martes, 28 de diciembre de 2010

esta mañana

.
Lo que está sucediendo ya lo sé, no lo digas.

Sólo, si quieres, dime qué hago yo aquí tan solo,
roca oscura preñada de silencio, tan roca,
tan muerto entre barrotes en tu cuerpo tan muerto,
tan bosque entre los huesos que antes fueron tu bosque.

Pero no, no lo digas, me afirmo en el silencio
aunque al abrir la reja sienta un soplo de Schubert
sin poder remediarlo corriendo por las venas
que ya no tienen sangre después de la cuchilla.

Que tu boca no diga las palabras escritas,
que tus ojos no miren la decadencia plena,
que los dedos sin garras en que se han convertido
tus caricias no vengan a amortajar mis días.




24 comentarios:

Charcos dijo...

desangrada mañana de silencios roca duelen hasta las garras ausentes.....

me he quedao de piedra pomez, petrificada y flotando entre tus versos.

;)

mjromero (alfaro) dijo...

Ay, ay, cómo andas despidiendo el año. Luego habrá cohetes, fuegos artificiales, bullicio(que yo tanto detesto), y recibiremos un año más el año nuevo con alegría.
el poema es un 'gran' poema, profundo, negro, sin concesiones...,
enhorabuena.
Un abrazo.

Laura Caro dijo...

Llevamos mal la navidad, ¿eh?
Besotes, Zú.

Cita dijo...

Me encantaria oler la tinta y escuchar el rasgar del papel mientras escribes cosas asi.
Besos

Amaya dijo...

La elocuencia del silencio es más que suficiente. Dolor vivo en tus versos.

un abrazo, José

Begoña Leonardo dijo...

Un poema poderoso, casi esotérico, rotundo... En fin un gran poema.
Beso con achuchón,
te deseo ilusión para el año que nos espera.

SIL dijo...

Hemos leído.
La poesía todo lo dice.
Nada diremos entonces, Poeta.

Beso grande.

SIL

Isolda dijo...

Mientras seas capaz de oír a Schubert, estás vivo amigo, aunque te pese. ¿Qué duro, no?
Besos, que no de roca, blanditos.

jorge dijo...

No me cuentes lo que ya se.

Cuentame lo que ignoro, los porqués que me han llevado a esta situacion.

Pero esta mañana, don jose, no mejora ni la noche ni la tarde.

Habra que echar unos vinitos.

ADELFA MARTIN dijo...

mis mejores deseos por un año pleno de inspiración,


saludos cordiales

Leonel dijo...

Esta nueva serie, José, ya me tiene dentro, me desangra, en "esta mañana" de su perfeccion ritmica alejandrina, como un reloj que suena en cada momento de tristeza.
Poema pleno, poema que toca y se queda, José.
Yo lo guardo. Un abrazo.
Leo

Paloma Corrales dijo...

Al contrario de lo que pensé no aparece la luz en "esta mañana", sigue tu voz poética descendiendo: "tan roca, tan muerto..." y desde ahí se contempla una realidad diferente y tremenda. Seguro que sabes que me gusta, y mucho.

Un beso.

Jose Zúñiga dijo...

Son porosos los versos, charcos.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Así andamos, mj, pocas concesiones puede uno permitirse. No habrá rechifla, pero prometo que volveré a la chanza en cuanto me lo pida el cuerpo.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

También la navidad, Laura.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

No sé si sería una experiencia agradabe, Carmen, a veces escribo con sangre.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Es así, Amaya, es doloroso. Sí, es el silencio al fin y al cabo.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Que nos nos falte, Bego, la ilusión. A pesar de estos versoso que me salen últimamente como del estómago.
Achuchón, beso y buenos deseos.

Jose Zúñiga dijo...

Las palabras escritas, las últimas palabras, Sil...¿A dónde vamos?
Bss

Jose Zúñiga dijo...

Tienes razón, Isolda, vivo estoy y aún soy capaz de escuchar acordes que suenan a gloria. Un rayo de luz.
Bss

Jose Zúñiga dijo...

Realmente no lo mejora, Jorge, vaya transcurrir de días.
Vengan esos vinos.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Gracias, Adelfa. Recibe tú mis buenos deseos y un beso fuerte.

Jose Zúñiga dijo...

Una mini-serie que duele, Leo, ya sabes que a veces me da por ahí. Bueno, no me da, es algo que viene y a ver quién se escapa.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Hacia el abismo, Paloma, hacia el silencio.
Bs