viernes, 26 de noviembre de 2010

sólo un soplo de vida

.
Es fácil recordar cuando miraba
por aquellos cristales algo sucios
cómo el sol se ponía entre las nubes
turbias, amenazantes de la tarde.
Es fácil recordar cuando esperaba
el abrazo sutil de una tardanza
que nunca supo compartir bastante;
recordar cuántas veces intentaba
reventar su silencio entre las blancas
paredes que aguardaban el milagro
de unos brazos tendidos, junto al cristo
que era su pecho blanco y desvalido.
El desamor fijó sus tenebrosas
garras donde el hogar solía, en primavera,
ser más alegre y tierno: junto al lecho.
Él se acordaba de los buenos ratos
y entonces se escapaba hacia las nubes.

Sus amigos ya nunca aparecimos,
fueron sus hijos haciéndose mayores,
es fácil recordar, fue sólo un soplo
de muerte el que nubló la casa primitiva.
Qué malestar, amigos, él cenizas
y nosotros echándolas al viento
porque así lo imploraba con sus ojos
cuando estaba ya muerto, aunque vivía.



6 comentarios:

Marisol dijo...

¿En qué pensaremos antes de dejar nuestro último soplo de vida?
Tu poema me ha llevado a hacerme esta pregunta.
Recibe un cordial saludo desde Berlín.

Begoña Leonardo dijo...

Qué Hermoso, me enocionas...

Arrumacos

Leonel dijo...

Un soplo de vida y un ùltimo deseo implorado, que me dejan dibujada la tristeza de tus versos. Esa imagen de los ojos implorantes de quien esta muerto en vida, me ha tirado fuera las lágrimas.
Un abrazo, José.
Leo

Rosa dijo...

Que perfecta conjunción de la vida y la muerte en un mismo espacio…

El final me ha dejado enganchada un rato ¡genial!.
Un beso grande

Jorge Torres Daudet dijo...

Qué tristeza morir sin tener a quien el desamor apartó. Esa tristeza puede echarse en brazos de la muerte.
Un soplo de vida que se lleva un soplo de viento.
...Y en endecasílabos, como a ti te gusta!
Un abrazo.

Jose Zúñiga dijo...

Marisol, Bego, Leo, Rosa, Jorge: comentarios que hacen pensar. Como ha pasado algo raro he repetido la entrada. Ahí os contesto.