jueves, 2 de diciembre de 2010

y estas calles mojadas

.
Y estas calles mojadas a qué juegan conmigo, a qué vienen
a resbalarme todas las moscas que han volado espalda
abajo, a qué se mojan si no huelo la lluvia ni siento los galpones
del viento ni me encuentro de un lado ni de otro.
A qué viene la lluvia a molestar mi siesta, impertinente,
cuando tantas manzanas se han podrido en mi cesto
de pantalón sin raya, casi a cuadros,
a qué juegan las rayas de esta casa
que se cae a jadeos, que acelera el agónico
estertor de mis noches, todo seso o domingo o cualquier fecha
sin sentido, ajena . Que las calles
mojadas se vayan a otra parte, por ejemplo
a algún sitio con calles, que no llueva la lluvia
nunca más en el pecho que se me ha ido del cuerpo.
Y dónde,
dónde está el corazón para peinármelo.
No lo digo por nada, es sólo que me acuerdo cuando llueve
de que tuve una casa más alegre y que estaba mojada,
remojada en otoño de todas las palabras que ya quedaron
                                                                                mudas.



35 comentarios:

María Socorro Luis dijo...

Ay, ese tono pesimista que envuelve tus últimos poemas...

Pero qué bien sabes pintarlo de belleza!

Muxu alaiak

ufff43 -Luisa Navarrete dijo...

me uno al ay de Soco..... me he quedado literalmente pegada a la pantalla, huyeron las palabras, las ocurrencias esas mías... me he quedado yo y esa lluvia, y esas manzanas, y esa no raya, y esa casa mojada......

abrazo de los de verdad


(jdr porqué la tristeza cuanto más desgarradora más bella ? )

santiago tena dijo...

me gusta, me recuerda a mí :)

Paloma Corrales dijo...

No se va el corazón del pecho, sólo que a veces nos lo parece y la lluvia escampa, siempre lo hace, heredó esa mala costumbre de su primogénita, el agua. Y tampoco son mudas tus palabras, aunque hoy dibujen la desolación seductora en su belleza que, sin embargo, traspasa de dolor.

Besazo.

Ps. eres grande, ¿lo sabes?

Paloma Corrales dijo...

Ah, me gustan esos versos largos. Mucho.

SIL dijo...

Y a esa lluvia que te viene
le sobran los motivos,
porque viene a gritarte
que estás vivo...


Beso, Poeta


SIL

José María Alloza dijo...

A veces el dolor de uno puede transformarse en la luz admirativa de todos.
Un abrazo.

Leonel dijo...

Es la segunda vez que leo que quieres peinar el corazón y como en la primera, me estremece el dolor que pruebo sòlo pensando en esta sensación, este intento desesperado de poner orden en ese lugar. Es verdad, la lluvia nos pone tristes, nos trae recuerdos y a veces las palabras quedan mudas para acentuar su dolor.

Triste y Hermoso Poema, José, me gusta más de cuanto puedas imaginar.
Un abrazo.
Leo

carlos guerrero dijo...

Un muy buen poema que me encantó.

Un abrazo

Isolda dijo...

Que no llueva la lluvia nunca más, que no sólo despeina los corazones, los machaca. A pesar de la tristeza que moja las calles, he disfrutado con violencia de tu poema.
Besos secos, de sol, de alegría.

Marisa Peña dijo...

Esa lluvia, esa lluvia, maldita impertinente.bravo Zuñi, me ha encantado.mil besos

Laura Caro dijo...

la lluvia siempre es molesta, pero depura el ambiente y lo que empieza siendo un mal acaba siendo un bien.
Un abrazo, Zú.

Anatxu dijo...

La lluvia...la lluvia de palabras, versos, sentimientos y emociones que has creado con este post..
Ole tú ¡¡¡¡
;)

Elvira Daudet dijo...

Querido José Luis:

Veo que te ha gustado mi fórmula de "versos encadenados" que te mostré el lunes, y que la bordas con un poema espléndido, aunque demasiado húmedo para mis huesos. Lo pasé muy bien con vosotros y me alegro que vuestra cariñosa visita te haya abierto una nueva forma poética para explorar.Besos. Elvira

Jose Zúñiga dijo...

En la poesía debe haber belleza, Soco. Aunque duela. Y luego, ese tono..., qué quieres que le haga. sale así, tampoco sé por qué.
Muxus mila

Jose Zúñiga dijo...

