domingo, 19 de diciembre de 2010

villancico(s) sin sosiego

.
El perdido que es perdido,
por buscar a quien se pierde,
que se pierda, ¿qué se pierde?

Que se pierda, que os perdáis,
niño, cuando vos queréis,
pues por ganarme os perdéis
y tan cierto me ganáis.
Si el tiempo tan bien gastáis
en buscar a quien se pierde,
que se pierda, ¿qué se pierde?

¿Qué se pierde (bien mirado)
si ha recoger ha venido
al más ganado perdido,
al más perdido ganado?.
Quien tan bien anda ocupado
en buscar a quien se pierde,
que se pierda, ¿qué se pierde?

Alonso de Ledesma


Por mucho que tú lo digas
la leña que echas al fuego
no es de paz ni da sosiego.

Nos pusimos una copa
de buen vino, nos besamos,
después nos arrebatamos
y luego vino otra copa.
No nos quitamos la ropa:
la leña que echas al fuego
no es de paz ni da sosiego.

Tuvimos nuestro momento
que más bien fue un espejismo.
Hoy me río de mí mismo
al recordar tanto cuento
y vuelvo al triste lamento:
la leña que echas al fuego
no es de paz ni da sosiego.

Hoy, ya lejos de tu lado,
puedo decirte sin trabas
que tanta leña me dabas
que al final salí escaldado.
Te repito mi recado:
la leña que echas al fuego
no es de paz ni da sosiego.

José Luis Zúñiga

---

En el más dentro hoy nos crujen
llamas que sin ser dan miedo
y requieren más que puedo.

Ya revientan los enjambres
de cansancios y ansiedad,
ya vuelven a ser verdad
todas nuestras rojas hambres.
Envuelves entre calambres
llamas que sin ser dan miedo
y requieren más que puedo.

El más dentro hoy todo agota,
abrasa destinos ciertos
que prenden ajados puertos
de más sangre y más derrota.
En más fuego lloro rota
llamas que sin ser dan miedo
y requieren más que puedo.

Luisa Navarrete

---

En esta noche te digo:
por tu amor hubiera dado
lo que Dios me ha regalado.

Desde que te vi aquel día,
ridículo desconcierto
ante tu gesto despierto,
supe que por tí vivía
y por tus ojos moría;
por tu amor hubiera dado
lo que Dios me ha regalado.

Rompí a reír y a rezar,
que querer sin ser querido
mucho es para el que ha vivido
sin conseguir alcanzar
que tú me quieras amar;
por tu amor hubiera dado
lo que Dios me ha regalado.

Tanto deseé quererte
que pensé en un arrebato
que yo también te era grato;
pobre quien sueña con suerte
que al final le dará muerte;
por tu amor hubiera dado
lo que Dios me ha regalado.

Rafael Arenas

---

Aunque reniegues el alma
cuando descansa la noche:
te donaré mi derroche.

Arranco el silencio al muro,
lo visto con mis entrañas,
me desnudo de magañas
de aromas muertos, impuro
en el rincón sin apuro
cuando descansa la noche:
te donaré mi derroche.

Allí, termino la espera;
allí, presiento como ardes;
allí pago mis alardes
e invento la primavera
aunque llegue el alba y muera
cuando descansa la noche:
te donaré mi derroche.

Y cuando suenen campanas
en el confín de este mundo,
cuando quede en el profundo
sendero de las mañanas
aunque no me queden ganas
cuando descanse la noche:
te donaré mi derroche.

Leo Licea

---

Te tiento sin fin de lucro
a comerme sin piedad
cual turrón de Navidad.

Te colmarán de regalos
bajo estrellas de Belén,
y besos tendrás de a cien
quizás buenos, quizás malos,
te empujarán esos ralos,
a comerme sin piedad
cual turrón de Navidad.

Y aunque de dulces te tape
la ninfa de Nochebuena,
no sentirás boca plena
ni papila que se empape,
y cederás en derrape
a comerme sin piedad
cual turrón de Navidad.

Ni el mar azul va a salvarte
Poeta, del tentador
deseo devastador
de esta miel atiborrarte,
y ya no podrás negarte
a comerme sin piedad
cual turrón de Navidad.

