jueves, 30 de diciembre de 2010

in tempora

.
Cuando te vayas será tarde,
en el fragor de la batalla
quedaron sólo los muñones,
los despojos que dicen muerte
a quien ya todo lo ha perdido
en el combate, estas sábanas
son sudario, testigos mudos
son, estas aguas pantanosas
anuncian  lo que ha terminado.

Vamos a dar las horas,
a decir los silencios,
a tragarnos los sapos.

A morir. A salir de este infierno.
Ya pasó el tiempo de la muerte lenta,
ya me fui consumiendo en estas tardes,
noches, mañanas, cuánto
dirán de mí cuando me muera.




33 comentarios:

Cita dijo...

Por lo pronto dirán que de talento ibas sobrado. Que hasta en ceniza consumabas versos. Y bien agusto que te irás!
Has visto que rápida he sido? Me has pillado en mi momento bloguero, cuando todos duermen...
Besos

María Socorro Luis dijo...

... y dirán que has muerto, con los versos puestos.

Y tal vez en alas de un poema llegues a ese lugar sin tiempò...

Gabon ta muxus

SIL dijo...

Diremos, carajo, qué pena,
con lo lindo que escribía...
¡No te mueras todavía!

A vivir, Poeta!

Beso de vida

SIL

arguellesacero dijo...

Te veo sin embargo pregonando bajo las sábanas la alegría de las horas.

Manuel dijo...

Yo sigo leyendo y aprendo. No es mas importante el qué como el cómo.

Tu escribes y eso es mas cansado. Yo leo y mido, como quien calcula material y resistencia.

La carne de cada poema es de calidad, no hay duda. Lo bueno es la variedad de guisos que nos regalas.

No te olvides de que aun nos queda 2011. Un abrazo

Rafael dijo...

La sombra de los muertos puede ser enorme; pero no deja de ser eso, sombra. Gocemos del sol mientras lo sintamos en el rostro y tras la desaparición dejemos que el gusano haga su tarea, no sólo en el cuerpo, sino también en las palabras, los escritos, los recuerdos. ¿Qué dirán de los muertos? Más mentiras aún de las que se dicen de los vivos. Cada generación reconstruirá sus mitos sobre estos fantasmas que acabarán volviéndose irreconocibles. Quizás su recuerdo es consuelo para los que saben que también morirán.

¡Ay! Vivimos tan poco...
pero somos tantos los que vivimos
que juntos unos y otros
un montón de cadáveres
hacemos parecer el mundo vivo.

Es una gran alegría econtrar tus poemas casi cada mañana. Creo que ya soy adicto, y feliz de serlo. Abrazos.

Isolda dijo...

Mejor hablar de los vivos, de los que sienten y padecen, ¡que se mueran los demás! ¿no te parece?
Hoy o mañana pasará otro día, hay quien lo llama año, ¡qué más da! Un día más de vida para escribir poemas como acostumbras. Y mucha salud y amor, para seguir versando
Hala, ahí te envío, de golpe, un manojo de besos.

Paloma Corrales dijo...

Si morir es eliminar lo que nos perturba, muramos, como dijo Jardiel Poncela; "para encontrar gusto a la vida, no hay como morirse".
Creo que era la única forma de terminar esta serie, en tu propia catársis (nuestra como lectores), es lo que tiene la búsqueda hacia adentro.

Besazo.

Paloma Corrales dijo...

... sin acento, cachis (el de catarsis, digo), me muero y no me educo.

Charcos dijo...

hoy la novena soy (sueno a señora perdida en velos y rezos) y como no soy nueva ni buena hoy toca refrito:

- confieso una pertinaz adicción a tus versos

- si hay que morir que sea ya! a tomar viento el infierno

Besicos nueve

Charcos dijo...

que conste..... que la Corrales me ha quitado el noveno sitio ...... grrr (se puede cambiar novena por décima aunque el velo habría que cambiarlo por un son)

Horacio Holiveira dijo...

Siempre me pregunté si lo peor de la guerra era lo mismo que lo peor de la paz. Y que si todo ello era lo mismo a lo peor de la vida. Nunca me lo he logrado responder, pero poemas como este me acercan cada vez más a la verdad.
Por si no hay otra oportudad, o no la cazo a tiempo, aprovecho para felicitarte desde aquí el año.
Un saludo, Jose.

jorge dijo...

Lo de tragar sapos me gusta bastante poco.