Eso es bueno, Luisa, que huyan las palabras de la pantalla y se encarnen en ti.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Hola, Santi, me agrada verte por aquí, que tanta etiqueta y tanta nota en FB empieza a cansar. Y me alegra que te recuerde a ti, aunque yo me veo más tú en la entrada del domingo, que esos encadenamientos son muy tuyos.
Aquí, ahora que lo pienso, están revueltos en la batidota Vallejo y Girondo, con un aderezo del "melancolía de lluvia tras los cristales" machadiano. Toma ya.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

No, no lo sé, Paloma, aunque te agradezco que me lo digas así. Si acaso, grande es intentar transmitir, no sé si con fortuna, a través de palabras, lenguaje, metalenguaje y demás. Intentar ejercer el oficio de una forma honesta.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Largos son, ciertamente, igual daba no haber versificado...

Jose Zúñiga dijo...

Estamos vivos, Sil, y por eso cantamos. Unas veces la trova y otras el llanto.
Bss

Jose Zúñiga dijo...

Cualquier territorio es bueno para intentar escribir, José María. No siempre puede ser lírica pura.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Querido Leo: decía Sabines en memorable poema:
"Si te sacas los ojos y los lavas
en el agua purísima del llanto,
¿por qué no el corazón
ponerlo al aire, al sol, un rato?"

De esos versos salió un poemilla mío y luego un libro, al que titulé precisamente "peinarse cada día el corazón". Y la imagen vuelve, ha vuelto y volverá.

Siempre agradezco tus comentarios, generosos y amables.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Gracias, Carlos, me alegra que te haya gustado. Y más que me lo digas, ah, vanitas vanitatis.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Creo que has ido al centro del poema, Isolda: al centro de la tormenta.
Pondré a secar al sol todos los versos.
Bss

jorge dijo...

Las lluvias, las calles mojadas...

Dice mi poeta de cabecera "cada hombre cruza una calle distinta frente a mi casa"

Hasta nosotros cruzamos una calle distinta según estemos de animo.

Hay dias que nos creemos Mr. Kelly con paraguas y acabamos empapados y felices saltando en un charco.

Hay veces que llueve directamente sobre el corazón.

Bletisa dijo...

Estoy tikismikis maestro Zú y le daría una vueltecilla al poema como la típica alumna pedorra pero no, no, ni se me ocurriría en este momento.
El poema es precioso y de ésos que son de verdad, de verdad y que dicen cosas importantes y cuentan cosas importantes.

"Y dónde,
dónde está el corazón para peinármelo"

Me emocionas.

Un abrazo apretado.

virgi dijo...

Veo que continúa la herida del puñal. En la lluvia, en el reflejo de las calles mojadas, en ese cesto ya histórico...
Imponente la tristeza que rezuman tus palabras.¡Y tan hermosas!

Besitos besitos

lidia dijo...

recien hoy me acabo de enterar que me lees...que bueno! gracias por no ocomentar nunca! ese silencio tuyo será respetado por mi,no te quepa duda,pasaré y leere y no dejaré huella...como tú!
bien por la presentacion que ya ha sido,por el tema horario!
un abrazo enorme
lidia-la escriba

Jose Zúñiga dijo...

Y es noviembre amortajado, Marisa... Andamos buenos.
Bss

Jose Zúñiga dijo...

Me gusta, Laura: siempre ves el vaso medio lleno.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Querida Elvira: es algo reconfortante pasar la tarde contigo, entre copa y cháchara, con esa atmófera que tan bien sabes crear para que todo fluya. Muchas gracias por todo, palabras y poema incluido.
No sé, respecto al poema esta pequeña serie la inicé antes de oír el tuyo, debo confesarte que me sorprendió ese emprender caminos de forma paralela. Y, claro está, me animó a seguir experimentando por ahí.

Besos. Y otro de Lidón.

Jose Zúñiga dijo...

Creo que nunca cruzamos la misma calle, Jorge, tiene razón tu poeta de cabecera. A veces pienso que pasaría si no hubiera calles, ni caminos, ni nada.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Tú dale,Ble, dale cuantas vueltas quieras hasta dejarlo como un calcetín. Y a ver qué sale.
Tu emoción me llega.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Así, es, Virgi, continúa la herida y la experimentación.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Anatxu, es obligación de quien escribe intentar provocar la reacción del lector.
Gracias por tu comentario.
Bss