Sil

---

Tu tacto me ha conquistado
con su sabor palpitante
nada más quitarte el guante,

la caricia de tu mano
es lenguaje enardecido,
sin canon establecido
bautiza lo cotidiano
y me expropia de lo humano
con su sabor palpitante
nada más quitarte el guante,

es muy dulce esta agonía
que brota de mi garganta
creciendo como una planta,
dócil llanto de alegría
que decreta su amnistía
con su sabor palpitante
nada más quitarte el guante,

yo me rindo a la tormenta
con el corazón disperso
y no quiero otro universo
que una muerte roja y lenta
en nubes color magenta,
con su sabor palpitante
nada más quitarte el guante.

Paloma Corrales

---

Y en esa noche de nieve
tuve cerca de mis brazos
tu fiel pecho hecho pedazos.

Nos bebimos lo que cabe
entre el cielo y la barbilla
y en la cama o en la silla
amarte es fácil y suave.
Y en esa noche tan grave
tuve cerca de mis brazos
tu fiel pecho hecho pedazos.

Sábanas blancas al tiempo
iguales a las montañas
háblame de las mañanas
son el mejor pasatiempo.
Y en esa noche de viento
tuve cerca de mis brazos
tu fiel pecho hecho pedazos.

Horacio Holiveira

---

Un pastor sin sus ovejas
en el monte caminaba
por caminos en que andaba.

Por sus ojos le caía
mar de lágrimas mojadas
por perder alborotadas
las ovejas que tenía.
Desolado se sentía...
En el monte caminaba,
por caminos en que andaba.


Un amigo que pasaba,
dijo no se preocupara...
Si comida le faltara,
de la suya, él le daba.
Y su amigo le ayudaba,
en el monte, caminaba,
por caminos... en que andaba.

Juanjo Almeda

---


Villancico: consta de un estribillo inicial, mudanza y verso de vuelta. Son todos versos de octosílabos o heptasílabos, encadenados de la siguiente manera: un estribillo de tres o cuatro versos, un pie que consta de mudanza (una redondilla), y dos o tres versos de enlace que riman con el estribillo. Su estructura suele ser: a-b-b (estribillo) // c-d-d-c (mudanza) // c-b-b (enlace, vuelta con dos últimos versos del estribillo). Composición que ha quedado a lo largo de las épocas como denominación de un canto de carácter religioso y navideño. Pero no nació así. Su carácter profano no debe olvidarse nunca.
¡Anímense!

36 comentarios:

virgi dijo...

La mucha leña no es conveniente, hay que tener ritmo para azuzar el fuego sin sofocarlo ni que arda en un momento.
Como la vida misma.
Otros besos.

ufff43 -Luisa Navarrete dijo...

Más que sudar tinta he sudao teclas ....... leñe que me ha costao... Ya me dirás, empeño le puse ;)


En el más dentro hoy nos crujen
llamas que sin ser dan miedo
y requieren más que puedo

Ya revientan los enjambres
de cansancios y ansiedad
ya vuelven a ser verdad
todas nuestras rojas hambres.
Envuelves entre calambres
llamas que sin ser dan miedo
y requieren más que puedo

El más dentro hoy todo agota
abrasa destinos ciertos
que prenden ajados puertos
de más sangre y más derrota.
En más fuego lloran rotas
llamas que sin ser dan miedo
y requieren más que puedo


Ps echaba de menos los estrofados (y yo que pensaba que un villancico era sólo zambomba y fun fun)

Besicosss

Jose Zúñiga dijo...

Ay, Virgi, los rescoldos son el resplandor en cualquier vida. Y nuestro Alonso de Ledesma espera tu sagacidad al respecto, jeje.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Niquelado, Luisa; sobraba una ese y la quité, espero que no te moleste.
Con tanto fuego es normal sudar lo que sea.
Bs

ps.- Seguiremos mirando cómo beben los peces en el río.

Charcos dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Rafael dijo...

Aquí va mi contribución:

En esta noche te digo:
por tu amor hubiera dado
lo que Dios me ha regalado.

Desde que te vi aquel día,
ridículo desconcierto
ante tu gesto despierto,
supe que por tí vivía
y por tus ojos moría;
por tu amor hubiera dado
lo que Dios me ha regalado.

Rompí a reír y a rezar,
que querer sin ser querido
mucho es para el que ha vivido
sin conseguir alcanzar
que tú me quieras amar;
por tu amor hubiera dado
lo que Dios me ha regalado.

Tanto deseé quererte
que pensé en un arrebato
que yo también te era grato;
pobre quien sueña con suerte
que al final le dará muerte;
por tu amor hubiera dado
lo que Dios me ha regalado.

Ni idea tenía de este origen profano del villancico. Siempre aprendo. Gracias Jose. Un abrazo.

