sábado, 25 de diciembre de 2010

ella (12)

.
Conjugo sangre
y me diluyo en ti.
Tanto. Tan dentro.

---

Cargan mis alas
un cansancio oxidado:
busco en tu vuelo.

---

Juntos mirábamos
las aves que migraban.
Nos fuimos lejos.

---

Tarde. Ventana.
Espejo sin azogue.
Tarde. Tú. Yo.

 

20 comentarios:

SIL dijo...

Que Soco y vos se han complotado en una cascada oriental de versos.
Gracias.
Y más besos ! y más besos...

SIL

Charcos dijo...

que bien viene leer estas breves bombas cargadas de amor, pero sin almíbar (menos mal !!!! que estos días de eso sobra)

besicos

OZNA-OZNA dijo...

bellisimo poema lleno de amor y complicidad , esta asturiana te manda un besin y te desea ¡feliz navidad¡

Laura Caro dijo...

Feliz post-navidad, puente de remanso entre fiestas a veces demasiado presupuestas y preorganizadas.
Me gusta el ritmillo 5-7-5; no sé que tiene, que engancha. Y tú lo bordas.
Un abrazo, Zú.

Cita dijo...

Me gusta tu pluma, es tan voraz como creíble. Siempre que te leo me siento cómplice.
Besos

jorge dijo...

Como siempre me voy por los cerros de ubeda.
Es lo que pasa cuando leo algo que me atrae.

Juntos mirabamos
un cansancio oxidado:
Yanto. Tan dentro.

Vale profe, acepto el rol del copión de la clase.

María Socorro Luis dijo...

Otro:

Noche. Bohemia.
Y una canción romántica
para los dos...

Ta muxus

Leonel dijo...

Tus haiku a ella se han convertido en una serie imprescindible e imperdible, estos cuatro son la muestra de ello.
Un abrazo.
Leo

Jose Zúñiga dijo...

Soco y yo tenemos escoba de bruja, se ve.
bs, Sil.

Jose Zúñiga dijo...

Agggg, almíbar no, porfa. Sólo cosicas para pasr el rato.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Pues que vayan de vuelta los besines a esa tirra que casi es mi tierruca, ozna.

Jose Zúñiga dijo...

Pues ya sabes, Laura, a por ello. Y después, a saltarse la métrica, que no deja de ser un incordio.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Sin complicidad no habría poesía, Carmen.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Esto es como aquellos sonetos de Quenau, que podías barajar no sé cuantos versos y te salían más o menos mil millones. Un genio del quitar y poner, Jorge.
Aunque lo del yanto me deja mosqueado, porque no sé si lloro o como.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Si escribe Soco
los demás nos callamos.
Sólo faltaba.

Muxus

Jose Zúñiga dijo...

Habrá más, Leo. Supongo, que esto es impredecible.
Abrazo

Rafael dijo...

Me parece muy difícil conseguir un poema logrado, estructurado, a partir de haikus que, además, podrían leerse independientemente. Desde luego me gustan todos; pero el que más me ha llamado la atención es el último. La ventana como un espejo sin azogue; no se puede decir más en menos.
Abrazos.

Paloma Corrales dijo...

Ahora que nadie me ve deslizo y me pierdo... cada haiku es una aguja de acupuntura que se inserta directa y precisa. Sí, señor.

Jose Zúñiga dijo...

Sin quererlo, Rafael. La idea es continuar la serie con una temática común, pero cada estrofa tiene su vida propia. Esta vez, ya había caído, podría quitar los saltos de separación, que me ha salido casi un poemilla estrófico. Ya digo, inconscientemente.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Espero que el tratamiento sea benéfico, Paloma.
Bss