domingo, 26 de septiembre de 2010

trío

.
A Luisa Navarrete

Está mirando fijamente el cuadro, un hombre azul con una mujer rubia. Contempla el cuadro ensimismado, esa pareja azul que su amiga pintora le vendió a muy buen precio. Mira a través del humo al hombre y la mujer, las pinceladas le parecen labios. Hoy debo penetrarme hasta el fondo del cuadro, se dice muchas noches. Nunca lo hace, es algo que le da mucho miedo. Para empezar, no sabe si la pareja azul será alguien conocido, ignora si se aman. Piensa, además, que muy probablemente estén desnudos. Aparta la mirada del cuadro, tan sólo la mirada.

Escribe: si yo fuera pintor te pintaría roja. Escribe: si yo fuera noctámbulo serían incontables las cosas que te hiciera. Quiero ser hombre azul, sigue escribiendo. Quiero ser hombre verde. Quiero saber qué hay dentro de tu cuadro, se arrebata, qué hay más allá del lienzo, en esa habitación que no se ve. No quiero fumar más. El vaso está vacío. Se levanta, es muy tarde, vámonos a la cama, buenas noches, pareja.

… Desde el cuadro, sentado entre el chico y la chica, ve una mesa camilla y una sombra que escribe. Esta noche ha olvidado el pudor y ahora comprueba que no son pinceladas, en efecto, son huellas de los labios de la pintora amiga. Y ya es un trío azul, y desde dentro se ven tres cubalibres encima de la mesa. Y una sombra que escribe.

30 comentarios:

ufff43 dijo...

luego diré algo razonable, ahora que sepas que me has emocionado..... fijate estaba leyendote y me decía juer cómo me gusta y me identifico y cuando leo la dedicatoria ..... pues esooo

(esto se merece una pintura de las grandes ;) la haré ....)

Un abrazo achuchao y chillao ;)

María Socorro Luis dijo...

Vaya dos!... La pintora y el caballero. La pintora y el poeta...

Miraros y leeros, qué privilegio.

Dos besos para cada uno. Soco

Paloma Corrales dijo...

Qué belleza los labios-pinceladas y ese arrebato que pinta, que escribe, que dialoga e invita a vivir dentro del cuadro. Precioso.

No me extraña que Luisa esté emocionada.

Un beso.

Mayde Molina dijo...

¡Qué lindo, Jose!
Me ha encantado tu escrito y la chispa y los tres cubatas para ese trío azul ;)

Besos

mjromero (alfaro) dijo...

No sé si es más real el cuadro o la figura que observa a las figuras del cuadro,¿viven las figuras del cuadro?, ¿tú te has adentrado en el cuadro para sacarlas y tomar una copa juntos?
como no hemos visto el cuadro...
Pero has logrado darle vida con tu palabras.

SIL dijo...

Una pieza de orfebrería!
Una historia irresistible, en la que dan ganas de ser un lector azul, y, contra toda lógica, formar un trío de cuatro.

Besote

SIL

jorge dijo...

Me gustaria, a ratos, vivir dentro de algun cuadro,

Conocer algunos de los personajes.

Aunque parece indudable que es mejor conocer a la pintora.

Laura Caro dijo...

Donde caben tres, caben cuatro.
¡ A por el cuarteto!
Un abrazo.

paparruca dijo...

Fantasmal. Precioso. Buena la noche.

Leonel dijo...

Tengo una sola palabra para definirlo, José, y esa palabra es Estupendo!
Un abrazo.
Leo

Terly dijo...

Según leía el texto pensaba en que estabas describiendo una escena de tu (nuestra) amiga Ufff43, no había leído la dedicatoria. Tan sólo cuando he venido a comentar he visto en el comentario de Luisa que iba dedicado a ella.
Un bravo para ti y otro para Luisa por habertelo inspirado.
Un abrazo.

santiago tena dijo...

¡pedazo de trío!

:)

un abrazo

lemaki dijo...

Este poema no lo encontré anoche... ya lo entiendo era muy tarde y creo que antes de irme a la cama visité tu otro blog y dejé una huella convencida de que era en esta casa donde permanecería...

Me encantó esta historia de imaginación y fantasía, de gratitud hacia tu amiga, de cierta nostalgia intensificada por la mezcla de alcohol y refresco, de noche y brillos de colores.

saludos.

Jesús Arroyo dijo...

Querido artesano:

La pintura amada, ama.

Jose Zúñiga dijo...

Creo que es muy tuyo, Luisa, noctámbula tú, pintora tú, apasionada tú.
No sé si es razonable, pero escrito con el corazón si está.
Bss

Jose Zúñiga dijo...

Creo que Luisa estará de acuerdo, Soco: que nos mires y nos leas es el privilegio.
Muxu.

Jose Zúñiga dijo...

La verdad es que lo de meterme en un cuadro es algo que muchas veces me apetece, Paloma, éste de hoy es real, lo miro todos los días.
Ya me contarás vuestros encuentros, jeje.

Bss

Jose Zúñiga dijo...

No nos engañemos, Maude: lo que más, los cubatas, eh?
Bss

Jose Zúñiga dijo...

El cuadro es real, mj. Escribo a menudo frente a él. Yo me metí en el cuadro, pero no para sacar a nadie, sino para quedarme en él. Y vi lo que vi: sombras inquietantemente reales que nos miraban.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

¿Quién dijo que no tiene lógica formar un trío de cuatro, Sil? Tanta como vivr en un lienzo, al menos...
Bss

Jose Zúñiga dijo...

¿Y cómo conocer a la pintora sin atravesar el lienzo, Jorge? Menos mal que podemos hacerlo así, por las buenas.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Qué bueno, Laura, este cuadro va a estar de los más animado. Aunque a ver si no voy a poder escribir con tanta compañía en la noche...
Bss

Jose Zúñiga dijo...

En la noce los fantasmas hacen de las suyas, paparruca. Y yo tengo mucho de fantasma.
Bs

Jose Zúñiga dijo...

Me alegro de que te gusten estos desvaríos míos, Leo.
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Pues ya ves que acertaste, Terly. Y eso me anima si lo hiciste antes de ver la dedicatoria. Que yo soy poco de prosa (por más que no sea relato):
Abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Si fuera jugador de póker ganaba seguro, Santi.

Jose Zúñiga dijo...

Gracias, Lemaki, ya te dejé unas palabras en el otro blog. Qué lío, no?
Bss

Jose Zúñiga dijo...

Como Celaya, artesano del verso, Jesús.
Abrazo

poetapijo dijo...

Me encanta.

Es como Alicia, pero aquí hay cubatas.

Un abrazo

Jose Zúñiga dijo...

Qué menos, caballero!