Leonel dijo...

Pues aquí te dejo un intento, ya me dirás....

Derroche.

Aunque reniegues el alma
cuando descansa la noche:
te donaré mi derroche.

Arranco el silencio al muro
lo visto con mis entrañas
me desnudo de magañas
de aromas muertos, impuro
en el rincón sin apuros
cuando descansa la noche:
te donaré mi derroche.

Allí, termino la espera
allí, presiento como ardes
allí pago mis alardes
inventando primaveras
aunque llegue el alba y muera
cuando descansa la noche:
te donaré mi derroche.

Y cuando suenen campanas
en el confín de este mundo.
Cuando quede en el profundo
sendero de las mañanas
aunque no me queden ganas
cuando descanse la noche:
te donaré mi derroche.

Un abrazo, José, que extrañábamos tus "estrofados".

Leo.

ufff43 -Luisa Navarrete dijo...

jjjj tanto fuego y me metí en charcos

que guay así sin esa ese !

Jose Zúñiga dijo...

Siempre aprendemos, Rafa, que yo algo sabía pero hoy me he puesto al día del todo: esto de los villancicos (me sonaban los de Góngora, pero es otro cantar) tiene perendengues. Y cuando te enteras de que comenzaron siendo versos lúdicos puestos en boca de dama para decirle al caballero es que te partes. Aunque luego derivaran en asombrosa poesía mística (sin duda algo tuvo que ver el precedente) en la voz de Teresa de Ávila: "Que muero porque no muero", hermoso villancico.

Sabia tu aportación.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Yo también extrañana el estrofado, Leo. Hoy me animé con el villancico, por aquello de las "entrañables" fiestas, y fíjate lo que se aprende.
Caluroso, rítmico el tuyo. Sobraban dos eses; una la quité, la otra (primaveras) no es sencillo; pelillos a la mar.
Abrazo.

Jose Zúñiga dijo...

Pronto saliste, Luisa, jeje.

Leonel dijo...

Jose, Leyendo se me ocurren dos soluciones, dejar "inventando primavera" leyéndolo en voz alta no suena mal, y la otra:
"allí pago mis alardes,
invento la primavera"
Escoge tú, me fio.

Abrazo.
Leo

SIL dijo...

Te tiento sin fin de lucro
a comerme sin piedad
cual turrón de Navidad.

Te colmarán de regalos
bajo estrellas de Belén,
y besos tendrás de a cien
quizás buenos, quizás malos,
te empujarán esos ralos,
a comerme sin piedad
cual turrón de Navidad.

Y aunque de dulces te tape
la ninfa de Nochebuena,
no sentirás boca plena
ni papila que se empape,
y cederás en derrape
a comerme sin piedad
cual turrón de Navidad.

Ni el mar azul va a salvarte
Poeta, del tentador
deseo devastador
de esta miel atiborrarte,
y ya no podrás negarte
a comerme sin piedad
cual turrón de Navidad.


Besooooooooooooooooos mil

SIL

Jose Zúñiga dijo...

Está claro que te sientes con el canon como pez en el agua, Sil, y encima abordas una especie de relato erótico-navideño. Boqueando me has dejado.
Bs

Bletisa dijo...

Andeandeande, la marimorena
Andeandeande que es la nochebuena

En el portal de Belén
Nos pone Zú los deberes
Como estoy de vacaciones
Me duelen como alfileres

Andeandeande la marimorena
Andeandeande que es la nochebuena.

Ni redondillas ni estribos
Por pequeñitos que sean
Me largo a comer turrón
¡Que me ponga cuatro ceros!

Andeandeande, la marimorena
Andeandeande que es la nochebuena.


Que no hago deberes Zú. He dicho.

Jesús Arroyo dijo...

Doblo los riñones (duelen los jodios) para saludarte y mandarte un "hasta el 2011". Jose, que un globo cargado de felicidad se rompa en el salón de tu casa y los rincones, aquellos que tu desees, se llenen de ella.
Un fuerte abrazo para vos y un beso tan gordo como yo para esa estupenda mujer que tienes a tu vera.

Paloma Corrales dijo...

Ahí va mi intento, Zuñi:


tu tacto me ha invadido
con su sabor palpitante
nada más quitarte el guante,

la caricia de tu mano
es lenguaje enardecido
sin canon establecido
bautiza lo cotidiano
y me expropia de lo humano
con su sabor palpitante
nada más quitarte el guante,

es muy dulce esta agonía
que brota de mi garganta
creciendo como una planta,
dócil llanto de alegría
que decreta su amnistía
con su sabor palpitante
nada más quitarte el guante,

yo me rindo a la tormenta
con el corazón disperso
y no quiero otro universo
que una muerte roja y lenta
en nubes color magenta,
con su sabor palpitante
nada más quitarte el guante.


