domingo, 7 de junio de 2009

nocturnal

Beso. Me desvelo.
Huelo. Me embeleso.

Canto. Me enamoro.
Lloro. Desencanto.

Queda. Mucho miedo.
Miedo. Lo que queda.

Esta noche en blanco
tengo luna llena.

4 comentarios:

amor y libertad dijo...

la soledad de la noche es una delicia

Jose Zúñiga dijo...

Y no te cuento con plenilunio. Cuántas páginas he emborronado, ay.

Rafael dijo...

En la noche sólo hay el negro y el blanco de la luna; como en este poema tuyo. Decirlo todo con casi nada, esto sí que es poesía.

Jose Zúñiga dijo...

La verdad es que sí había una gran luna, Rafael, el sujeto poético no se esforzó esta vez.

Gracias nuevamente por tus comentarios, los aprecio mucho (no te cortes con lo malos).