miércoles, 12 de agosto de 2009

poesía, tristeza

La tristeza es un cáncer,
la poesía radioterapia.
Javier Belinchón









.
.
La poesía a veces, muchas, duele
y la tristeza, alguna, reconforta.

10 comentarios:

trovador errante dijo...

La felicidad de la tristeza, y su carne con o sin el verbo. Sentir.

Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Leí el poema de Javier y me salió del alma. Tú ya sabes que veces me siento cómodo con la melancolía. Otras no, claro.

Un abrazo, Quique.

Maria Sanguesa dijo...

Totalmente de acuerdo con Javier Belinchón y contigo. Un abrazo.

Javier Belinchón dijo...

Hola Jose, gracias por contestarme con este poema. Y, por supuesto, lo suscribo; yo tambien he estado triste y cómodo. Tu poema cierra el mío, lo completa.

Un abrazo.

Perla dijo...

JL,
tus poemables, incluso cuando tristes, ya son parte esencial de cada una de las tardes...

Jose Zúñiga dijo...

Parece contradictoria la cosa, María, pero no lo es.

Bs

Jose Zúñiga dijo...

Un día de estos acabamos jugando a cadáveres exquisitos, Javier.
Un abrazo.

Jose Zúñiga dijo...

Gracias, Perla, ya sabes que me alegra aoírte.
Un beso.

Begoña Leonardo dijo...

Vaya par de artistas, me ha gustado mucho, ah! jose me gusta el look, le has lavado la carita.

Besazos.

Jose Zúñiga dijo...

Luz, más luz, Begoña!