Beso.

Paloma Corrales dijo...

Me parece que olvidé una coma después de enardecido, bueno, tú eres el "revisor"... =)

Leonardo dijo...

Y yo que te creía retirado del mundanal y navideño ruido... te hallo escribiendo villancicos profanos y alentando a tus lectores a quienes, tal parece, no les falta turrón.
un abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Espero que te guste el "arreglo". Leo.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Mira que res canalla, Blé, canalla y rebelde, me las pagarás.
Aunque no está mal esa letrilla...
Bss

Jose Zúñiga dijo...

Hasta el 2011, Jesús! Que revienten los globos y todo lo que tenga que reventar.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Bravo, Paloma, esta serie de villancicos cada vez se acerca más al espíritu inicial de la estrofa.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Puse una coma, sí, y cambié el primer verso, que se me iba el ritmo.

Jose Zúñiga dijo...

Ya ves, Leonardo, yo aquí intentando esconderme de todo y haciendo estos juegos. Creo que es una huída hacia adelante, jeje.
Abrazo

Horacio Holiveira dijo...

Gracias Luis, por darme la bienvenida. Hace tiempo que te sigo y hoy no quiero pasar sin dejar mi granito de arena. A ver qué te parece mi villancico :D


Y en esa noche de nieve
tuve cerca de mis brazos
su fiel pecho hecho pedazos.

Nos bebimos lo que cabe
entre el cielo y la barbilla
y en la cama o en la silla
amarte es fácil y suave.
Y en esa noche tan grave
tuve cerca de mis brazos
su fiel pecho hecho pedazos.

Sabanas blancas al tiempo
iguales a las montañas
háblame de las mañanas
son el mejor pasatiempo.
Y en esa noche de viento
tuve cerca de mis brazos
su fiel pecho hecho pedazos.

Jose Zúñiga dijo...

Pues me das una alegría, Diego. Gracias por participar. He cambiado el "su" por "tu", parece que articula mejor con tono del villancico.
Abrazo

EL GATO ESTEPARIO -víctor- dijo...

Enhorabuena por los trabajos.
Me he divertido y he aprendido.
Abrazos navideños.

jorge dijo...

Divertidos villancicos y agradable aprender que nacieron con caracter profano.

Y asombrado de tu capacidad de liderazgo, consiguiendo que todas las almas ispiradas te manden versiones.

Es divertido eso de poner lecciones, y la nota es facil, son estupendos.

Rafael dijo...

De nuevo utilizo otra entrada para comentar otra aún no nata y bellísima que he podido disfrutar gracias al Reader. "Duermo en la oscura ladera de los versos", extraordinario Jose, emocionante hasta las lágrimas, sin exageración alguna.
Un abrazo.

Jose Zúñiga dijo...

No creas, Jorge, que con esto de la entrañables fiestas el personal anda un pco remiso.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Cachis, Rafael, me has pilllao; aunque te advierto que no hay nada definitivo en esa serie (sí, creo que será una serie).
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

De eso se trata, Víctor; sobre todo de divertirse.
Abrazo

Juanjo Almeda dijo...

Hola Jose, gracias de nuevo por traernos estos poemas.

Te deseo felices fiestas, y a todos los demás compañeros...!

Aquí dejo mi villancico, algo personalizado; a ver qué tal...
Ah, disculpa por los comentarios
suprimidos; es que el niño de la foto es tan mono...


CAMINO EL TUYO

Un pastor sin sus ovejas
en el monte caminaba
por caminos en que andaba.

Por sus ojos le caía
mar de lágrimas mojadas
por perder alborotadas
las ovejas que tenía.

Desolado se sentía...
En el monte caminaba,
por caminos en que andaba.

Un amigo que pasaba,
dijo no se preocupara...
Si comida le faltara,
de la suya, él le daba.

Y su amigo le ayudaba,
en el monte, caminaba,
por caminos...en que andaba.


Abrazos

Jose Zúñiga dijo...

Hola,Juanjo, gracias por participar. He pasado alguna rima asonante, casi no se nota...
Un abrazo

Leonel dijo...

pues cierto que me gustò, Jose.
Abrazo.