo...

Sobre todo cantamañanas, voltios. Me divertí con el juego, con la métrica, con la rima y con voces que no sé de dónde salen. No soy yo, pero tampoco es otro.
De mento, eso, hoy tocaba divertirse.
Abrazo.

Jose Zúñiga dijo...

Pues te dejo con la duda, Pepe.

Jose Zúñiga dijo...

El bolero era: besame, besame mucho. Lo haré, Ana.

Jose Zúñiga dijo...

¿Quién dijo que pueda besarme en el espejo,Zen? Pero los besos huyeron con los gatos y ando tras ellos, ya sabes.

Por fortuna, no tengo la autoestima por los suelos, al menos hoy. Ni ayer. Lo demás, vanitas vanitatis.

Un abrazo.

Tiempo al tiempo dijo...

buscaba mi blog... y aparecí en el tuyo.
Si no te importa, me quedo por aquí... aprendiendo humildemente...

(ya ves, siempre hay un roto pá un descosío)

Felíz trayecto.

Jose Zúñiga dijo...

Bienvenida sea esa casualidad y gracias por la visita, espero que la próxima ya sea adrede. Daré una vuelta por tu blog, cuyo título hizo posible el encuentro.
Saludos

Rafael dijo...

Me ha gustado mucho este poema. Me recuerda los del Siglo de Oro, y no tan sólo por lo del Fénix. Para enmarcar y guardar; no me faltará una ocasión cada semana en que a alguien se lo pueda adjudicar.
Abrazos.

Jose Zúñiga dijo...

Se ve que a ti y a mí nos van los clásicos, Rafael.. por mucho que a veces nos desmandemos como dios manda. Y a pesar de la coña que sin duda habrás advertido en estas estrofas.
Un abrazo

Anónimo dijo...

Zuñi, me permito el atrevimiento y el tuteo, soy Metrini, el hermano de Voltios y me he quedado de piedra con este poema tuyo.

Muy muy bueno, siga usted siendo igual de deshumilde ^^.

Jose Zúñiga dijo...

Willy, acabarás siendo también mi anónimo favorito, acabo de leer el poema que te ha escrito voltios y, bueno, con una sola birra que tomamos juntos, creo que sí, que te lo mereces.
Me alegro de que te haya gustado este retruécano, de alguna forma también es un truco de magia, Metrini, ahí andamos, con o sin truco.
Salud, colega.