sábado, 4 de diciembre de 2010

a pierna suelta

.
Digamos que hoy es un día extremadamente día,
un día para morirse de gusto y de un tirón.
He tomado el café por la mañana y me supo a demonios,
tal vez no adiviné que éste era el día de morirse de gusto
porque yo no adivino casi nada más allá de mi muerte
―que esa la palpo sin hurgar los posos del tifón―,
soy un desastre de premoniciones, un desastre tan célebre
que pudiera ser jueves, ni tan siquiera acierto si las sábanas
están bien remetidas en la cama después de revolcarme,
que es el colmo, asomarse al abismo de los pluscuamperfectos
entre tanto pretérito imperfecto.
Pero decía que esta mañana amaneció mañana, así, sin más,
y que esta tarde es tarde de regla y cartabón,
hasta cantan los pájaros en las ramas del tilo centenario
que la furia del viento arrasó en otra tarde menos tarde.
Para acabar diré que me gusta la noche, que soy bueno
y que no tengo nada que decir, como es obvio.
Sí, hoy es un día extraño, tan extremo
que apetece morir a pierna suelta.

26 comentarios:

SIL dijo...

¿Y si en cambio de morir a pierna suelta
en las garras de tan fragoroso día
no esperás a que la noche te sorprenda
y te dé una bofetada de alegría...
¡Es muy pronto pa´morirse todavía !

Besooooooooooo, Poeta


SIL

SIL dijo...

Se duplicó el coment... borré uno.
:)

virgi dijo...

Me gusta la libertad de tus palabras.

Besos, me recordaste a Vallejo.

Isolda dijo...

Me encanta la originalidad del texto, la ironía y la descripción de este día fantásticamente escrito. Perfecto para lo que propones.
Besos de sábado, creo, muchos.

La Solateras dijo...

Me ha encantado lo de morir a pierna suelta. ¡Cómo me apetece!

Un beso

ufff43 -Luisa Navarrete dijo...

lo único emocionante los demonios en el café...... eso es un día de los requete (requetebonicos) menos mal que la noche siempre llega para compensar

me ha recordado algo que oía mucho de pequeña "bueno estaba y se murió" que dicho sea de paso no entendí nunca del todo el dito dicho

besicos unos cuantos

Jesús Arroyo dijo...

Morir a pierna suelta.
Despertar mañana, madrugada al fin.

Leonel dijo...

Amigo José, he leìdo tu poema no sé cuantas veces, desde que me llegó por correo, lo he disfrutado en todas sus matices, desde el primer verso, en ese día extremamente día y esa muerte a piernas sueltas, tanto que ya se me iluminó algo...pero eso te lo mandaré por correos.
Un abrazo amigo mío.
Leo

Airama dijo...

A pierna suelta, un placer.

Jose Zúñiga dijo...

El dicho es "dormir a pierna suelta" o también dormir de un tirón, Sil. Me fascinó la asociación de ideas.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Vengo diciéndotelo desde antes, Virgi: en esta pequeña serie las palabras mandan. Y dices bien: Vallejo está aquí muy presente. Con su poco de Girondo, que también se cuela. Un día de estos lo aliño todo con Parra, jeje.
Bss

Jose Zúñiga dijo...

Ya vesIsolda, tus besos de sábado se han convertido en besos de domingo. Nada es lo que parece, y hoy es un día extremadamente no día.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

¿A que no es mala idea, Ana? A pierna suelta y de un tirón.
Bss

Jose Zúñiga dijo...

Bueno estaba y se murió: sí, yo lo he oído mucho, Luisa. Creo que se refiere a que las cosas pueden trcerse así, de repente y sin propio aviso. No es algo que esté presente en estos versos, pero me gusta que te lo haya sugerido.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Despertar o no, Jesús, que a veces es reconfortante el sueño... Aunque de momento no pretendo ni quiero que sea eterno.
Abrazo, poeta.

Jose Zúñiga dijo...

Ay, Leo, me he quedado sin esa iluminación tuya que tanto me interesa, ya te lo digo en un mail.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

El placer es mío, Airama, hacía tiempo que no nos saludábamos.
Bs

Paloma Corrales dijo...

A veces la indiferencia nos lleva a pasar de soslayo según qué detalles o a convertirlos en un "pequeño infierno", tú hurgas y trasciendes con tus versos más allá, sin necesidad de porqués. Me gusta ese abismo de pluscuamperfectos.

Beso.

jorge dijo...

Pues yo para la pequeña muerte de los franceses suelo tener las piernas sueltas y los pantalones por el suelo.

...¡Ah! ¿Que no era eso?

¡¡Claro!! No te haces un buen café por la mañana y ya todo va medio torcido.

¡Ah! ¿Qué no era eso?

Cierto es que algunos dias se tuercen sin avisar y casi ninguno se endereza sin esfuerzo.

Begoña Leonardo dijo...

"libre te quiero, como monte preñado de primaveeeera...

Así me parece este "a pierna suelta" aunque pasado por agua por aquí.

Besitos.

Jose Zúñiga dijo...

Verás que no era eso, Jorge. Un abrazo y hasta pronto.

Jose Zúñiga dijo...

Ya soy libre, Bego.
Más achuchones que nunca, hoy.

Jorge Torres Daudet dijo...

Pues como dice Luisa, a mi forma de ver, con buen criterio, vive a pierna suelta, lo que nos dejen, que para morir hay tiempo -quién sabe cuánto- y... que eres bueno, ¡quién lo duda?
Un abrazo, Zuñi.

Jose Zúñiga dijo...

En eso pienso, Jorge, en vivir. Ya ves que a veces cuesta tomar decisiones. Muchas gracias, amigo, por tu apoyo desde el primer día.
Y un abrazo.

Rafael dijo...

Creo que entiendo este afán por traducir la vida a palabras, y envidio tu capacidad para ello. Te desnudas, quizás más de lo que piensas (perdona el atrevimiento), en cada cosa que escribes. Conviertes el tiempo, las cosas, las mañanas y las tardes, el devenir, en versos, en palabras, en letras y sonidos. Una sucesión de ceros y unos que representan al Universo ¡111 101 1110 1001 1 1100! Extraordinario entramado, denso, minucioso, capaz de hacernos sentir lo que quizás tú sentías al escribir.
Construir un mundo que representa otro. Maravillosa tarea.
Un abrazo.

la cónica dijo...

Me perdí en algún momento: tengo desatendidos los blogs, el mío y los de los demás... me dejas un poco preocupada. ¿estás bien?

un beso