Morir, parafraseando a mr, Clooney "It's not my time".

¿Que diran? Importa poco.
¡¡Qué te lo digan ahora!!

Laura Caro dijo...

Como en el chiste, dirán:
¡ Huy, parece que se mueve!
Porque eres un alma inquieta que se renueva constantemente, y antes de morirte del todo, ya has renacido. Me chifla tu ingenio.
Un besote, Zú.

Leonel dijo...

En este poema, se siente en ti la influencia de Sabines, en este caso te respondo con un fragmento de uno de sus poemas a la muerte:

"Enterramos tu traje,
tus zapatos, el cáncer;
no podrás morir.
Tu silencio enterramos.
Tu cuerpo con candados.
Tus canas finas,
tu dolor clausurado.
No podrás morir."

Respecto al final de tu poema, te escribo el final di un poema que estoy revisando para ponerlo en las "letras insurrectas", que termina con estos versos:
"Y es verdad, estoy viviendo,
aunque me oculte en el hielo
en este mundo que grita
– ¡Era bueno! – cuando muero."

Al final dicen casi siempre eso. Disfrutemos hoy, amigo mío. Un abrazo.
Leo

oliva dijo...

tranquilo no te sientas comprometido a responder. Me ha alegrado de que tu blog estuviera actualizado. Pensé que ya no publicabas, eso había leído en algunos post y solo te he buscado a través del genio de google y me ha traido a tu casa...

Por tanto, solo dejarte un saludo, un apretón de manos, para que el nuevo año disfrutes de tu tiempo, continues haciendo lo que más te gusta, crear maravillosos poemas y supongo que habrá más cosas, que yo desconozco.

Ahora te leo. Y creo entender que has decidido salir de tu especie de ostracismo, de acuerdo, tu opción fue voluntaria no impuesta ni forzada... recuerda siempre te leeremos.

Un abrazo y que seas muy feliz.

Jose Zúñiga dijo...

Esto sí que es un comentario on line, Carmen! Si esi lo dices tú (y más ahora que aún respiro), ya me vale.
Bss

Jose Zúñiga dijo...

Morir con los versos puestos, Soco. Si es que no lo puedo remediar, la envidia, tienes el don de la palabra justa.
Muxu

Jose Zúñiga dijo...

De momento no estoy en ello, Sil.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

No sé, arguelles, eso de pregonar bajo las sábanas no acaba de molar.
Bss

Jose Zúñiga dijo...

No leas tanto y escribe más, Manuel, así aprendemos también los otros.
Queda, queda el 2011. Enterito.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Esa idea de salir del cuerpo y ver qué pasa con él es recurrente en mí, Rafael, morboso que es uno. Pero sí, que nos toque la luz, dejemos a los muertos en paz (por el momento), vivir al día, y escribir al día aunque sean días tristes.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

O sea, Isolda, el muerto al hoyo y el vivo al bollo. Pues sí.
Mañana (hoy) pasa un día, así lo veo yo; lo demás, zarandajas.
Seguiremos versando y conversando. Un beso muy fuerte.

Jose Zúñiga dijo...

Sin salida, Paloma, en efecto, ahí llevaron los poemas anteriores, a la catarsis. Esperemos ahora la resurección.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Con acento o sin acento, catártico total.

Jose Zúñiga dijo...

Esa adicción, que me honra, puede llegar a ser peligrosa, carcos, que últimamente ando yo negro del todo.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Con lo bien que te había quedado lo de la novena!!!

Jose Zúñiga dijo...

La poesía es verdad en esencia, Holiveira, las respuestas a lo inefable, a lo desconocido. Si en algo te acerca a ello, me alegro.
Feliz año pues.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Eso, Jorge, que lo digan si se atreven.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Espero renacer cual Ave Fénix, Laura, de momento seguimos con estos trazos más bien oscuros. Es lo que me pide el cuerpo.
Bs

Charcos dijo...

No hay peligro que yo ya vengo de serie negra ;)

Jose Zúñiga dijo...

Te resumo y te deseo, Leo: carpe diem. Lo demás es poesía y en ella nos vacíamos un pco cada día.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Hola, Olva / Lemaki, qué bien verte por aquí. Bueno, me retiré unos días y ahora ando un tanto remolón, pero aquí sigo. Y feliz de que me lean, que a veces es un tanto duro el tema.
Feliz año, amiga.
Bs